Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La hermana Belén , de las siervas de María, interviene tras el discurso del cardenal Rouco Varela para agradecer al santo padre su visita, una intervención que ha sido muy aplaudida. "Pedimos al señor que le bendiga y sostenga, y le llene de la alegría y la paz para guiar a su iglesia. Le queremos santo padre. Cuente siempre con nosotras", ha señalado.

El papa ha sido recibido por los reyes, los príncipes de Asturias y la infanta Elena en el Palacio de la Zarzuela, donde el pontífice mantendrá un encuentro con don Juan Carlos en el inicio de su segundo día de estancia en Madrid. El automóvil de Benedicto XVI ha llegado a la Zarzuela, procedente de la Nunciatura, en torno a las 10.10 y, a la entrada del palacio, le aguardaban don Juan Carlos y doña Sofía, acompañados por los príncipes -con las infantas Leonor y Sofía- y doña Elena con sus dos hijos, Juan Felipe y Victoria Federica.

El acto central de este viernes será el viacrucis que preside el Papa. Por primera vez veremos en agosto, y en pleno centro de madrid, imágenes de la semana santa española como éstas. Son 15 pasos llegados de diferentes ciudades y que formarán las estaciones. Peregrinos de todo el mundo llevarán de una a otra la llamada Cruz de los Jóvenes.

La agenda de Benedicto XVI para este viernes sigue cargada de actos. Desde reuniones institucionales con el presidente del gobierno pasando por encuentros con algunos peregrinos y jóvenes religiosos.También habrá un viacrucis.15 pasos que participarán en él se están agrupando ya cerca del Paseo de Recoletos, de donde partirán. Algunos de ellos estaban expuestos en varios lugares e iglesias de la capital, como el Cristo de la Buena Muerte, de la Legión, que ha salido de la Catedral Castrense. El paso ha recorrido las calles de la capital, a hombros. Todos los pasos podrán visitarse desde las 9 de la mañana y hasta las 4 de la tarde, cuando se comenzará a preparar el viacrucis.

Música y baile para amenizar la espera, hasta que llegue el Papa, Benedicto XVI. Algunos tomaban posiciones en Cibeles y en la calle Alcalá desde primera hora. El más deseado, lógicamente, el más cercano a las vallas. Una vez conseguido el objetivo, hay quien ha echado una cabezadita para compensar el madrugón. Y han esperado mucho. Todos han tenido que echarle horas pero no todos han corrido la misma suerte: unos han pasado la tarde a la sombra. Los argentinos han combatido el calor tomando mate. Otros no han necesitado nada de nada. No han parado de saltar, gritar y cantar durante toda la tarde. Y al final, la recompensa ha pasado delante de sus ojos aunque solo durante unos segundos.

El papa Benedicto XVI ha aprovechado las primeras palabras que ha dirigido a los jóvenes de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) este jueves en Madrid, para arremeter contra los que defienden el aborto y la eutanasia "creyéndose dioses". El pontífice, que ha llegado este jueves por la mañana al aeropuerto de Barajas, ha criticado a aquellos que "desearían decidir por sí solos lo que es verdad o no, lo que es bueno o malo, lo justo o lo injusto; decidir quién es digno de vivir o puede ser sacrificado en aras de otras preferencias".