Enlaces accesibilidad
Eurovisión 2018

Eurovisión regresa a sus orígenes: menos artificios y más música

Por
OTVisión - Así se está construyendo el escenario de Eurovisión 2018

Por primera vez en la historia Portugal celebra el Festival de Eurovisión, y lo hace con la intención de marcar importantes cambios de cara al futuro del Festival. El escenario del Altice Arena de Lisboa quiere mostrar la música sin grandes pantallas ni artificios. En este Eurovisión la música en su esencia va a brillar más que nunca. 

"Creo que podemos ser distintos en el sentido de dejar una huella para el futuro de Eurovisión. Para nosotros fue muy importante cuando Salvador Sobral dijo al mundo que la música no son fuegos artificiales, la música es sentimiento. Hemos adoptado esta declaración como nuestra narrativa y haremos una Eurovisión sostenible desde el punto de vista financiero y organizativo" asegura el director creativo del Festival, Gonzalo Mandail, al Miguel Ángel García, corresponsal de RTVE en Lisboa.

Adeus a las pantallas led

Esta decisión ha llevado a que por primera vez en muchos años el escenario del Festival carecerá de led wall, la enorme pantalla led tan caraterística del festival (solo se instalará en aquellos casos en los que los países aporten la pantalla led como un elemento más de su puesta en escena, como es el caso de Suecia).

La jefa de producción del evento, Carla Bugalho, asegura que este año Eurovisión "será un espectáculo más teatral, regresa a los orígenes, a la escenificación, a la música con recursos más fisicos que las imágenes en una pared de pantallas de vídeo".

El Altice Arena, con capacidad para 20.000 personas, solo permitirá el acceso a 8.300 personas por gala de Eurovisión. El equipo técnico ya está trabajando a contrarreloj para que los días 8, 10 y 12 de mayo salga todo perfecto.