Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Gobierno ha confirmado este jueves que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha ofrecido al presidente chileno, Sebastián Piñera, la posibilidad de que Madrid acoja la cumbre mundial del clima de la ONU, que inicialmente iba a celebrarse en Santiago de Chile entre el 2 y el 13 de diciembre. El Ejecutivo español ha hecho su propuesta tras el anuncio de Piñera de suspender la celebración de la 25 cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) por las protestas.

Un total de 66 gobiernos se han comprometido a eliminar completamente sus emisiones de carbono para 2050, una alianza a la que se van sumando regiones, ciudades y empresas. Los líderes de gobiernos, empresas y la sociedad civil debaten durante este lunes pasos potencialmente de gran alcance para enfrentar el cambio climático en la Cumbre de Acción Climática convocada por el secretario general de la ONU, António Guterres.

A medida que la contaminación por carbono, el aumento de las temperaturas y la destrucción del clima continúan en ascenso, y aumenta la reacción pública, la Cumbre en Nueva York se ofrece como un "punto de inflexión", según la ONU, a la inercia y el impacto global climático, pero siempre que haya muchos países unidos en esta dirección.

La ONU estima que el mundo necesitaría aumentar sus esfuerzos entre tres y cinco veces para contener el cambio climático, frenar el aumento del calentamiento a 1,5 grados como máximo, y evitar el aumento del daño climático que ya se está produciendo en todo el mundo.

La ONU ya no quiere hablar de cambio climático, sino de una "crisis" que requiere acciones inmediatas y muy concretas. Con ese fin, ha convocado para el lunes 23 de septiembre en Nueva York (Estados Unidos) la Cumbre de Acción Climática, un evento en el que únicamente podrán intervenir países, organizaciones de la sociedad civil y empresas que anuncien nuevos compromisos para frenar el calentamiento global.

Esta es la principal misión de la cumbre climática, convocada para impulsar el Acuerdo de París, justo antes de entrar el próximo año en una fase crucial de implementación de las medidas a las que se comprometieron en 2015 y con las que aspiran a alcanzar la neutralidad climática en 2050.

La cumbre reunirá, entre otros actores, a gobiernos de más de 60 países, entre los que se encuentran los presidentes de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia, Japón, Irán, Egipto, Colombia, Nueva Zelanda y España. Sin embargo, de acuerdo a los últimos datos, no acudirán los jefes de estado de EEUU Donald Trump, de Brasil, Jair Bolsonaro, o de Australia, Scott Morrison.

En España, numerosas jóvenes han seguido la estela de la activista Greta Thumberg para luchar contra el cambio climático y sacudir conciencias en el camino. Entre ellas se encuentra Patricia Ramos, una estudiante de medicina de 19 años que ha sido elegida por la ONU entre miles de candidatos para defender sus propuestas el sábado en la cumbre juvenil del clima. Las niñas, recuerda, son las más vulnerables frente al cambio climático y están expuestas a violencia, trata o matrimonios concertados.

Su meta es también la de otras jóvenes como Daniela, de 26 años, una de las ocho periodistas de todo el mundo becada para informar sobre la cumbre desde una perspectiva generacional.

La comunidad internacional ha logrado en la cumbre del clima (COP24) de Katowice (Polonia) sellar las reglas que permitirán aplicar el Acuerdo de París contra el cambio climático. Tras unas negociaciones maratonianas que se han sucedido durante los últimos trece días, los representantes de 197 países han logrado pactar el denominado "libro de reglas" que regirá la lucha contra el calentamiento global durante las próximas décadas.