Enlaces accesibilidad
Orgasmos de cine

Siete películas para alcanzar el clímax y reivindicar el placer femenino

  • El cine reivindica el placer femenino: orgasmos furtivos, lentos, salvajes, divertidos...
  • Carmen Maura, Inma Cuesta o Natalia Tena y otros orgasmos al estilo Cuando Sally encontró a Harry
  • No te pierdas el documental Placer femenino (2018), este sábado en La noche temática

Por
¡Celebra el Día del Orgasmo Femenino en Somos Cine!
¡Celebra el Día del Orgasmo Femenino en Somos Cine!

Nadie ha superado aún el orgasmo que Meg Ryan evocó en Cuando Harry encontró a Sally (1989)Y sabemos que estaba fingiéndolo, pero ¿a caso no son todos los orgasmos (del cine) fingidos? ¡Tampoco queremos entrar en ese debate! Lo que sí tenemos claro es que, a lo largo de la historia del cine, han sido muchas las películas que han plasmado en pantalla un buen clímax femenino. Escenas que han elevado la temperatura y que han ayudado a derribar tabús y reivindicar el placer femenino.

Coincidiendo con la emisión este sabado en La Noche Temática de dos documetales que abordan la sexualidad femenina y la liberación de las mujeres en el siglo XXI (Garganta profunda: cuando el porno salió del guetto y Placer femenino), hemos recopilado algunos de los mejores títulos de nuestro catálogo en los que el orgasmo femenino toma protagonismo. Escenas de éxtasis sin tapujos, de los más lúdicos a lo más sentidos. ¡Disfruta de ellos!

Orgamos en mitad del camino

Salvaje e inesperado, en un jardín lleno de flores, así estalla el placer de Eva y Kat en el arranque de Tierra firme (2017), la cinta dirigida por Carlos Marqués-Marcet que nos regala uno de los orgasmos lésbicos más carnales del cine español. La película, en la que también vemos a David Verdaguer nos cuenta la historia de esta pareja, interpretada por Natalia Tena y Oona Chaplin, que ponen sobre la mesa el complicado dilema de ser madres. 

A sus 38 años, Eva (Oona Chaplin) teme que su reloj biológico esté a punto de pararse para siempre y plantea un ultimátum a su novia Kat (Oona Chaplin): quiere tener un hijo. Ella, en cambio, cree que esa decisión puede cambiar su forma de vida, despreocupada y bohemia. En medio de este dilema aparece Roger (David Verdaguer), el mejor amigo de Kat que viaja a Londres desde Barcelona. La protagonista ve en él un potencial donante para lograr su propósito y, sorprendentemente, al joven le atrae la idea de ser padre. Los tres comparten un viaje en barco por los canales de Londres y una pregunta: ¿Es posible vivir el amor, la familia, y la vida de formas tan distintas y aun así permanecer unidos?

Clímax trepidantes

Es lo que nos propone la cinta De chica en chica (2015), protagonizada por Celia Freijeiro, María Botto, Adrián Lastra y Estefanía de los Santos. Un reparto de lujo que pone en el centro las relaciones de pareja entre mujeres y -por supuesto- el placer femenino.

Dirigida por Sonia Sebastián, la película sumerge al espectador en la trepidante vida de Inés. Las protagonistas vive el "sueño americano" en Miami hasta que su novia Becky descubre que le ha estado poniendo los cuernos con una editora republicana y miembro de la Asociación Nacional del Rifle: Kirsten. Por si su situación no estuviera lo suficientemente enredada, Inés decide regresar a España y reencontrarse con Lola, una antigua amiga (heterosexual) y su amor platónico. El ex de ésta, un viejo amor, el amigo gay y su pareja transexual son algunos de los inverosímiles personajes que intervienen en la trama.

Éxtasis de pasión y sangre

Inma Cuesta nos regaló en La novia (2015) una escena de pasiones prohibidas y sexualidad desatada junto Alex García. Sus cuerpos revolcándose entre el barro y la arena hasta alcanzar el orgasmo, con Inma Cuesta apoyando su espalda erguida sobre el tronco de un árbol.

Dirigida por Paula Ortiz, esta obra basada en 'Bodas de sangre' de Federico García Lorca, ganadora de dos premios Goya, es una historia de amor, pasión y tragedia. En la película destacan la fuerza del paisaje y la fotografía que refuerzan la historia de un triángulo amoroso marcado por un deseo más fuerte que la ley y que la naturaleza salvaje del mundo que les rodea.

Aquí te pillo, aquí te orgasmo

Con el evocador título de Pensé que iba a haber fiesta (2013), esta otra película dirigida por una mujer, Vitoria Galardi, y protagonizada por Elena Anaya habla sobre el descubrimiento sexual. La historia nos cuenta el nuevo despertar de Lucía cuando esta se toma unas cortas vacaciones con su novio y deja su casa al cuidado de su amiga Ana.

Ricki, el ex marido de Lucía, llega a recoger a su hija y se encuentra con Ana, a quien no veía desde hacía dos años. Los dos descubren que se gustan y empiezan un romance hasta el día en que regresa Lucía. 

El placer oculto: ¡Riégueme!

No todas las escenas que evocan un orgasmo tienen que ver con una escena de sexo. A veces, los directores juegan con otras "sutilezas" provocando por igual al espectador. Quién sabe mucho de eso es Pedro Almodóvar. En su película La ley del deseo (1987) hay varias escenas de sexo, pero la que más suscita más placer (y la más famosa del filme) es una protagonizada por la gran Carmen Maura.

Ella es Tina, una mujer trans que se deja empapar hasta los huesos para gozarlo como nadie en una calurosa noche de verano en Madrid. Una ducha que disfruta a manguerazo limpio, vestida con aquel ceñido vestido rojo en una escena memorable. La historia de la película se centra en realidad en Pablo Quintero (Eusebio Poncela), conocido director de cine, que está locamente enamorado de Juan pero no es correspondido. Durante una separación temporal trata de olvidarle saliendo con Antonio (Antonio Banderas), un joven que ha estado esperando la oportunidad de entrar en la vida de Pablo con intención de quedarse para siempre. 

Orgasmos de sensualidad infinita

"¿El placer puede compartirse?", pregunta Emma en La vida de Adèle (2013). "Cada uno lo experimenta de manera diferente", contesta otra persona. Así comienza una conversación apasionada sobre placer y sexo que termina enfocándose en el orgasmo femenino. Con espaguetis derramándose por la boca de todos, durante la charla llegan a varias conclusiones: El orgasmo femenino tiene un halo místico, existen límites en la sexualidad masculina si se compara con la femenina y "las mujeres obtiene nueve veces más placer que los hombres", llegan a decir. 

Pero en La vida de Adèle no todo es teoría. Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux ofrecen a cámara algunas de las escenas eróticas más explicitas, tiernas y reales del cine europeo. En las que, por supuesto, los orgasmos femeninos -en plural- se ven, sienten y escuchan. La película cuenta la historia la historia de amor entre Adèle y Emma, una joven de pelo azul, que le descubrirá lo que es el deseo, y el camino hacia la madurez.

Orgasmos a distancia

La actriz Natalia Tena hace doblete en esta selección sobre orgasmos femeninos en el cine. En este caso, también dirigida por Carlos Marqués-Marcet y con David Verdaguer como protagonista. Ambos actores se metieron en la piel de Alex y Sergio, una sólida pareja que tiene que enfrentarse a la dura experiencia de mantener su relación a distancia.

La película 10.000 Km (2014), mostró en la gran pantalla qué era eso del sexting mucho antes de que la palabra se pusiera de moda, aunque el orgasmo femenino queda reducido a las primeras escenas de la película. No decimos más. 

¡Ya sabes que el mejor cine gratis y online está en Somos Cine! Disfruta de su amplio catálogo en abierto. Películas de todos los géneros y para toda la familia que puedes ver dónde quieres y cuándo quieras. No hace faltan suscripciones ni pagos.