Anterior El Valencia ficha al central brasileño Ardellan Santos por cinco campañas Siguiente Soldado enchufa al Villarreal Arriba
Roger Federer y Andy Murray, finalistas de Wimbledon 2012
Roger Federer y Andy Murray, finalistas de Wimbledon 2012
Wimbledon 2012 | Final

Federer - Murray, la final soñada por el selecto público de Wimbledon

  • El suizo, ídolo por su palmarés, contra la gran esperanza local

  • Federer aspira a su séptimo título y al número uno del mundo

  • Murray devuelve la esperanza a los británicos 74 años después

  • Final de Wimbledon, Federer - Murray en vivo, domingo 15:00

|

El público de Wimbledon está considerado como el más selecto y educado del mundo del tenis. Exigente y respetuoso con el juego, pero también con su "corazoncito", que en la actualidad está del lado de dos tenistas, casualmente los que disputarán la final de este domingo: Roger Federer y Andy Murray.

El suizo, actual número 3 del mundo, fue el primer tenista del ránking hasta 2010 cuando le arrebató el liderato Rafa Nadal. Ahora puede recuperar una corona que se han disputado el español y Novak Djokovic.

Después de la prematura derrota de Rafa en segunda ronda y de la gran victoria de Federer sobre el serbio en semifinales, tiene a tiro recuperar la gloria y poner un Grand Slam más en sus vitrinas: sería el 17º de toda su carrera y el séptimo en el All England Lawn Tennis Club. Esta última marca igualaría la de William Renshaw en el siglo XIX y la de Pete Sampras en la 'era Open'.

La estadística está de su parte, pues solo Nadal en 2008 ha sido capaz de arrebatarle una final en Londres al tenista que más finales de torneos grandes atesora: lleva 24 y será el único hasta ahora en jugar ocho en Wimbledon.

En lo deportivo, Federer ha desplegado a lo largo de casi todo el torneo un nivel arrollador, siendo la máxima expresión su partido de semifinales frente a Djokovic, aunque sufrió hasta el quinto set de su partido contra Benneteau de tercera ronda. Sobre todo su contundencia en el saque le ha permitido imponer un ritmo muy alto.

Los números parecen jugar a priori en contra de Andy Murray, quien por fin saborea una final gracias a su victoria frente al francés Jo-Wilfred Tsonga en semifinales. Es su primera final después de cuatro 'semis' consecutivas y por fin cumple las expectativas del público local.

Murray quiere devolver a las islas británicas un título que no se queda en casa desde la victoria de Fred Perry en 1936. Brunny Austin lo intentó en 1938, pero sin éxito; se lo impidió el estadounidense Don Budge.

El escocés -siempre se recuerda este dato en Inglaterra cuando pierde- de Dunblane, actual número 4, ha tenido que sudar más en su camino a la final, como contra Baghdatis o contra el español Ferrer en cuartos.

Pero el hecho de ver cómo Nadal le aclaraba la otra mitad de su cuadro le dio un aliciente para afrontar la semifinal contra Tsonga con moral alta y liberar su tenis de constantes alternativas.

Enfrente tiene el mayor desafío de su carrera, pero al mismo tiempo es la verdadera prueba de fuego para saber si de verdad está llamado al Olimpo del 'top 4', ya que es el único de los cuatro primeros del ránking que aún no ha ganado un Grand Slam. También en ese aspecto será su cuarto intento.

Más contenidos de Deportes

anterior siguiente