Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El papa Benedicto XVI ha aprovechado la homilía de la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) para lanzar un mensaje a los creyentes católicos alejados de la institución de la Iglesia. "Seguir a Jesús en la fe es caminar con Él en la comunión de la Iglesia", ha señalado ante centenares de miles de jóvenes en la explanada de Cuatro Vientos. "No se puede seguir a Jesús en solitario", ha resaltado el papa. "Quien cede a la tentación de ir 'por su cuenta' o de vivir la fe según la mentalidad individualista, que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen de Él". Ha sido un mensaje dirigido a aquellos católicos no practicantes, que en el caso de los jóvenes españoles suponen cerca del 45% de la población de entre 15 y 29 años, según los últimos sondeos del Instituto de la Juventud. Apenas un 10% se declara católico practicante.

El papa ha intervenido al inicio de la misa de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) para asegurar a los jóvenes que han permanecido de vigilia tras la fuerte tormenta de ayer que ha pensado en ellos esta noche. "He pensado en vosotros desde anoche hasta esta mañana", ha dicho el santo padre para agradecer, en unas palabras improvisadas al inicio de la liturgia, el esfuerzo y la resistencia que a su juicio han demostrado los jóvenes. El papa Benedicto XVI se ha mostrado seguro de que los peregrinos, en algún momento de la noche, habrán mirado al cielo "con los ojos y seguro que también con el corazón", y ha confiado en que han podido, a pesar de la tormenta, haber descansado

La visita del Papa Benedicto XVI y su encuentro con cientos de miles de jóvenes católicos de todo el mundo, que inundan estos días las calles de Madrid, ha marcado una semana repleta de actos, mensajes e imágenes. En un país como España de larga tradición católica, pero en el que el número de personas que se declaran creyentes ha descendido diez puntos en una década, el Papa ha llegado a hablar de persecución larvada a los católicos y ha pedido a los jóvenes peregrinos que intenten extender su fe entre los no creyentes.

Informe semanal ha seguido con detalle este gran evento, criticado a su vez desde varias organizaciones laicas y de cristianos de base por su boato y el gasto público que supone.