Enlaces accesibilidad

Las artes se quedan huérfanas sin Rosa María Sardà: todas las películas donde hizo de madre

Por

Fotograma 'Todo sobre mi madre' (1991)
Fotograma 'Todo sobre mi madre' (1991)

Rosa María Sardà ha muerto a los 78 años como ella quería, en su propio hogar y rodeada de sus hijos y hermanos. Su otra familia, la que formaban sus amigos y compañeros de profesión, también está de luto en un día como hoy y lamenta el enorme vacío que la actriz deja en el mundo de la cultura. "Me he quedado huérfana", exclamaba Loles León al oír la noticia. 

Y es que 'la Sardà' fue como una madre para muchos, detrás y delante de la pantalla. Cuando uno se encontraba invitado en la mesa de Rosa, decía Belén Cuesta esta mañana, lo mejor que podía hacer era "escuchar y disfrutar" de  esa persona excepcional. A través de algunos de sus personajes más emblemáticos, muchas de sus lecciones quedaron grabadas para la posteridad en celuloide. 

 Loles León, Penélope Cruz y Rosa María Sardà en 'La niña de tus ojos', de Fernando Trueba

Loles León, Penélope Cruz y Rosa María Sardà en 'La niña de tus ojos', de Fernando Trueba RTVE.es

"Nosotros somos gente del cinéma, artistas", decía Rosa María en La niña de tus ojos (1998), la película de Fernando Trueba donde no encarnó a la madre pero sí a la figura materna que acompañaba a Penélope Cruz, una joven actriz andaluza, a rodar una película en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial. Una cinta vitalista y política, como ella fue en vida, en la que el mundo del espectáculo choca de bruces con los aspectos más crudos de la realidad.

Repitió junto a Penélope al año siguiente en Todo sobre mi madre (1999), de Pedro Almodóvar, donde sí interpretaron a los dos miembros de una familia muy peculiar. La Sardà le aportó un estricto contrapunto al personaje cándido y desinteresado que interpretaba la de Alcobendas, que esta tarde se despide de su maestra con un vídeo de esta película. 

Eres grande Rosa! Feliz viaje ❤️ Te echaremos mucho de menos. #rosamaríasardá

Una publicación compartida de  Penélope Cruz (@penelopecruzoficial) el 

También fue la madre de Jorge Sanz en la comedia erótica ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? (Manuel Gómez Pereira, 1993), de Coque Malla en El efecto mariposa (Fernando Colomo, 1995) y de Fernando Guillén Cuervo en Airbag (1997). Leonor Watling, María Pujalte y Silvia Abascal interpretaron a sus hijas en A mi made le gustan las mujeres (Inés París y Daniela Fejerman, 2001), otra comedia donde su personaje destapa todos los prejuicios de una familia, de apariencia liberal, a la hora de aceptar en su seno una relación lésbica.

 Leonor Watling, María Pujalte y Silvia Abascal, hijas de la Sardà en la ficción

Leonor Watling, María Pujalte y Silvia Abascal, hijas de la Sardà en la ficción cropper

Su personaje es el desencadenante del drama en la galardonada Vete de mí (2006), dirigida por Víctor García León y coescrita por Jonás Trueba, donde Juan Diego Botto interpreta al treintañero al que Rosa María, madre exigente y decepcionada, echa de su casa.

Codo con codo con su propio hijo de verdad, Pol Mainat, trabajó en el elenco de una serie de TVE: Abuela de verano, donde encarnó a una joven abuela que convive con sus 12 nietos en una casa de campo. E interpretó a la peculiar abuela de Berto Romero en Ocho apellidos catalanes (2015), la taquillera película de Emilio Martínez-Lázaro donde entabló una entrañable relación con Belén Cuesta. 

Para todos los públicos Abuela de verano - Capítulo 1 - Ver ahora
Transcripción completa

Bueno, ¿me permite? No, no.

-Sí, por Dios, por Dios. Pero por favor.

-¿Qué lleva que pesa tanto?

Pues no lo sé, porque no tengo ni idea de hacer maletas.

-No es posible. ¿Eh?

-Eva Sagués.

No, es que no se lo va creer usted.

Estoy leyendo su libro. Estoy en el último capítulo.

No es una coincidencia.

Bueno, cojo una media de 100 aviones al año.

Lo raro es que no hayamos coincidido antes.

-Sí. Muy amable.

-No, no de amable nada, me lo tiene que dedicar.

Bueno, a mi madre también, no se lo creerá cuando se lo cuente.

¿Que viene a la presentación de un nuevo libro?

No, no.

Bueno, en realidad, algo bastante más difícil,...

...pasar un mes con mis nietos.

-No me lo creo, si usted es jovencísima.

Doce. -¡Doce! ¡Uh!

Sí. Es el regalo que les hago cada año a mis hijos.

El primero de julio cojo a toda la tropa y me los llevo...

...para la masía.

-Qué barbaridad. Pues yo llevo a mis sobrinos al fútbol.

Que lo odio entre otras cosas.

Soltero.

-De los que aún viven con su madre, sí.

Eh, sí, me lo firma.

Aquí. Su nombre.

-Joaquina.

Joaquina mi madre. Yo Joaquín.

Joaquín. -Sí.

Para Joaquina y Joaquín.

-Con cariño, Eva Sagués.

Con cariño, Eva...

-Sí, muy bien.

¿Esto? -Es mi tarjeta.

Es una... Es una invitación a cenar.

¿Con su madre? -No, conmigo.

Cocino como los ángeles, se lo advierto.

Bueno, pues...

Muy amable, muy amable. Gracias.

-Una cosa más. Sé que estoy abusando de su paciencia.

¿Le importaría una foto?

Es que no llevo nunca... -No, no, yo tengo móvil. Aquí.

Eh, ¿le importa?

Bueno. -Así.

A ver. Sonría.

Narra: "Ha comenzado el verano, y si miro hacia adelante a penas le veo..

...el final a este mes de niños con toda la organización que supone.

Sé que todo funcionará. En qué cama dormirá cada uno.

El cajón donde dejará la ropa. El lugar bajo las moreras...

...donde comerán. El botiquín de urgencias, el campo de fútbol.

Todo está previsto y a punto gracias a Abdel.

Que durante todo el año cuida del mantenimiento de la casa,...

...del jardín y de los campos.

¿Y los perros? ¡Lunes! Bonito, ¿qué tal?

-Señora, sigue sordo. ¿Eh?

-Sigue sordo. Ah, yo también.

Pero nos gustan que nos hablen. ¿A que sí? Lunes, qué guapo.

-Buen año para melones y tomates.

Bueno, no te preocupes, los niños se lo comerán todo.

¿Fuisteis al hiper? -Ayer.

Todo descargado. Cajas de leche, mermeladas, chocolates...

...y papel de culo.

Toneladas de papel de culo.

¿Por qué los niños gastan tanto papel de culo?

-Porque son ricos.

¡Eva!

Carmen, la maravillosa Carmen.

Capaz de llevar ella sola la organización de un ejército.

Y sin ella no sé qué sería de mí en este mes de julio.

Bien.

Sólo me quedan las persianas del piso de arriba y los baños.

Este año hay mucho polvo.

Como no ha llovido lo que tenía que llover.

Bueno, ¿cuántos vamos a ser?

Pues los mismos del año pasado y Miguel que ya ha cumplido 5 años.

¿?El que el año pasado estuvo dos días?

Que había que cortarle la carne con las tijeras.

Porque es hijo único y está muy mimado.

Pero aquí se le pasa.

Que Dios nos dé mucha paciencia. ¿Te has vuelto creyente?

No, sabes que no. Pero Dios también va a casa de los no creyentes.

Ah, testigo de Jehová. No.

¿Y tu hija?

Ahí está, aprendiendo a ir en moto. Pero no se la pienso comprar.

Pero bueno, ¡qué guapa está!

Qué guapos los dos.

Sí. A ella la trae loca.

Bueno, por lo que se ve a simple vista a mí también.

¡Espera, espera! ¡Oh, no!

Campana.

Mi nieto pequeño se llama Miguel.

Va a cumplir 6 años y siempre tiene hambre.

Es un misterio saber dónde pone la comida que traga.

-¿No habrás cogido las llaves del coche?

¿No las habrás tirado a la calle?

¿Y si ahora cojo yo el Kaka y lo tiro?

-Íbamos a salir a las 11, son y media.

-Ha tirado las llaves al balcón de la vecina.

-Pues los vecinos están de vacaciones.

Vas a ir a casa de la abuela...

¡Aunque sea a pie! -¡No!

-Sabes que irás.

Sabes que has hecho algo que está muy mal, ¿lo sabes sí o no?

¡Aaaaah!

Tengo una nieta de color rosa chicle. Se llama Julia.

Y nació sabiendo qué quería y qué no estaba dispuesta a soportar.

-¿No? ¿Quieres que volvamos al coche?

Tampoco.

¿Móvil?

Mira, ¿quieres oír la canción del móvil?

Música del móvil. ¡Espera, espera! Venga.

Venga.

Venga, ya está. Muy bien.

Marcado móvil.

Hoy Aurora cumple 14 años.

Es adicta al móvil y a la ropa de marca.

Tiene tanta prisa en crecer que de cada 3 palabras le entiendo 2.

-Es que quería pedirte una cosa.

¿Hoy es mi cumpleaños no? Sí.

-Y me prepararéis un fiesta como siempre.

Es que lo estaba pensando y... No quiero celebrar mi cumpleaños.

¿Y eso? -No estoy de humor.

¿Ni la tarta?

-¿Para ti es importante? No, no, por mí no, por tus primos.

-No se van a enterar.

Vale, vale, vale. Es tu cumpleaños, tú decides.

¿Tienes algún problema?

-Pues sí, que no quiero fiesta.

¡Pero qué haces! ¡Me podías haber sacado un ojo!

Es imposible vivir con estos inútiles.

-¿A dónde vas?

Nena, y si... (SE CORTA LA LLAMADA)

Adiós.

Quítale felicidades. -¿Le pongo cumpleaños feliz?

No, la niña no quiere cumpleaños.

-Pues aunque no quiera los va a cumplir.

Ay. -Un amigo mío me ha regalado...

...ciruelas. ¡20 kilos de ciruelas!

-Mañana traigo melacatones. ¡50 kilos de melacatones!

Oye, ¿no pretenderéis tú y tu amigo que me coma 70 kilos...

...entre ciruelas y melacatones?

-Es para hacer mermelada.

La intendencia en esta casa es un movimiento espectacular.

Afortunadamente cuento con Mercedes.

Que cada mes de julio viene a hacernos la comida...

...y deja la cena preparada.

-...tan deportista.

Mira, a estas horas ya están en la playa de Pals.

-¿Playa nudista? A mí no gusta playa nudista.

Oh. Mi familia no se ha puesto...

...un bañador en su vida. Claro.

-Y no hagas trampas.

Hasta que no haga que tu madre no diga ya.

-Preparados, listos...

Eh, eh, que todavía no he dicho ya.

¡Ya!

El mayor es Kioy. Apasionado, valiente, romántico.

Un chico que ha nacido para ser el primero en todo.

-Qué asco, pero qué asco. -Tampoco es para tanto.

Y tú desde luego, hijo. -Que yo no he hecho nada.

Feli es inteligente.

Y nada le gusta más que pelearse con todos.

Porque es lo que se dice muy suya.

Ladrido.

-¿Qué pasa? -¿Que qué pasa?

Feli, ¿qué es esto?

-Es Juanes, mamá. ¿Qué va a ser?

-¿Y tú ropa? ¿Y tus cosas?

-Me dijiste una bolsa.

Papá, prefiero ir desnuda que dejar a Juanes en casa.

-Yo al hámster lo dejo aquí.

-Pero, Laia, ¿cómo vas a dejar el hámster aquí?

-Pues que haga autoestop.

-Cariño, ¿no es un poco pequeño para hacer autoestop?

-Buenos días. Buenos días.

Cariño.

-Mira. ¡Huy, qué guapa!

Van llegando los niños. De 2 en 2 ó de 3 en 3.

Unos besos y se van corriendo al campo, que conocen...

...como la palma de la mano.

Los oigo gritar y jugar, como si llevaran aquí toda la vida.

A partir de ahora no hay tiempo para pararse a pensar.

Somos tantos que a penas terminamos una cosa ya hay que empezar otra.

En mi optimismo me digo que encontraré el momento de abrir...

...el ordenador y trabajar. Pero no habrá momentos libres.

Y aunque los hubiera, no queda un lugar libre para fabular.

Hola. ¿Cómo es? -Se llama Juanes.

¡Huy, me encanta! -Hola.

¡Qué guapo y qué pelo!

Estás más gorda tú. Tienes más guasa...

-Hola, Eva, ¡tú, guapa, como siempre!

-Eh, abuela. ¿Qué tal?

-Bien. ¿Cómo estás?

-Te vas a matar con eso.

-Ten, anda. -¡Ah!

¿Qué, criados, eh? ¿Te puedo felicitar?

¿Te puedo dar mi regalo? -¿Un regalo?

Ah, espera. No hay fiesta, no hay regalo.

Este año los mayores tenéis casa aparte. Idea de Abdel.

Te lo digo para que le hagas algún comentario. Le gustará.

-¡Eh, primo!

-Que ya no me dan miedo las arañas. -¡Me pillo primero sitio!

¿Le pasa algo? -¿A una madre le vas a preguntar?

Tiene 14 años, no me cuenta nada.

¿Yo a su edad te contaba cosa? ¿Tú? Tú, todo.

Una vez me dijiste que estabas embarazada...

...porque un chico te besó con lengua.

-Y tú me dijiste que los espermatozoides no subían tanto.

-¡Eh, me pido esta!

-De eso nada, a suertes. -A mí me da lo mismo.

-¿Sí? p'a mí. -Me estás chafando la ropa.

-Me da igual. -Quiere pelea.

-Pelea, pelea. -Paso.

-Estás muy rarita. -Es que tiene novio.

Teléfono móvil. -No tengo novio, imbécil.

¡Hola! Espera un momento. -El novio.

-Oye, no se puede tener móvil. ¿Lo sabe la abuela?

-Es que no puedo hablar. ¿Ya estáis en Begur?

Y a qué hora va a ser.

Aún no se lo he dicho a mi abuela.

No, problema ninguna, pero si...

-¡Oye, abre, que me estoy meando!

-¿En la playa? Genial.

-¡Que me meo! ¡Joder, va!

-¡Mea!

Nada, mi primo que es un pesado. ¡Que mees!

¿Y cuántos vamos a ser?

¿15? Ah, estupendo. ¿Y hasta qué hora va a ser?

-¡Que viene la abuela, eh! -Un mensaje.

-Más tonta no puedes ser. Es broma, hombre.

-¿Tú, qué, tienes 5 años?

-Eh, Teresa, qué tal. -Qué tal.

-Bien. -¿Sí? Joder, cómo has crecido.

¿Qué edad tienes ahora? -15.

-¿15? -¿Y tú?

-19. Estoy aprendiendo a ir en moto.

-¡Ah, ah! -¿Estás bien?

-¡Sí! -Bueno, pues nada, hasta luego.

-¡Ah!

(NARRA) ¿Ese afán de poner la casa en movimiento...

...no será una nostalgia que se esconde aún en mi corazón...

...escapada de los años en que mi vida era con niños...

...que crecían, iban a la escuela, se hacían mayores?

Un día y otro día, un mes y un año y otro año...

¿No será que no me bastaron para consolarme...

...del lento aprendizaje de la vida?

El aprendizaje de la soledad. ¿Todo bien?

-No me quiero sentar a su lado.

Nada de "yo no me quiero sentar a su lado; al lado del otro", no.

Ya estoy escarmentada. Donde estáis sentados ahora será siempre.

¿Entendido? ¿Vale? Sí.

Claro que sí. ¿Estamos todos? -Falta uno.

Miguel. Estará a punto de llegar. No te preocupes.

-Baja a la una, baja a las dos.

Baja a las dos y media...

-Usted se queda y luego nos vamos.

-No. He visto un restaurante viniendo para aquí.

Luego yo le llamo y le paso a recoger.

-Ahí se come fatal. -Tres menos cuarto,...

...tres menos diez... -¡Qué carácter tiene el niño!

-¡Y tres! Vámonos. -Pero, Joel...

-Que te he dicho que nos vamos. Yo tengo hambre.

-De verdad, si tenía muy buena pinta el restaurante.

-¡Qué bien huele!

-Joel, se va a quedar ahí y tendrás que volver.

-¿Yo? -¿O me vas a decir que vaya yo?

-¿Pero qué problema tiene ese niño?

-Lo llevo yo hace ocho meses en la barriga.

-¡Mi amigo Joel! -Hola.

-¿Niño o niña, señora? -Niña.

-Las niñas son una bendición de Dios. Yo tengo tres.

-Hola, ¿qué hay?

-Yo soy Abdel. Mucho gusto.

¿Tú eres amigo de Joel, te dedicas a las películas?

-No, yo al transporte.

-¡Aaah! ¡Mamá! ¡Mamá!

¡Papá! -Lunes, Lunes, ven aquí.

Miguel grita. -Recuerda que sigue sordo.

Las albóndigas.

¿Y tú? Menos beber y más comer.

Atento a la compañía que llegan Felipe y Leticia.

¿Y este quién es? -Traigo la bolsa, soy el taxista.

-Fatal, todo fatal. ¿Qué te ha pasado en la cara?

-Se ha pescado con un anzuelo. -Tres puntos.

¡Ay, esta niña! ¿Cuándo vendrá? -Ya.

Hola, Miguel. ¿Me das un beso?

-No.

Claro, tienes hambre, lo dejamos. -No quiero comer.

En esta casa se come. -No me quiero quedar en esta casa.

¡Oh, qué mentira más gorda!

-Vamos a la mesa.

-¡No quiero! -Vamos a la mesa.

Sí, cuando veas las albóndigas, cambiarás de opinión.

-Hola.

Chicos, ha llegado Miguel.

(TODOS) Hola, Miguel.

(TOSE) Pásame, por favor,...

...la fuente de ensaladilla, cariño.

Gracias.

Aquí está. Ya puedes servirte, Miguel.

Estamos esperando a que te sirvas. -No quiero comer.

¿No me digas que habéis comido? -No.

Ah. Entonces es imposible que no tengas hambre.

Y la ensaladilla está buenísima. ¿A que sí, Julia?

-Está muy buena. -A mí me gusta el huevo duro.

Claro y a Miguel también.

Y esta es su ración de ensaladilla.

Y aquí no se tira la comida. Vamos.

Come, Miguel.

Piensa en los niños que no tienen qué comer.

Son miles, millones son.

-Dale mi comida.

¿Cómo? -A los niños pobres, mi comida.

No. Mejor les damos tu reloj digital.

Eh, tus zapatillas de jugar al fútbol,...

...el televisor que te han puesto en tu habitación los papás.

Podemos ir pensando todo lo que les podemos dar, ¿no?

-Un peluche.

-Mamá, mamá,...

...para que se quede y os fastidie a todos, mejor nos lo llevamos.

-Queríamos ahorrarle el último de embarazo, pero...

Si le hacéis caso, estáis perdidos. -¡Estoy a punto de darle...!

¡Huy! Con una bofetada no arreglas nada.

-¿Ah, no? Pues una vez me diste. ¿Yo?

-Me dijiste: "Te voy a dar un sopapo".

Te lo dije, ¿pero te lo di? -Me dijiste: "Te voy a dar dos.

Uno del derecho y otro del revés", para que te acuerdes.

Y me acuerdo, mamá, bastante. Te acuerdas, claro.

No. Miguel os está echando un pulso.

Si perdéis los nervios, él gana.

¿Me oyes? Si lo lleváis a casa, él gana.

Miguel va a ir por la vida de ganador, eso lo sabemos todos.

Es una pena que se dé cuenta tan pronto.

-Ser padre es horroroso. Te conviertes en un represor.

-Mamá, ¿entonces te lo quedas? Claro que me lo quedo.

Me encantan los hombres difíciles.

-Ya sabemos que no apruebas cómo educamos a nuestros hijos.

Yo no he dicho eso.

-No, pero lo piensas. No.

Lo que pienso es que nuestros niños tienen demasiadas cosas.

Y casi todas inútiles.

-¿Demasiadas? Y el mensaje que reciben es que el mundo está fatal.

Que no hay quien lo arregle y sólo hay que pensar en uno mismo.

El taxista sorbe de la cuchara.

El gazpacho buenísimo, eh.

-A cuánto está Begur en bicicleta.

Pues en coche, diez minutos, pero en bici ni idea. ¿Por?

-Por nada.

¿Quieres preguntarme algo? -¿Yo?

Sí, tú.

-Aquí delante de todos estos no puedo hablar.

Pero antes ayúdame con el disidente.

No encuentra la cama.

Yo creo que es que no sabe leer, pero como es tan orgulloso.

Antes de preguntarle voy a entrar.

-Te tengo que decir una cosa, pero no sé si me dejarás.

-Yo quiero bailar en tu fiesta.

-¿A que no va a haber canciones en inglés?

-Te gustan que se entiendan. -No habrá fiesta, ¿entendido?

A ver, esta es tu cama. ¿Lo ves? ¿Conoces esta letra?

-No me voy a quedar.

-Pero si te lo vas a pasar muy bien.

-No me quedaré y esta letra es la M.

-¿No te caemos bien?

¿Y ta, te cae bien? -¡La ta no!

-Por qué.

Ay, tienes que colgarte la ropa.

Y... ¿este quién es? -El Kaka.

Oh, qué nombre tan bonito, ¿no?

El Kaka, es japonés.

-Pero... Si no quieres ayuda allá tú.

¿No querías ser maestra, eh?

-¡Disculpe! Disculpe, señora,...

Eh, mire es que su hijo me ha dejado el bañador...

...y a ver si podía yo... Sí puede, teniendo bañador.

Sírvase. -Muchas gracias.

Por cierto, las albóndigas... Mmmm, estupendas también.

¿Le echan nuez moscada, verdad?

Canela. -Ay, pues va a ser eso.

Bueno, ¿qué, eh? -¿No llevas sujetador?

No, con esta camisa no.

-¿Y no te duelen? ¿Y a ti, te duelen a ti?

-Las voy a tener como tú, ¿verdad? Dentro de 40 años es posible.

Venga, ¿qué quieres decirme?

-Quiero ir esta noche a una fiesta que organizan unos amigos míos...

Móvil. ...en Begur.

Sí.

-¡Ocupado!

-Estoy de compartir el baño con dos tías...

-¿Por qué te tapas tanto? -Por nada.

-¿Te ha crecido, verdad? -Déjame en paz.

-Tío, es que a mí no me crece. ¿A qué edad crece, a los 13, no?

¿Puedo mirar? -¿Por qué? ¡Anda!

-Joder, tío, no te preocupes, de mayor voy a ser urólogo...

...como mi padre.

Me dice que no me empane con lo de la medida.

Pero yo qué sé, no acierta ni una. ¿Puedo?

¡Buah, menudo cambio, tío!

-¿Ya? -¿No te molesta cuando te sientas?

¡Pero qué hacéis!

(RÍE)

-Cómo está la niña, ¿eh?

-¿Perdone?

-La niña, que está como quiere y como queremos.

¿Te digo una cosa?

Con una mirada consigo que venga aquí y me hable.

-Ya. -¿Que no?

-Usted es el dueño del taxi, ¿verdad? -Sí, claro.

¿Quieres que te de una vueltecita?

-No, lo que pasa es que se ha dejado el coche debajo de un árbol...

...y le han cagado todos los pájaros. Así que más le vale sacarlo...

...o se le va a quedar toda la mierda incrustada.

-Tiene carácter, ¿eh?

Me gusta, pero creo que lo tengo difícil.

Ahora, que tú lo tienes peor, ¿eh, chaval?

Un veranito con una yegua así, es para ponerse malo y volverse loco.

-¿Qué tal está el agua? -Muy buena.

-¡Eh! ¿Qué haces? ¿Te vas a despelotar o qué?

-Claro. -Alberto, tío es...

-Pero ¿qué? -Los niños.

Que pueden pasar por aquí...

...y no creo que este sea el mejor espectáculo para ellos.

-¿Los has llevado hace poco al cine? -Pues sí, el otro día fuimos a ver...

"La guerra de los mundos" de extraterrestres y Tom Cruise...

-Sí, ya, ya. Esta que destruyen toda la humanidad, ¿no?

-Bueno toda... Casi toda.

Se salva Tom Cruise, claro y unos cuantos por ahí.

-Ya, ya.

¿Y que es mejor? Que vean en la pantalla grande...

...las vísceras de toda la humanidad o el cuerpo desnudo y sano.

-Ah, tú te ves sano y carnal, ¿no?

-Me veo bien. -Pues yo prefiero a Tom Cruise.

-Pues es de mi estatura. -¿Ah, sí?

-Así que todos sois hijos de la matriarca, ¿no?

-No, todos no. Unos somos hijos y otros yernos.

-Yo soy muy bueno con las caras.

Seguro que sé quien es hijo y quien es yerno.

-¿Ah, sí? -Sí.

Yerno.

Yerno.

Y yerno.

¿Voy bien? -Vas fatal.

-Lo mío es el deporte. ¿Hacemos un campeonato de bombas?

-Si hombre, lo de lanzase y sacar agua.

-Sí, sí ya.

-Yo soy el mejor en esa especialidad. -¿Ah, sí?

¿Tú eres el mejor haciendo una bomba? -Sí.

-Pues no tienes mucho cuerpecito, ¿no?

-Parezco un escuchimizao pero me tensiono...

...y aumento por ocho mi masa muscular.

¿Hace un campeonato?

Venga. -Venga va.

-¿Jugamos 20 euros por cabeza? -Hecho.

-Vamos allá. Entonces hacemos tres rondas.

-¿Te apuntas?

-Comienzo, ¿eh?

-Por favor que inmaduros, un campeonato de bombas.

-La verdad es que debería participar porque con lo gorda que estoy...

...seguro que saco todo el agua de la piscina...

...y me llevo los 100 euros.

-Nada, nada, la mitad que yo.

-El taxista es un friki... ¿de dónde lo habéis sacado?

-Venía con el taxi.

-¡Ernesto, tensiónate más que vas a....!

Mira, si no sabes hacer la bomba ¿pá qué te juegas dinero?

Eso era una buena bomba y mírale que está mucho más flaco.

-Bueno, no ha estado mal, no ha estado mal.

-¿Todo lo hace con el mismo ímpetu? -Todo.

-Ellos son sexualmente activos, ya lo sabes.

-¿Ah, sí?

-¿Ernesto no? -Es que lleva una temporada un poco..

-Si es una temporadita...

-De dos años. (RÍEN).

-¡Campeón! -¿No sois un poco mayores para eso?

-Sí, Abdel sí, somos mayores.

-¿Cuánto se juega? -100 euros.

-¿100 euros?

Aplausos y vítores.

-Es un campeón.

-Ernesto venga va, rapidito que vamos a pillar tráfico...

...de los que van, de los que vienen y de los que no saben si van o vienen

Ayy....

-Estate quieta, cariño, que me haces cosquillas.

-Es que te he visto ahí tan fuerte tirándote a bomba, y claro...

-Para, Paula, por favor.

No te das cuenta de que esto es como estar en Tierra Santa.

-Antes no le ponías tantas pegas. -Antes era antes, es normal.

Al principio las cosas pues son de una manera...

...y luego con el tiempo pues...

Con el tiempo pueden cambiar y son de otra ¿me entiendes?

-Pues a mi me gustaría que fueses siempre como antes...

-Bueno, no te enfades. Luego en casa.

Sin niños, tranquilos... Con todo el piso para nosotros.

-He puesto una botella de cava a enfriar en la nevera.

-¿Ah, sí? -Sí.

-De cava. -Sí.

Y me he comprado unas cositas. -Unas cositas, ¿de que color?

Paula. -¿Qué?

-¿Tenemos tiempo de echar uno rapidito?

-Claro.

Espera, los niños.

-¿Pero que pasa con los niños?

¿Que, es mejor que vayan a ver las vísceras de la humanidad...

... en "La guerra de los mundos" del Tom Cruise...

...o que vean el cuerpo sano de un tío carnal suyo?

¿Sí? -Claro.

La cortina, la cortina.

-Perdón, es que me pensé que eras un primo o una prima.

Bueno, quiero decir... seguid, estáis en vuestra casa.

-Tsss, tsss...

Es mejor que vean "La guerra de los mundos".

-Lo sé, no me lo digas, están prohibidos los móviles.

La palabra prohibir no me gusta. -Pero prohíbes.

Bueno, somos muchos, hacen falta unas normas.

-Bueno, ¿me vas a dejar ir a la fiesta sí o no?

Pregúntaselo a tu madre.

-Me va a decir que te lo pregunte a ti.

Me duele que nos dejes sin tu fiesta de cumpleaños...

...por irte con otros. -No son otros, son mis amigos.

Y no tiene nada que ver con mi cumpleaños.

¿Son del colegio? -Sí.

¿Y están con sus padres? -Sí.

¿Qué pretendes ir a Begur en bicicleta...

...y volver también en bicicleta de noche?

-Me podrías llevar tú. Sí.

¿Y a qué hora voy a buscarte, a las 12?

-Sí, hombre, a las 12. ¿Antes?

-Si no quieres que vaya, me lo dices y ya.

No hace falta que me hagas sufrir. Aurora...

Ay, Aurora.

-Ay, mi amor.

Pórtate bien, ¿vale? Diego, no te rompas nada.

-Adiós. -Aurora, eres la mayor,...

...ayuda a la abuela, ¿eh? -¿Les has dicho si me deja...

...ir a la fiesta? -A mí no me hace ninguna ilusión...

...que vayas a esa fiesta. -¿Por qué?

-Porque la organiza tu adorado Molins.

Y francamente ese chico... -¿Qué le pasa?

-Que es un pijo, un facha. ¿Cómo me llama a mí,...

...la puta feminista, no? -Sólo lo dijo una vez.

-Una vez dicha son 100 pensadas.

Eh... -Ya no te voy a contar nada.

-Arréglatelas con tu abuela, yo ya me he ido.

Adiós.

-Cuídate, mi amor.

-Eh, cuidado.

El fin de semana te traeré ropa.

-¿Y qué me voy a poner mientras?

-¿Qué haces? -Le doy dinero para que...

...se compre algo en el mercadillo del pueblo.

-¿Tú todo lo arreglas con dinero?

-Es que para eso sirve el dinero, para arreglar las cosas.

-Sí, para arreglar el mundo. -El dinero lo arreglaría...

...si todos tuviéramos, pero es que unos tienen mucho...

...y otros no tienen. -Discutid en el coche...

...y decidme qué bañador me pongo. -Pregúntaselo a gángster.

Hasta luego. -¿Y yo?

-Chis. -¿Tú qué?

Si te crees que te van a querer más te equivocas.

-Yo sí te quiero más.

-Bueno, ¿qué? ¿No venís ni a despediros?

-Adiós. -Adiós.

-Adiós.

Adiós, cariño. Un besito.

No te olvides de que tienes que cuidar de la abuela.

-Sí, porque es vieja. -No, porque es tu abuela.

-Los abuelos son más viejos que los padres.

-Sí, hija, sí. Anda, nada con tus hermanos.

Cuando llegues allí te tiras de cabeza y al fondo,...

...a buscar tiburones, ¿eh?

-Si no sabe nadar. -¿No sabe nadar?

-No. -¿Y por qué no aprende a nadar...

...esta niña? -Bueno, ya aprenderá.

No hace falta que sea perfecta.

-Perfecta, ¿cómo quién? ¿Cómo tú, eh? ¿Cómo tú?

(RÍE)

-No, ya basta de piscina, Julia.

Mira cómo tienes los dedos. -Arrugaditos.

-Ve a quitarte el bañador y dáselo a Carmen para secarlo.

Te he dejado ropa para que te cambies.

-¿El vestido de los pececitos? -No.

Los pantalones rosa y tu camiseta favorita.

-¿La del osito? -Esa.

Muuac.

Anda ve. -Un beso.

No corras, ¿eh?

Paula, ¿has visto?

-¿Qué? -Habla en diminutivo.

-Claro, tiene seis años. -No, eso lo copia de tu madre.

-Es que aquí la única madre que funciona es la tuya.

-Pues ya la ves.

-Estás enamorado de tu madre. -No digas tonterías, por favor.

-Espero que no estés conmigo porque me parezca.

-Paula... Que no te pareces a ella además.

-Mejor. Muuac.

-Me voy intranquila. -Si no nos quiere despedir...

...nos evitamos el numerito. -¡Miguel!

No os preocupéis, se habrá escondido.

Aquí no se pierde. -Ya.

Admiro tu sangre fría. No creas si me paro a pensar...

...me iría con vosotros. Cada año creo que...

...no voy a ser capaz -Encantado de conocerla, señora.

El bañador. Se... lo regalo.

-Pues muchas gracias. En la primera librería...

...que encuentre le regalo un libro suyo a mi mujer,...

...¿eh? Gracias.

¿Usted no lee? -Yo muchísimo, lo que pasa...

...es que a mí me gusta más pues otros géneros, ¿eh?

Madre mía... Chis, chis...

-Sí. Eh, poesía, ensayo...

-No, no, ahora estoy leyendo uno... ¿Cómo se llama?

"Er código Da Vinci" Un tochazo así.

(GRITAN) ¡Aaah! -¡Me cago en la leche del niño!

Golpes.

No para, no para.

¡No para! Los niños no paran...

...hasta que no consiguen lo que quieren.

Lo que este quiere está a kilómetros de distancia de aquí...

...en un taxi. Hablando de taxi.

El taxista, ¿eh? Se ha comido 20 almóndigas el tío.

Como poco, ¿eh? Anda que menudo saque.

-Escucha, señora, agua fría, remedio santo.

Voy, cojo niño, tiro a la piscina.

Niño calla.

Niño odia abuela para siempre.

-Bah.

Hay que agotar la vía diplomática.

Es que...

No sé cómo se convence a un niño. Pues igual que a un hombre:

prometiéndole algo a cambio. Eso es chantaje.

¿Chantaje? Lo hacemos todos los padres.

Bueno, en mi caso las madres, porque como padre no hay.

-Pues se le dice que como no deje de dar la lata se quedará...

...todo el verano si helados. Eso sigue siendo chantaje.

Casi tortura. ¿Y el ruidito ese no es tortura?

-Mi madre es burra. De pequeña me quemó los dedos...

...para que aprendiera a no tocar la plancha.

-Hija, Carmen, de verdad, qué sádica.

Si no se los llegué a tocar.

¿Eh? Y no te has quejado cuando el de la moto te ha hecho...

...eso que llevas en el cuello, ¿verdad?

-La única manera de convencer a un niño es jugando.

Golpes.

(TARAREA)

-No me mojes, ¿vale?

¿Yo? Yo no te he mojado.

(TARAREA)

-Eh, qué soy un niño, ¿vale? ¿Cómo dices?

-¡Qué soy un niño!

Ah, ¿sí?

¿Eh? (GRITA) ¡Aaaaaah!

¿Has terminado? -¡Aaaaah!

No. Pues toma.

-¡Aaah! Venga, acompañadle.

-¡Noooo! Que se ponga ropa seca.

Chis. -¡Aaaaah!

Y de paso... -¡Aah!

Explicadle cuando se puede llorar en esta casa.

-Vale, ta. Chis.

A que, a que...

-A ver, Miguel, escúchame, sólo se puede llorar...

...cuando hay sangre. -¿Aquí te sale sangre?

-Yo el año pasado, jugando a que era un mono,...

...me di un trompazo contra un árbol...

...y me salió sangre por la nariz. -Y mi padre se ha hecho sangre...

...en la cara y no ha llorado. -Es que los padres no lloran.

-Mi madre sí, porque está. -Está embarazada.

-Ah...

Miguel, esta es tu litera y ahí está tu armario.

Y una de las normas de dormir es que no nos podemos levantar...

...antes de las nueve. -Y que nos dormimos cuando...

...la abuela apaga la luz. -No quiero.

-Si te dejas algo por el suelo la abuela lo secuestra.

-Y que te tienes que comer toda la comida que haya en el plato.

Y... ¿Qué más normas hay? No sé...

Ya está.

-No quiero.

-¿Sólo sabes decir no quiero?

-No quiero.

Mis fotos, fotos de hijos, hermanos y amigos...

...que no me canso de mirar.

Una postal de Humphrey Bogart que me envió Joel...

...cuando vivía en Nueva York.

El collage que hice tras la ejecución de Salvador Puig Antic.

Con la siguiente leyenda:

"Id con cuidado, manada de borregos...

...que aclamáis espadas, banderas y políticos.

Habiendo vivido como esclavos, como esclavos moriréis.

Y por último la noticia de la muerte de Franco...

...que permanece aquí todavía,...

...como una venganza, quizá, por el tiempo esperando...

...en vano la muerte de uno de los dictadores...

...más sangrientos de nuestra historia.

Hola.

-Eres una dictadora. Los nazis secuestraban libros...

...y tú mi móvil.

Yo, si acaso, te he incautado el móvil.

-Incautado. Dices palabras que no usa nadie.

Vivo de las palabras. -Y yo vivo de mis amigos.

El tal Molins... te ha mandado...

20 mensajes.

Veo que te tiene pillada.

-Si me envía tantos, será que está pillado él.

¿Es guapo? -No me gustan los guapos.

No sé, ¿es tipo... quién?

-Orlando Blume. ¿El de las moscas?

-Legolas. Ah.

¿Y cuánto mide? -Yo qué sé.

¿No lo sabes? A ver, cuando te besa,...

...¿te pasa media cabeza o la cabeza entera?

-Si me dejas ir a la fiesta a lo mejor me entero.

A mí no me gustaban muy, muy altos tam... ni muy, muy...

Manejables. ¿Sabes?

-Ya no te gustan los hombres. Claro que sí.

-Es que como dices: "me gustaban".

Bueno, porque ya no elijo.

Todos los que me miran, me gustan.

¿Qué pone?

T-k,... t-k,... t-k.

-Te cagas de lo que te quiero.

Por lo que veo, el Molins no... no va a vivir de las palabras.

-Va a ser Presidente del Gobierno.

He hablado con los padres del futuro Presidente...

...del Gobierno...

Y pasarán a buscarte, no, no llegas, no.

Media hora. -Pero tengo que lavarme la cabeza.

¿Tenemos secador, no?

No podrás volver después de las 12, ¿eh?

Los padres del presidenciable se acuestan temprano.

-¿No me devuelves el móvil? No.

T-k... gas. Te cagas.

To que te que ca...

Tan loco, tan loco, tan loco, tan loco, tan loco.

Puede que me equivoque...

Y que no vea las cosas como son.

Y es que el tiempo ha pasado...

...y tú te estáhaciendo mayor.

Puede que sin pensarlo...

...no se llegue a ningún lugar.

Y ahora que estás a mi lado...

...me ataré a tu boca para respirar.

Y estoy tan loco...

...que aprendo a saltar... -¡Miguel!

...corazones de hielo. Y estoy tan loco...

...que es perjudicial...

...sin ti. Y estoy tan loco...

...de esos besos largos que un día me regalaron tus labios.

Y estoy tan loco que hoy muero por verte...

...a pesar de todo.

-¿Quieres jugar conmigo a tirar pan a los pececitos?

No se hace así. Tienes que tirar trocitos pequeñitos.

Pero La...

¿Y tú? ¿Eh? ¿De dónde sales?

¿Quién te ha hecho eso? -Miguel.

-Está en el árbol.

Hombre, Miguel, llevamos media hora buscándote.

Bravo, lo ha conseguido.

Has ganado el primer premio al niño más latoso.

Anda, baja, que te daremos una medalla.

-No quiero.

Los tres mayores, a por él.

Vosotras, acá, venga.

(GRITA) Ah, Socorro.

Auxilio, socorro.

¡Socorro!

-¿Y esos gritos?

-Nada, mis primos que están jugando.

-¿Saldrá tu abuela a saludarnos?

-¡Ah!

-Me parece que no va a poder ser.

-Qué pena, nos habría hecho ilusión.

-Sí. -¡Socorro!

¡Auxilio! -Anda... sube.

-¿Y no te llevas nada por si refresca?

-Si refresca, ya lleva a nuestro hijo, no te preocupes.

-¿Qué? ¿Eh?

-Quiere llamar la atención.

-Es un mimado que quiere ir con su madre.

-A lo mejor no sabe portarse bien.

Uno de mi clase no sabe portarse bien.

-Si se quiere ir a su casa que se vaya, ¿no?

No siempre puedes hacer lo que quieras.

-Dices que somos libres. Ser libre no significa...

...que ahora yo me levante y te tire de los pelos.

-¡Zas!

Lo que quiero decir es que cuando se convive con otras personas...

...antes de... de hacer lo que uno quiere...

Pues hay que pensar cómo...

Cómo afectará... a los demás.

Si Miguel se va a su casa y no quiere estar con nosotros...

¿Cómo... cómo nos vamos a sentir todos?

¿Cómo nos afectará? ¿Cómo nos... cómo nos sentiremos?

-Mal, porque si no se quiere juntar con nosotros...

Significa... -Que le caemos mal.

-Pues a mí me da igual, ¿sabes? Porque tiene cinco años...

Y los de cinco son unos aburridos, ¿a que sí?

Teléfono.

-No estás cumpliendo las normas.

(TODOS) Eh.

Chis.

Hola, Aurora.

Habéis llegado bien.

Gracias por llamar, sí.

Sí, están todos muy bien.

Pásalo en grande.

-También les caemos mal. No, hombre.

-Ta. Sí.

-Que Miguel no se encuentra muy bien.

¿Cómo que no se encuentra bien?

-Le suenan las tripitas.

¿Cuántas has comido? -¿Eh?

Ciruelas. ¿Cuántas ciruelas has comido?

-Unos cuantos.

Mejor dime, cuánto rato has estado comiendo ciruelas.

-¿Como un capítulo de Doraemon?

Ta, ha comido media hora de ciruelas.

-Dios. -Por Dios.

(HABLAN A LA VEZ)

¿Doctor Utrera? -¿Qué?

Cencerros. Sí, soy yo, el doctor Utrera.

Ya, ya me gustaría, pero estoy ahora en un pequeño atasco.

Sí, bueno un atasco, es un poco complicado.

No sabría decirle cuánto tardaría.

Eh... bueno, no sé, calcule.

Media hora, una hora, no sé.

Hasta ahora.

-¿Me vas a pinchar?

No te va a pinchar. -Sí que me va a pinchar.

-No te voy a pinchar, tranquilo.

-Le va a pinchar.

Bueno, no, es que me he dejado los guantes, pero bueno... no...

Vamos a ver.

-¡Ah!

-Un poco más abajo le duele todavía más.

-Ahí, aprieta ahí. -Ya, ya sé dónde es, ¿eh, niños?

Chis. -Ah.

-Bueno... eh...

Esto es una...

(VOZ BAJA) Apendicitis.

-¿Qué es una apendicitis? -Como un cáncer.

Abajo, abajo todos.

-Mire, eh... lo que tendría que hacer es...

Usted va ahora... siempre me pasa.

Usted va urgentemente a las urgencias...

...del hospital de Palamós y dice que el niño...

...tiene apendicitis.

Pero, ¿está seguro?

-Sí, claro. Cada vez que le... le...

Le pincho, bueno no le pincho, le toco al niño,...

...se queja de este dolor agudo.

-¿Me voy a morir?

No, hombre, no, claro que no.

Oiga, doctor, no... no es que quiera enseñarle su oficio...

...o llevarle la contraria, pero este niño... ha comido...

...ciruelas durante todo, todo, todo un programa de Doriamón.

-No quiero llevarle la contraria, usted es escritora...

No se dice, se dice Doraemon Daoraemon, no Doraemón.

¿No cree que podía ser un empacho?

O una indigestión, que va a ser lo mismo.

-No, si sí que podría ser, claro, yo como médico...

Creo que es apendicitis, ¿no? Siendo apendicitis,...

...esto lo que, lo que tiene que hacer es llevarlo al hospital.

Sobre todo con rapidez, porque no sé si sabe...

...que una apendicitis no deja de ser...

Una apendicitis.

Bueno, pues nada, chavalín.

Pues te vas a poner muy bien enseguida.

-Vaya. Ciruelas.

-Ya, ya, pero una cosa no quita lo otro.

Esto sí que no se quita. ¡Carmen!

-Espérate. -Uf.

Pero doctor, ¿no prefiere que le deje otra camiseta?

Tengo otras más discretitas. -No, no, si ésta a mí me gusta.

Es que da origen a uno de mis ídolos.

Porque yo quería ser de pequeño superman...

...por aquello de salvar a toda la humanidad.

Y ahora la humanidad me vomita encima.

Ya, pasa eso.

Fíjese que yo quería ser Olvia Newton John...

...y aquí me tiene, o sea que... -Pues tiene cuerpo de Olivia,...

...lo he pensado antes, ¿eh?

No sé como aguanta la señora escritora con...

...con estos niños hiperactivos durante todo un mes...

...sin padres que los vigilen. Es para volverse loco.

No se crea, los padres vienen mucho. Un día sí y un día no, están aquí.

Bueno, pues aún peor, porque padres sobreprotectores,...

...hijos hiperactivos... Bueno, bueno, yo no aguantaría, ¿eh?

Que buenas están las ciruelas. Riquísimas.

-Bueno, pues nada. Que lo pase bien, ¿eh?

¿Me quedo con su camisa?

A ver si consigo quitar esas manchas de ciruelas.-Vale.

Pero fíjese que...

Mire, huela, huela.

¿No nota usted como...

...un olor a otra cosa?

-¿A qué?

A oveja o a queso, ¿no?

-Ya, eso puede ser porque a veces las ciruelas...

...sino están buenas del todo...

¿Sabes que?

Me las voy a llevar yvoy a hacer unos análisis...

...una cosa casera, pero efectiva, y luego le devuelvo el cestito.

Muy bien.

-Gracias, ¿eh? De nada.

Doctor, su cesto.

-Ya, gracias Olivia.

Adiós superman.

Teléfono.

-Sí. ¿Joel?

-¿Qué pasa, mamá? Tu hijo está un poco pachucho.

-Lo que faltaba.

El médico dice que tiene apendicitis.

Apendicitis, eso dice.

-¿Y qué hay que hacer? Según el llevarlo al hospital.

Me ha hecho un volante para el ingreso.

-No pareces preocupada. No lo estoy.

El niño está indigesto porque se ha hinchado a ciruelas.

Pero, bueno, haré lo que digáis.

-Mamá, si fuera tu hijo, ¿qué harías?

¿Qué haría? Pues yo...

Darle una tisana, acostarlo esta noche conmigo y esperar.

Si se pone peor, estoy a tiempo de llevarlo al hospital.

El volante lo tengo.

-Pues haz como si fuera tu hijo. Bien.

Cualquier cosa, os llamo, ¿eh?

-Vale.

-Cariño, no te pongas nervioso. -Que no.

-No te pongas nervioso, ¿vale? -No. Ya está.

-Me parece que ya.

Respira. Respira y muévete.

(NURIA ASPIRA Y ESPIRA)

-No pasa nada. -Respira.

Respira y muévete.

-¿Tienes el neceser? -Lo tengo todo. Como siempre.

-¿Me volverá a doler la barriga?

No, pero si te vuelve a doler, es muy importante, me despiertas.

-¿Dormiré aquí contigo? Pero sólo porque estás enfermo.

-No quiero. Yo tampoco, pero es así.

Ahora me voy a cenar con los demás.

Si te sientes peor, toca el silbato.

Ahora sube Carmen.

¿Se ha tomado la tisana? A regañadientes, pero sí.

¿El arroz hervido? Todo. Quería más.

A Joel también le encantaba el arroz hervido. A mí no.

Bueno, chicos, el postre y a la cama.

(TODOS) ¡No!

-Yo quería bailar. -Y yo.

-Y yo.

-Todos. -Pero una cosa, ta.

Aunque esto no sea un cumpleaños, habrá pastel, ¿no?

Claro que hay pastel.

Uno buenísimo que ha hecho Mercedes, de chocolate.

-Sin velas no tiene gracia. Si hay velas en el cajón.

-Aurora no tiene derecho a fastidiarnos su cumpleaños.

Vamos a hacer una cosa. Imitando a Lewis Caroll,...

...el escritor de "Alicia en el país de las maravillas".

Ah.

Vamos a celebrar nuestro no cumpleaños.

(TODOS) ¡Bien!

-Perdona.

-Aurora no está. ¿Con quién vas a bailar?

-Con... contigo.

-¿Conmigo?

-Sí. Por... ¿por qué no?

-Tienes razón. Por qué no.

Música.

Me asalta gente rara.

Me preguntan dónde paras, dónde has estado...

-No lo mires tanto que lo va a notar.

-¿Va a notar qué?

-Que te gusta un montón.

-Yo no sé ni para qué me invita. -Pero si es un pijo de cuidado.

-Bueno, ¿y qué?

-¿Eso no será lo que parece? -¿Qué haces?

-Corren por la fiesta un par de botellas de ginebra.

Ve con cuidado.

-¿Y tú por qué me vigilas? -Bueno, porque te conozco.

-Salgo con Teresa, la chica que trabaja en casa de tu abuela.

Que no le gustaría ver cómo te cueces...

...por un niñato como ese.

Chis.

¿Quieres que le cortemos el rollo?

¿Cambio la música? -Vale.

-A ver qué es lo que encuentro.

¿Por qué no pones música más tranquila...

...para cortarle el rollo a ese? (RÍE)

Música tranquila.

-¡Aurora!

¿Qué haces? -Nada.

-Me estabas mirando. -Qué va.

-¿Conoces a ese? -Un amigo mío.

-Es un pringado.

Pero si es tu amigo, igual te puede pasar unos porros.

-No fuma porros.

-¿Que no? Lo he visto fumar aquí un montón de veces.

Vamos a la disco. -¿A la disco?

-Sí. Tú y yo.

-Es que tengo que volver a casa a las 12.

-Hablaré con mis padres.

La calma y la memoria...

Que atrás quede el mal tiempo...

...y lo nuestro sea más...

...que una simple historia.

Y digo todo esto no por verte llorar...

...es que sólo me queda ya...

...estar contigo.

Estar contigo.

Y es que sólo tú...

...sabes de mi fragilidad.

Sólo quiero que tú...

...sepas, sepas, sepas...

...que la vida se nos vuela.

Estar contigo.

Es que sólo tú...

...sabes de mi fragilidad.

Sólo quiero que tú...

...sepas, sepas, sepas...

...que la vida se nos vuela.

Y merece la pena...

...vivirla contigo.

(TARAREA)

Aunque deje secuelas...

Estar contigo.

Estar contigo. Oh, oh.

Uh...

Un momento.

Antes de soplar que cada uno piense un deseo.

(NARRA) Gustavo quiere ser Ronaldinho.

Leonor quiere bailar en el Liceo.

Ernesto quiere descubrir la vacuna del sida.

Bioy ganar la copa Davis.

Katia convivir con una tribu de gorilas en Tanzania.

Coral quiere ser escritora, como yo.

Julia, princesa. Feli, anarquista.

Iñaki, actor.

En cambio, Diego ha pedido que mañana para comer...

...pongamos espagueti a la carbonara.

¿Y Miguel?

Molins. Molins casa.

(CARRASPEA) ¿Señora Molins?

Soy Eva Sagués. La abuela de Aurora.

Disculpe que la moleste a estas horas, pero... ¿Cómo?

Sí, pero quedamos que la acercaban a las 12.

Ah. ¿Un amigo de su hijo que tiene coche?

Ya. Sí. Claro, han insistido mucho, pero...

La verdad, me parece una irresponsabilidad por su parte.

Sí, sí. Claro.

Muy enfadada estoy, ¿para qué le voy a engañar?

Se acerca un vehículo. Y preocupada también. Ajá.

Si, ya me imagino que los amigos de su hijo son estupendos...

¿Aurora?

¡Aurora! Cállate.

-Ha sido el peor día de mi vida.

-Se han ido todos a la disco y los seguratas le han pedido...

...el carné y no le han dejado entrar.

Ha venido caminando sola hasta el chiringuito.

-Que me han echado delante de todos, es que ha sido patético.

Molins se ha quedado dentro. -Si ya le he dicho que es un pijo.

Pero lo que yo le diga... Yo me voy a marchar...

...que no quiero que mi colega, que es un poco anárquico,...

...empiece a regalar copas.

-Gracias. -Cuídate.

Gracias. -Hasta luego.

-¿Puede ser que una persona... se enamore mucho...

...y luego se le pase?

El amor es muchas cosas y cada uno lo ve a su modo.

-Es que esta mañana Luis me quería, ¿eh?

Pero esta noche no.

-¿A ti te ha pasado? Quiero decir...

¿Has hecho el ridículo por algún chico?

Muchas veces.

-Duele. Sí.

Todo lo que importa implica un riesgo.

En ocasiones lo das todo y no recibes nada.

Pero aunque te parezca mentira, ahí está la gracia.

Un autor, el maravilloso Col Je, escribía...

"El deseo es embeleso,...

...nunca un intercambio".

-Eso quiere decir que si le deseo no soy tonta.

Cumpleaños feliz,...

Suénate la nariz...

Gracias, ta.

Feliz cumpleaños, felicidades.

¡Aurora!

El gallo cacarea.

Móvil.

Móvil.

Sí. -Mamá, apunta una más.

¿Qué? -Hemos parido 20 días...

...antes de lo previsto. ¿No me digas?

-La recién llegada se llama Ariadna.

Ha pesado 2,850 kg...

¿Y Nuri cómo está? -La nave nodriza la ha expulsado...

...sin sufrir ningún percance. Felicidades.

-Me gustaría emborracharme, pero a estas horas...

...no sé dónde ni con quién. ¿Me puede sostener esto?

Gracias.

¿Y la niña cómo es?

-Muy fea y peluda,...

...se parece a mí. Pobrecita.

-Pero... ¿el rebelde sin causa cómo está?

(SUSURRA) Duerme como un tronco.

Y me agarra tan fuerte que mañana voy a tener agujetas.

-Luego le llamo y le doy la noticia.

Bien. Miguel ya está preparado para cualquier cosa.

Ni se acuerda de que no quería pasar las vacaciones con nosotros.

-No te fíes. Es muy terco.

No más que yo. Besos a los tres. Chao.

Échate p'a allá, venga.

Venga, que me dejas los dos lados.

(LOS PERROS LADRAN)

(EL GATO MAÚLLA)

-¡Las nueve!

Digo todo esto por hacerte llorar.

Lo mejorará...

-¿Qué hacéis? -Calla, no lo estropees.

¡Manos arriba!

-¡Gilipollas, obsesos, traed aquí la cámara!

-¿Qué pasa? -Lo hemos cazado en pelotas.

-Trae la cámara ahora mismo.

-Ahora sólo falta la tuya. -¿La mía?

-Claro. Tu foto en bolas. -¿Y por qué la mía?

-Porque tú también te tapas. -¿Y qué hay de malo en eso?

-Malo, no, pero ¿sabes qué? Es que parece que escondas...

...el anillo único. -¡A la piscina!

(SILBA)

(EL GATO MAÚLLA)

¿Miguel?

-No me sigas.

(EL JABALÍ GRUÑE)

(EL JABALÍ GRUÑE)

El grupo de Teresa buscad en la casa y en el jardín.

Carmen, por el camino hasta la carretera.

Y nosotros en el bosque.

Es importante que nadie se separe, todos juntos,...

...móviles,...

Yo llevo el de Teresa. -Yo el mío.

Vale, no puede estar muy lejos.

Lo encontraremos enseguida.

(LADRA)

(EL JABALÍ CHILLA)

Silbato.

(TOCA EL SILBATO)

Lo que me faltaba. -¿Son cagadas de perro?

No, de jabalí. -¿Voy a por una pistola?

Móvil. Es de fogueo.

-Pero impresiona. Sí.

-¿Mamá? -¿Quién era?

-Alguien que se equivoca.

-Es Lunes, conozco su voz. -Los perros no tienen voz.

-Por ahí. -Pues entonces qué tienen.

Silbato. -¡Lunes!

(GRITAN) ¡Aaaah!

-¡Dios!

Miguel, ¿estás bien? ¿Te has hecho daño?

-Yo no me he hecho daño, ¿y tú? -Yo no, cariño.

-¿Dónde vas tú, niño? -A mi casa de Barcelona.

-Pues ahora no puedes ir.

-¿Por qué no?

-Porque me tienes que pagar la reparación de la furgoneta.

-Es que yo no tengo dinero.

-Pero tienes brazos y puedes trabajar.

-Los niños no trabajan. -En mi país sí.

Y aquí es mi país, me ayudarás con las gallinas.

Me ayudarás con el huerto, me ayudarás con los melocotones.

Tenías razón, Miguel es incluso más terco que yo.

-Cómo la lías, tío. -La ta está muy enfadada.

Te lo paso. Tú y yo ya hablaremos,...

...ahora tu padre quiere presentarte a una persona.

-¿Sí?

-Presta atención, te va a hablar tu hermana.

¿Tu reloj funciona? -Sí.

Pues acuérdate que las dos y media tiene que tocar...

...la campana para llamar a la tropa a comer.

-¿Yo? Empezamos por el pequeño...

...y vamos subiendo.

-Es que a veces no me quiero portar mal, pero me sale.

¿El qué? -La rabia.

¿Te sale como el agua cuando abres un grifo?

-Sí. Tú no quieres, pero te sale.

-Soy malo.

¿Y si intentamos cerrar bien el grifo cuando la rabia...

...quiera salir? ¿Qué te parece?

-¿Cuando se mayor seré un asesino?

No, hombre, no, claro que no. -¿Es fea?

¿Quien yo? -No. Ariadna.

Ariadna. Pues no lo sé porque no la he visto.

Debe ser muy pequeña, como un conejito,...

...más pequeña que el Kaka.

Y no... ve, no habla,...

Te voy a decir un secreto.

La primera palabra que va a aprender...

...va a ser tu nombre.

Miguel.

(NARRA) Volvemos por el camino del bosque,...

...el aire huele a espliego, romero y tomillo.

Y no puedo dejar de pensar que ese aroma...

...lo sienten también los niños cuando van por el campo.

Y me emociono al pensar que mi regalo de cada verano...

...durará más que yo misma.

Que en la profundidad de su memoria siempre habrá un rincón...

...en el que el encanto de estas vacaciones formará...

...un territorio de amor y complicidad.

Y en esa memoria estaré con ellos, aunque entonces no me sea dado...

...disfrutarlo porque mi turno ya habrá pasado.

Mi turno toca ahora en el presente...

No en el futuro.

(SILVATO).

-¡Venga! Hoy es un día muy especial.

Es una sorpresa, muy, muy especial.

(TODOS) Alá, que guapo.

-Son guapísimo papá. -¿Quienes son guapísimos?

-Los burros. -¿Qué burros?

-Les hemos puesto nombre y lo he elegido yo.

Y tienen un establo, y les doy paja...

-Pero si esta burra está preñada. No, no puede ser.

-¿Me puedo quedar con ellos todo el verano? -¿Qué?

El verano es la estación de los amoríos.

-Siempre te metes conmigo, todos los años.

-Últimamente te estas volviendo muy cascarrabias...

...y eso no sienta bien.

-Pero este va a ser diferente.

-Hace dos meses que no me viene la regla.

-Nuestra hija no se quiere venir de vacaciones con nosotros.

El trato es que los padres solo aparecen los fines de semana.

-No tengo fuerzas para tener otro hijo.

A esta chica le gustan demasiado los chicos...

...va a ser muy desgraciada, os lo digo.

Que se ha ido, ¿quién? -Los perros.

-Acabo de comprar un perro por Internet.

-Tú adoptas perros, yo niños.

-Estás loca.

-Hay mucha sangre.

-Me ha estado coceando. -No.

-Están muertos y los has matado tú.

No es maldad Feli es... -Lo que hay que hacer, hay que hacer.

Es instinto.

-¿Puedo rezar contigo?

-¿Si te dejo viéndole me dirías que te parece?

Voy a escribir sobre esta casa.

Sobre los niños, sobre mí, sobre Abdel, sobre el huerto,...

...sobre los animales, sobre ti.

-No lo ha leído.

Una abuela de verano.

-Tú mira y escribe.

Mira y verás como se hacen hombres y mujeres...

Una abuela intermitente.

Abuela de verano - Capítulo 1 - Ver ahora

Rosa Maria Sardà fue una excelente cómica e ironista, pero también se metió en papeles dramáticos para señalar realidades crudas. En la denuncia de la violencia de género Te doy mis ojos (2003), de Icíar Bollaín, la Sardà encarna todo lo contrario de lo que fue en vida: una madre tradicional, con una educación patriarcal, que actúa a la vez como cómplice y víctima de la pesadilla doméstica que experimenta su hija, Candela Peña

 Rosa María Sardà junto a Antonio Resines en la entrega de su segundo Goya

Rosa María Sardà junto a Antonio Resines en la entrega de su segundo Goya

La Sardà fue siempre reivindicativa y una firme defensora de los colectivos oprimidos, marginados u olvidados. Para celebrar la semana del Orgullo LGBTI, RTVE volverá a emitir la comedia A mi madre le gustan las mujeres como parte de una sesión doble en Historia de nuestro cine, el 26 de junio a las 22:00 horas en La 2.

Más noticias en Corazón y tendencias