Enlaces accesibilidad
La Mañana

Secuestros virtuales: redes organizadas que fingen secuestros

  • Pueden hacer hasta 100 llamadas al día, cualquiera puede ser víctima
  • Recogemos todos los pasos que hay que seguir en caso de secuestro virtual
  • Se debe mantener la calma y seguir las recomendaciones de la policía

Por
La Mañana - Secuestros virtuales: redes organizadas que fingen secuestros

Hay redes organizadas que fingen secuestros por teléfono y llaman, pidiendo rescates a las víctimas a cambio de la liberación del miembro de la familia que supuestamente tienen retenido: llaman al azar, y pueden hacer hasta 100 llamadas al día, cualquiera puede ser víctima. El último, ha sucedido este mismo lunes y ha acontecido en Cantabria, en donde han saltado las alarmas.

Las denuncias en España por estos intentos de extorsión han aumentado: se ha multiplicado por 5 en un sólo año. Los que llaman son presos que llaman a diferentes teléfonos fijos desde una cárcel de Chile y hacen creer a las víctimas que tienen a un familiar retenido. En el año 2016 consiguieron una cantidad de 41 mil euros.

Ante estos sucesos, las recomendaciones de la policía son las siguientes:

- No descuelgue llamadas que no espera con prefijo 0056 o +56 o con número oculto.

- Desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo: no son su familiar.

- Mantenga la calma ante la presión ejercida por el falso secuestrador, que usará violencia verbal de cualquier tipo.

- Compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores.

- No realice ningún pago, le exigirán un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar, no envíe ningún dinero.

No facilite datos personales y tampoco los publique en redes sociales.

Avise a la Policía Nacional (091) y grabe la llamada maliciosa.

Por tanto, tal y como se recomienda, se debe mantener la calma en todo momento ante la presión ejercida por el falso secuestrador, ya que la policía podrá solucionar el caso siempre y cuando no se cunda al pánico y se sigan las recomendaciones comentadas.