Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Los precios subieron en el conjunto de 2013 un 0,3% respecto al año anterior, con lo que el IPC logró su tasa de cierre anual más baja desde que se comenzó a elaborar la serie histórica en 1961, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En diciembre, el Índice de Precios al Consumo repuntó una décima respecto al mes previo, cuando el IPC interanual se situó en un 0,2%.

       
  • El IPC ya no marca de forma automática subida de los precios públicos
  •    
  • Congelados sueldos de los funcionarios y salario mínimo interprofesional
  •    
  • Sube el copago farmacéutico para los pensionistasun 1,5%
  •    
  • El recibo de la luz subirá de media un 2,3% en el primer trimestre de 2014
  •    
  • Correos y Telefónica anuncian que congelan sus tarifas, por el momento
  •    
  • Los peajes de las autopistas del Estado se incrementarán de media un 1,85%

Todos los pensionistas han ganado poder adquisitivo en 2013 porque el Gobierno subió un 2% las pensiones inferiores a 1.000 euros y un 1% las más altas. Si bien, esta subida no compensa lo perdido en 2012, en el que, no hubo revalorización en noviembre. Cada pensionista perdió un 1,9% de poder adquisitivo.

Los precios de bienes de consumo bajaron un 0,1% en octubre respecto al mismo mes del año pasado, lo que representa la primera caída interanual desde octubre de 2009, según ha confirmado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE). Los grupos que más influyeron en el descenso interanual del IPC general fueron el de alimentos y bebidas no alcohólicas -cuya tasa bajó en más de un punto hasta quedar en el 1,6%- y el de enseñanza -que se situó en el 2%, ocho puntos menos que en octubre de 2012-, debido al menor alza experimentada en las tasas universitarias respecto al año pasado.

En el comportamiento de los alimentos, Estadística destaca "la bajada de los precios de las frutas frescas, los aceites, las patatas y sus preparados y las legumbres y hortalizas frescas".

A partir del 1 de enero se hará de acuerdo con la situación de cada sector, y sólo en algunos casos, habrá un nuevo índice de Garantía de la Competitividad, con un suelo del 0% y un techo del 2%. El cambio afectará, por ejemplo, a las facturas del agua, el teléfono, los peajes, los transportes o las tasas públicas. Las pensiones, los impuestos o los salarios públicos no se regirán por esta nueva norma.