Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

Las redes sociales y plataformas en Internet buscan mantenernos el mayor tiempo posible enganchados mientras recopilan nuestros datos personales, es su modelo de negocio. Cada vez más personas exigen un control sobre los algoritmos que nos sugieren contenidos y que influyen en muchos más ámbitos de nuestra vida de lo que pensamos.

Cuando ves cosas que aparecen en tu perfil te aparecen cosas recomendadas y parecidas a lo que sueles ver. Al hacer una búsqueda en el móvil o en el ordenador automáticamente esos anuncios empiezan a aparecer días después. Buscan enganchar, que los usuarios pasen el mayor tiempo posible en las plataformas porque ese es su negocio y porque están diseñadas para ello, utilizando la tecnología persuasiva. Estrategias para mantener la atención e incluso influir en el comportamiento de las personas.

Hay dos maneras, una que son muy fáciles de usar y la otra es que no generan experiencias positivas. La extrabajadora de Facebook ha vuelto a dar la alarma: las plataformas son nocivas para los menores, fomentan la división social y debilitan la democracia. Lo saben, pero no hacen nada. Y mientras, los algoritmos han pasado de decidir la siguiente canción en Spotify a controlar toda nuestra vida.

Foto: Antonio Guillem / GTRES.

José Luis Pedreira, psiquiatra y coordinador científico de la Estrategia Estatal de Salud Mental, ha hablado del efecto de las nuevas tecnologías en nuestra vida en esta sección del 24 horas. "Las redes sociales nos dan inmediatamente la satisfacción de conocer del otro y saber del otro. El grado de satisfacción cerebral es magnífico. Hace el mismo efecto que una droga, pero es de otro tipo. La gente que está enganchada a Instagram, Tiktok o mensajes, cada vez tiene que ir aumentando los likes, hasta tal punto que es equivalente al incremento de la dosis. Genera síndrome de abstinencia." Asegura Pedreira que el contacto en redes sociales aumenta la dopamina y no sustituye al abrazo y el contacto real, que sube la oxitocina. 

"Error 404" de Esther Paniagua (Editorial Debate) llega en un momento muy oportuno, justo cuando el mundo aún se está recuperando del susto que supuso la caída, durante horas, de Facebook, WhatsApp e Instagram. Una prueba más del caos podría desatar un posible, y además bastante probable, gran apagón de Internet.

Una propuesta de Laura Barrachina.

WhatsApp, Facebook e Instagram han sufrido una caída a nivel mundial durante este lunes de más de seis horas. Desde las 17:30 horas aproximadamente, el corte en el servicio de la empresa de Facebook, propiedad de las otras dos redes sociales, ha provocado que millones de usuarios dejen de recibir mensajes, tengan problemas de acceso y actualización en sus aplicaciones.

La empresa ha indicado en un mensaje en Twitter que sus aplicaciones y servicios "ya vuelven a estar online" y ha pedido disculpas "a la gran comunidad de gente y negocios en todo el mundo" que dependen de ellos. "Estamos comenzando a hacer que vuelva a funcionar lenta y cuidadosamente", ha comunicado WhatsApp por su parte.

El servicio de las plataformas se ha reanudado a lo largo de la noche paulatinamente y de manera desigual, ya que algunos usuarios han tenido más dificultades para recuperar el servicio.

El fundador de Facebook, el multimillonario estadounidense Mark Zuckerberg, ha pedido perdón a los usuarios por los problemas que los servicios de esa red social y de Instagram, WhatsApp y Messenger tuvieron en las últimas horas. Los directivos lo atribuyen a un problema técnico.

Lo ocurrido llega en un momento complicado para Facebook, con la comparecencia ante el Senado de una ex ejecutiva que ha filtado miles de documentos y denuncia que los directivos priorizan los beneficios económicos ante consideraciones éticas o morales, y que han permitido que se distribuyeran mensajes de odio, sexistas, supremacistas o de confrontación, que pueden generar violencia, aún siendo conscientes de ellos. Es demoledora su denuncia de la existencia de informes internos que demostraban que una de cada tres adolescentes tenían serios problemas de autoestima por las imágenes de Instagram, incluso propiciando actitudes suicidas, y no haber hecho nada por evitarlo.

Los dispositivos que no tengan actualizado su sistema operativo dejarán de tener conexión a Internet. La razón es que el certificado de autenticación que hace posible la conexión pasa a ser considerado inseguro. Por eso los aparatos más antiguos, fabricados hace cinco años o más, deben ser actualizados.

Pero Javier Pastor, editor de Xataka, portal de referencia en nuevas tecnologías, ha dicho en el 14 horas que la mayoría de móviles que tienen más de cinco años, no pueden actualizarse. "Los fabricantes tienen cierto límite a las actualizadones, de dos o tres años. Los ordenadores sí, porque puedes instalar un nuevo sistema operativo." Los dispositivos móviles tendrán problemas para utilizar muchos elementos necesarios, así como cualquier dispositivo que tenga que conectarse a la red.

Biofonías

Javier Arrés

Javier Arrés nació en Motril (Granada) en 1982 y se ha convertido en unos de los pioneros del “Criptoarte” en nuestro país. Premiado en la Bienal de Arte de Londres en 2019, subasta sus obras en la plataforma “Makersplace” con transacciones en “tokens no fungibles” (NFT). Comenzó su trabajo con tinta sobre papel para pasar después a los GIFs animados y a ilustraciones que se han publicado en medios como el New York Times. Entre sus obras más emblemáticas está también el mural que realizó en los Estados Unidos para la NFL, la Liga Nacional de Fútbol Americano.

Estrenamos 'Matraces y probetas', una sección dedicada a descubrir científicos de nuestro país, que día a día trabajan por seguir engrandeciendo la ciencia con sus logrosMara Peterssen debuta conversando con Anna Morales, nanocientífica instalada en Suiza y creadora del exitoso canal de YouTube 'Size Matters'. ¿Cómo se decantó por una carrera científica? ¿En qué consiste la nanociencia? ¿Cuáles son los proyectos en los que está trabajando ahora? ¡No te lo pierdas!