Enlaces accesibilidad
RTVE Somos Ciencia

'El cazador de cerebros' y 'El método', premios Boehringer Ingerheim de Periodismo en Salud

  • ‘El cazador de cerebros’, por el reportaje ‘Dentro de los ensayos clínicos’
  • Luis Quevedo, de ‘El Método’, por el reportaje ‘Los científicos se sientan a la mesa’
  • Los galardones reconocen la labor de los medios es la divulgación en el campo de la medicina y la salud

Por
Luis Quevedo y Pere Estupinyà rtve

El equipo de periodistas del programa de La 2 ‘El cazador de cerebros’ y Luis Quevedo, presentador del espacio de RTVE Digital ‘El método’, han sido galardonados con el premio Boehringer Ingelheim al Periodismo en Salud por los reportajes ‘Dentro de los ensayos clínicos’ y ‘Los científicos se sientan en la mesa’, respectivamente. La 33º edición de los Premios Boehringer Ingelheim de Periodismo en salud ha celebrado su entrega este jueves tras recibir récord de candidaturas: 459 en las cinco categorías disponibles.

El debate de El Método: Los científicos se sientan a la mesa

El equipo del programa ‘El cazador de cerebros’, de Pere Estupinyà, ha sido galardonado en la categoría de ‘Premio a la divulgación en innovación aplicada a la calidad de vida del paciente’. ‘Dentro de los ensayos clínicos’ se adentra en los laboratorios para descubrir los procesos con los que se producen los medicamentos, desde una aspirina hasta tratamientos para el cáncer. El programa muestra, además, algunos casos revolucionarios en terapia génica, esencial para los tratamientos personalizados del futuro.

El premio en la categoría a Mejor Reportaje sobre la pandemia causada por Covid 19 ha sido para Luis Quevedo por ‘El Método’, una producción de El Cañonazo y The Facto en colaboración con RTVE. En el capítulo ‘Los científicos se sientan a la mesa’, conversa con cinco científicos sobre la evolución del virus, la inmunidad, la enfermedad, el futuro, la gestión y la ética. Un galardón que Luis Quevedo ha agradecido “orgullosos de recibir un reconocimiento tan importante por un trabajo ideado y producido en pleno confinamiento con el que quisimos hacer un servicio público útil y, creemos, necesario.”

Para todos los públicos El cazador de cerebros - ¿Está enloqueciendo nuestro organismo? - ver ahora
Transcripción completa

Ahora vivimos más porque tomamos pastillas

y después nos lavamos más, comemos más bien...

-Si no fuera por las pastillas, estaría en el patio de las malvas.

(RÍE)

¿Tú de qué te vas a morir?

-No sé, de toda la comida basura que comemos.

-Comemos bastante mal. -También es que es más caro.

Comer sano, comer todo lo que es la fruta...

No sé, es más caro todo.

Ahora hay mucha gente diabética y mucha gente con cáncer.

Hoy mismo me ha dicho un conocido que un vecino se ha muerto de cáncer.

Cada vez se habla más de los químicos que usan en la producción de carnes,

de que esa podría ser la causa detrás de la aparición

de nuevas enfermedades o de algunas que ya estaban

que se vuelven más frecuentes.

Soy el cartero.

Cuantos más antibióticos te metes,

más te cargas tu propio sistema inmunológico.

Lo estás debilitando cada vez más porque dependes más

de esa ayuda exterior.

Sin esa ayuda exterior, tú te mueres, literalmente.

El organismo se vuelve loco por el estrés también,

que nadie contempla.

El cuerpo es una máquina que necesita sus cuidados.

Y la sociedad actual yo creo que se está pasando de rosca.

"Si estás viendo esto, es que eres una mente inquieta.

Ya somos dos.

Me llamo Pere Estupinyà y quiero investigar

cómo la ciencia intenta solucionar problemas globales,

explicarnos cómo funciona el mundo y hacernos más felices.

Y, para ello, busco cerebros que estén en la mismísima frontera

del conocimiento para que nos cuenten lo que saben.

Bienvenidos."

El programa de hoy nace de una sospecha,

de si el tipo de enfermedades que nos afectan está cambiando.

Envejecemos más, tenemos mejores diagnósticos,

controlamos mejor virus y bacterias,

y esto ha conducido a una transición epidemiológica.

Morimos mucho menos de enfermedades infecciosas ahora

que antes.

Pero incluso con estos factores empezamos a escuchar

alergias, asma, Crohn, celiaquía, ciertos tipos de cánceres,

párkinson, enfermedades autoinmunes...

Es como si algo estuviera alterando nuestro cuerpo

y sistema inmunológico.

¿Enloquece nuestro organismo?

"Un caso muy evidente son las alergias.

Esta sobrerreacción del sistema inmunológico

que según el último informe de la Sociedad Española

de Alergología e Inmunología Clínica,

padecen o padecerán casi un 30% de españoles,

incluso apareciendo en edades avanzadas."

¿Hay más alergias ahora que en el pasado?

Sí. Creo que se puede advertir un aumento,

además de distintos tipos de alergias.

Pero ¿qué tipos de alergia?

¿En gente joven o de aparición tardía?

Normalmente, se observa el desarrollo de alergias en la niñez.

OK.

Supongo que cambian los hábitos de los niños.

También lo que sabemos que es bueno para ellos.

Por ejemplo, si están en contacto con espacios verdes.

Porque nuestro sistema inmunológico es bastante dinámico

y hay que entrenarlo.

Por ejemplo, sí estás expuesto a espacios verdes,

hay microbios, se entrena el sistema inmunológico

y este se acostumbra a ciertas cosas.

Pero actualmente lo que vemos es que los niños no salen mucho.

Pasan mucho tiempo sentados en una mesa,

con un ordenador,

y no están tan expuestos a los microbios.

Durante decenas de miles de años, cientos de miles de años,

vivíamos en la jungla.

Estábamos rodeados de verde por todas partes

y de suciedad de todo tipo.

Con eso ha evolucionado nuestro sistema inmunológico.

Es a lo que está acostumbrado, es para lo que está entrenado,

para tratar con todo tipo de microbios.

Pero cuando empezamos a vivir en ciudades y en casa limpias,

lo que ves es que el sistema inmunológico

no tiene mucho que hacer y cuando encuentra algo,

reacciona exageradamente y empieza a volverse loco.

De algún modo, eso es lo que es la alergia.

"Un sistema inmunológico acostumbrado a la selva

al que estamos obligando a vivir entre asfalto, sin bosques

y con una contaminación que debe alterar nuestro organismo.

Aún no sé si esto lo está volviendo loco,

pero seguro que un poco lo despista.

Y es que a veces parece que las ciudades

estén pensadas para los coches."

¿Por qué el sistema inmunológico sobrerreacciona a elementos externos

y tenemos más alergias?

Has mencionado la hipótesis de la higiene,

que está bastante arraigada, pero ¿qué otros factores hay?

Recientemente hicimos un estudio en el que comprobamos que cada año

200 000 niños desarrollan asma infantil en Europa.

Guau. Es una cifra altísima.

Aproximadamente, un tercio de los casos de asma infantil

se deben a la contaminación ambiental.

Lo que tenemos que hacer

es abordar el problema de la contaminación ambiental.

¿Cuál es el mecanismo por el cual la contaminación ambiental

desestabiliza el sistema inmunológico?

Probablemente lo que va a ocurrir, o lo que está ocurriendo,

es que la contaminación ambiental es un irritante

que causa inflamación en el tracto

y esto facilita que los alérgenos penetren en el flujo sanguíneo

y en los pulmones. (ASIENTE)

Destruye el revestimiento del sistema respiratorio.

¿Quieres un bocadillo para relajarte un poco?

(RIENDO) No sé si podemos.

Uno nunca sabe qué hay en un bocadillo.

Las intolerancias alimentarias no son lo mismo que las alergias.

Creo que son un poco distintas,

aunque quizá haya algún punto en común.

Nuestro sistema inmunológico está implicado en muchas cosas,

quizá también en gran parte en la intolerancia al gluten.

El sistema inmunológico, que fue creado para protegernos,

va ahora y nos está afectando.

No, forma parte del todo.

Está trabajando constantemente.

Nos protege y trabaja en nuestra contra

si no está bien entrenado.

Solo debemos asegurarnos de que esté bien entrenado,

de que reconozca lo que debe reconocer y nos ayude.

Fantástico.

"Un aire contaminado, cierta obsesión por la limpieza,

el abuso de los antibióticos...

No son las mejores condiciones

para desarrollar un buen sistema inmunológico.

El ambiente en nuestro estilo de vida

hace que haya más alergias.

¿Pasará lo mismo con el cáncer o con las enfermedades autoinmunes?

Que no cunda el pánico.

En general, envejecemos más y mejor que nunca.

Pero también vivimos expuestos a sustancias químicas nuevas

como los misteriosos disruptores endocrinos.

Suena complicado y, en verdad, lo es,

pero veremos cómo se está investigando.

La contaminación afecta a nuestra salud,

no solo con las alergias, más asma, sino con menor densidad ósea,

menor calidad de esperma, más muertes prematuras...

Pero el concepto a explorar es si el sistema inmunológico,

que nos protege frente a invasores externos,

quizás porque evolucionó

para entrenarse con sustancias naturales

a las que cada vez nos exponemos menos

y por otro lado lo exponemos a sustancias artificiales

que nunca antes habían existido en la naturaleza,

quizás por eso está perdiendo un poquito su equilibrio.

Y es que no solo hay cada vez más alergias

porque el sistema inmunitario se está trastocando.

Empieza a atacar a nuestras propias células.

"Y esto es lo que le ocurrió al Dr. Pere Santamaria

cuando solo tenía 15 años."

Desarrollé una enfermedad autoinmune que se llama miastenia gravis,

en la que el sistema inmunitario

ataca la unión entre el nervio y el músculo.

El sistema inmunitario,

cuando empieza a atacar a una infección,

crea una inflamación, ataca y mata al agente infeccioso,

pero luego tiene que parar.

El parar es parte del equilibrio.

Hay ciertas células que ayudan a que esto pare.

Si hay una alteración de este equilibrio,

porque el sistema inmunitario no se ha educado correctamente,

en una respuesta inmunitaria normal

puede que se desboque.

Y una vez empiezan estos ataques, a veces no se pueden parar

y se hace una bola de nieve

y luego se manifiesta en la enfermedad

como una entidad clínica. Sí, sí.

¿Y esta percepción de que ahora hay más enfermedades autoinmunes

que hace cinco décadas, o dos décadas incluso,

que están creciendo, es cierta?

Es muy cierto.

Y esto se ha ido viendo en las últimas décadas,

como has comentado.

El aumento de la incidencia viene a ser

de entre un 3 y un 9% anuales de aumento de pacientes

que son diagnosticados con enfermedades autoinmunes,

lo cual es un número altísimo, es un 23% desde el 2002 al 2009,

cuando se empezaron a computar estos cálculos.

Y esto significa que, dentro de unas décadas,

la población tendrá una prevalencia

o un porcentaje de pacientes con enfermedades autoinmunes

mucho mayor del que tenemos hoy.

La gente en la calle no sabe...

Sabe lo que es la esclerosis múltiple

porque la sufre o algún familiar la tiene

o sabe lo que es la diabetes tipo 1,

pero lo que no sabe es que todas estas enfermedades

forman parte de un conjunto de unas 100

que se llaman "enfermedades autoinmunes"

y que son causadas por nuestro propio sistema inmunitario

y que afectan a un 8% de la población,

que es muchísimo.

Si nos tocara resumir cuáles son las principales causas

de que el sistema inmune se esté desequilibrando

y eso genere más alergias,

pero también más enfermedades autoinmunes,

¿cuáles serían?

Yo diría alteraciones sobre todo de la composición de la microbiota

por el uso más... Excesivo.

No excesivo,

pero a veces más generalizado de antibióticos

en la sociedad desarrollada.

Alteraciones en nuestra dieta,

factores ambientales, toxinas que se generen

que puedan alterar la forma de funcionar

de ciertas células de nuestro cuerpo que puedan ser percibidas

por nuestro sistema como células alteradas que eliminar.

No sabemos por qué,

pero hay ciertos componentes genéticos

que son responsables de la especificidad del ataque.

De hecho, hay un caso paradigmático.

En el Crohn,

una enfermedad autoinmune que ataca las paredes del intestino,

en África es muy rara. Exacto.

En las enfermedades autoinmunes, hay el concepto

de un gradiente de sur a norte,

del hemisferio sur al hemisferio norte,

o incluso dentro del mismo hemisferio.

En EE. UU., la incidencia de esclerosis múltiple

por debajo del paralelo 37

es la mitad de lo que es por encima del paralelo 37.

Y aquí hay factores que se creen son ambientales.

Pero también hay

una cierta contribución de factores genéticos.

Pero el componente ambiental, del que estamos hablando ahora,

que está relacionado con las alergias,

es el que es responsable

de este gradiente de sur a norte en la mayor parte.

Cuántas cosas nuevas nos está contando el Dr. Santamaria.

8% de personas con alguna enfermedad autoinmune.

El microbioma intestinal es clave para entrenar

el sistema inmunológico y lo estamos alterando.

La inflamación,

ese proceso normal para reparar heridas internas o externas,

pero que cuando se cronifica,

y esto ocurre también por alteraciones del sistema inmune,

daña órganos internos.

Y lo más importante,

la investigación científica que está realizando

para atacar a estas enfermedades autoinmunes

de una manera más precisa.

"En las enfermedades autoinmunes,

algunas de nuestras células se desprograman

y en lugar de protegernos

atacan zonas específicas de nuestro organismo

creyendo que son una amenaza.

Los tratamientos actuales actúan suprimiendo

el sistema inmunitario en general

y, por lo tanto, aumentando el riesgo de cáncer e infecciones.

No son lo suficientemente específicos

y, por lo tanto, no son óptimos."

Nosotros descubrimos una nueva clase de fármacos

que aborda este problema.

Fue un descubrimiento en cierto modo casual,

como resultado de un fracaso,

pero son unas nanopartículas.

Son bolitas que vienen a ser miles de millones de veces

más pequeñas que una bola de golf, para que se entienda,

que las decoramos, las recubrimos,

con muchas copias de un cebo

que permite a estas nanopartículas

encontrar y pegarse

solo a aquellas células blancas del sistema inmunitario

que atacan a un tejido concreto.

Las reprograman y las convierten en linfocitos

o en células blancas que son antinflamatorias.

Estos fármacos pueden suprimir de una manera muy eficaz

una enfermedad en concreto

sin tocar nada del resto del sistema inmunitario.

Sí, sí, sí.

Por eso es un descubrimiento importante.

"Si pensamos en cómo cambian las enfermedades,

el Centro Nacional de Epidemiología es donde reúnen todos los datos

para estudiar la evolución y sus causas principales.

Aquí se recopilan y analizan los datos de todas las enfermedades

a lo largo de los años y regiones."

Vamos a conocer a su directora.

Tenemos la sensación de que las enfermedades están cambiando,

que hemos controlado bastante las infecciosas,

pero que aparecen de nuevas.

Claro, vosotros lo medís, que sois epidemiólogos. ¿No?

Bueno, lo intentamos medir en la medida que podemos.

Con las enfermedades infecciosas es más fácil

porque existe una tradición muy importante de vigilarlas.

Incluso está recogido por ley.

En las enfermedades no transmisibles, las enfermedades crónicas...

Sí. ...vulgarmente conocidas,

no existe esta tradición de recopilar la información

de una manera sistemática y continua.

Tal vez el cáncer es una excepción.

De todas maneras, aun sin medir, lo que sí sabemos

es que se ha dado...

En el siglo pasado,

se dio lo que llamaron "la transición epidemiológica".

Es decir, las enfermedades transmisibles

eran las más importantes, las que mataban más,

y eso, a medida que han aparecido nuevos tratamientos,

los antibióticos son más eficaces

y otras medidas de higiene, etc.,

han hecho que las enfermedades transmisibles

no maten tanto.

Como resultado de eso, han dado la cara

o han aparecido con más intensidad las enfermedades crónicas,

y son la principal causa de muerte ahora.

Tu área de experiencia es el cáncer. Sí.

Y de los principales, cáncer de mama, de pulmón,

de próstata, de colon,

ahí sí que tenéis muchos datos. Sí.

Sí que se ha visto que unos suben, otros bajan...

Sí que hemos visto

que la evolución de los tumores

no es toda similar.

Por ejemplo, el cáncer de pulmón, que fue una epidemia explosiva

durante el siglo pasado,

en este siglo, por ejemplo, en hombres está disminuyendo.

(ASIENTE) Pero en mujeres está aumentando.

Y, bueno, el cáncer de colon está aumentando,

el cáncer de colon rectal, el de próstata ha aumentado bastante,

el cáncer de mama aumentó mucho en los últimos decenios

del siglo pasado.

Un treinta y tantos por ciento de casos de cáncer

globalmente se deben a factores nutricionales,

tanto la obesidad como la dieta insana,

más o menos sana, como el desequilibrio energético.

Es decir, el sedentarismo.

El segundo factor era el tabaco.

Y luego una serie de factores, como exposiciones ocupacionales,

las infecciones, que suponen globalmente un 15%.

¿Y el estrés?

Se sabe que el estrés está relacionado

con el mejor o peor funcionamiento de nuestro sistema inmunitario

y puede que también esté relacionado con la inflamación.

Que la mala nutrición, la falta de ejercicio

o el estrés nos afectan incluso en cáncer

es algo que ya conocemos, y quizás es la principal causa.

No echemos culpas fuera.

Pero cada vez está más claro que hay factores ambientales

que no tenemos controlados

que también podrían afectar en algunas enfermedades.

Y es importante porque son los menos estudiados.

En el tema del cáncer de mama,

tienen especial interés las sustancias ambientales

que tienen una cierta capacidad estrogénica,

que se comportan como hormonas,

porque el cáncer de mama es un tumor hormonal

y, por lo tanto, todo aquello que pueda ejercer

una actividad hormonal de forma permanente y continua

en el organismo es de gran interés.

Entonces muchos de estas sustancias, la mayoría de ellas son lipofílicas,

es decir, se disuelven en la grasa,

y la mama es un órgano que está compuesto

por tejido epitelial, que es el que produce la leche,

y un gran reservorio de grasa.

Entonces sabemos

que en el tejido mamario se encuentran

muchas de estas sustancias que se sabe que tienen actividad.

Son los famosos disruptores endocrinos.

Sí. Hay una gran confusión en esto,

porque hay gente que les da un papel fundamental en cáncer

y otras dolencias

y hay otros que dicen: "Mira, cumplen...

Cumplen individualmente los niveles de exposición sanos".

Pero quizás en conjunto estamos expuestos a muchos

que, sumados, sí que... Exactamente.

Lo que sabemos en cáncer de mama es que todas las causas que conocemos

no llegan a explicar el 60% de los casos.

Entonces hay algo más... Que se nos escapa.

...que no conocemos.

Por eso es un área ahora mismo de mucha investigación.

Algo se nos escapa.

Yo soy químico y defiendo la química.

Su impacto en nuestra vida es maravilloso

y la tratamos de manera injusta.

Pero también debemos reconocer

que estamos rodeados de sustancias sintéticas

que nunca habían estado en la naturaleza

y que la manera de medir su toxicidad es muy mejorable,

tanto por modelos,

y esto todos los investigadores lo reconocen,

como por el efecto sumado de todas estas exposiciones,

lo que sería el exposoma.

Y también porque hay algunos casos

donde no es cuestión de dosis, como solemos decir.

Hay algunas sustancias, como los disruptores endocrinos,

cuya simple presencia en pequeñas dosis

ya puede tener un efecto.

La Unión Europea se está tomando muy en serio esto

porque reconoce que algo se le escapa,

y es un tema controvertido.

Nosotros hemos intentado acceder a unos organismos

que analizan estos disruptores

y no nos lo han permitido, y eso nos hace sospechar.

A ver, no se trata de crear alarma,

porque a veces este alarmismo también es interesado,

pero si somos buenos divulgadores tampoco de ignorarlo.

"Estudiar cómo nos afectan estos factores ambientales

no es sencillo.

Son muchos y nos exponemos a ellos a lo largo de nuestra vida,

incluso antes de nacer.

Y esto investiga la epidemióloga ambiental Maribel Casas,

analizando los efectos de la suma de contaminantes que nos afectan."

Durante toda mi vida,

voy a estar expuesta a dosis muy bajas.

Pesticidas, bisfenol-A, ftalatos,

percloratos, parabenos, BDT...

Y esto, a nivel epidemiológico,

que es el estudio de enfermedades a nivel poblacional,

claro, necesitas seguir a gente durante toda su vida

para ver si la exposición, por ejemplo, durante el embarazo

hace que esta persona a los 40 años tenga mayor riesgo

de enfermedad cardiovascular.

Lo que me gusta es el concepto de exposoma, de...

(RÍE)

De tener en cuenta toda la suma de diferentes ambientes.

¿Cómo defines el exposoma?

Pues definiríamos todos los componentes ambientales

a los que estamos expuestos durante toda nuestra vida

dejando aparte la parte genética.

¿De acuerdo? El conjunto de exposiciones ambientales.

Y esto reúne muchas cosas,

tanto químicos, contaminación atmosférica,

contacto con espacios verdes, ruido, actividad física, dieta...

Y en cuanto a sustancias químicas

que individualmente se ha demostrado que son seguras...

Bueno, tampoco...

No lo puedes demostrar porque no hay controles aún

para poderlo hacer. ¿Cómo?

Es decir, que los test que existen ahora

están basados a nivel de la toxicología antigua.

¿Los controles que utiliza ahora la UE

para decir que estos son los límites de sustancias y tal

no son todo lo perfectos que deberían?

No, que se basan básicamente en animales.

Ahora ya los animales no los tendremos que utilizar.

Y se basan en muy pocos compuestos, por ejemplo, el típico bisfenol-A.

Muy pocos.

Y a muchas dosis.

Es decir, el bisfenol-A solo podría causar obesidad

si le enchufamos mucha cantidad al ratón.

Por tanto, no podemos ver efectos a bajas dosis,

que sí que pueden ser perjudiciales.

La UE está invirtiendo mucho dinero

en proyectos que diseñen nuevos test

basados básicamente en células "in vitro",

es decir, células 2D.

Ahora es muy chulo, hay células 3D que simulan órganos.

También, por ejemplo, en modelos matemáticos.

Por tanto, ahora nosotros también estamos...

Sí. ...en estos proyectos

para diseñarlos para después...

Yo quiero sacar un nuevo plástico en el mercado.

¿Esta molécula que he diseñado puede ser disruptor endocrino?

Lo testeo. Vale, sí, OK. Sí, sí, sí.

Lo puedo sacar al mercado porque no lo es.

¿Estos misteriosos disruptores endocrinos cómo funcionan?

O sea, ¿qué hacen en nuestras células?

Tenemos que pensar que tienen una estructura molecular

muy parecida a las hormonas de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, el BPA, el bisfenol-A... Sí.

...es muy parecido al estrógeno, al estradiol. ¿Vale?

Que sintetizamos nosotros. Ajá.

Después, cuando llega una célula que tiene un receptor,

como una llave, como una cerradura,

la célula no sabe si es el estradiol,

la célula del cuerpo, o el bisfenol-A.

El bisfenol-A se ancla, se liga,

y genera la respuesta que debería generar la hormona.

Puede hacer la misma función,

que se llama "agonista"... Sí.

...o puede bloquear la acción de otra hormona,

que se llama "antagonista".

Busqué artículos científicos de Maribel.

Aquí tengo uno de "The Lancet", una muy buena revista médica,

de un proyecto europeo que correlaciona

la exposición prenatal y los primeros meses de vida

a ftalatos y algunas sustancias químicas

con menor función pulmonar.

Obviamente, un estudio así tiene mucha exposición en prensa.

Pero aquí hay otro trabajo, también con ftalatos y bisfenol-A,

que no encuentra ninguna relación con el desarrollo fetal.

Este artículo no aparece en los medios.

Y esto genera una distorsión.

Maribel, y tú, sabiendo todo esto, ¿qué?

¿Cómo vivo? (RÍE) ¿Cómo vives? ¿Te emparanoias?

Bien. No, la verdad es que yo creo que estamos un poco insensibilizados

los que trabajamos en este tema. ¿Ah, sí?

Porque al final dices: "Es tan complicado evitar

la exposición a estos compuestos que son invisibles".

Además, los estudios que hacemos solo captan una ínfima parte.

Hay muchos más. Ya.

Sí que me preocupo, ¿eh?

Y compro jabón sin ftalatos, intento ponerme pocos cosméticos

o comer ecológico, etc.,

pero también me preocupan otras cosas,

a nivel de cambio climático, reduzco carne, etc.

"Está claro que gran parte de responsabilidad es nuestra

en hacer ejercicio, tener una dieta sana,

no fumar y, como decíamos, educar a nuestro sistema inmune.

Pero las instituciones deben diseñar leyes y entornos

que faciliten llevar una vida más sana.

¿O es que no funcionó cuando se prohibió fumar

en espacios cerrados?"

Claro, lo de los impuestos a la comida insana

es un tema controvertido, pero al final funciona.

Bebidas azucaradas, comida con exceso de grasa...

Que sea más cara, que tenga más impuestos,

como el tabaco o el alcohol.

Yo estoy totalmente de acuerdo con eso.

Creo que es una medida que garantizaría,

primero, que sea menos consumida,

porque tenemos datos de que nuestra dieta

desgraciadamente ha ido empeorando.

Entonces a mí me parece una medida estupenda.

No sé si es factible, pero claramente...

Factible es.

O sea, falta que todos los intereses vayan en esa dirección.

Claro, lo que no sé es...

La industria alimentaria cumple otras funciones, no solo...

Efectivamente, pero, bueno, quiero decir que yo tengo una visión

que probablemente no es la visión que tiene el político

que también tiene en cuenta, yo qué sé,

la necesidad de tener una industria que se dedica a determinadas cosas.

Pero es muy importante,

porque hay que tener en cuenta

que la adopción de ese tipo de dietas

o de hábitos no saludables

se traduce en mayor carga para el sistema sanitario,

que es un sistema público que pagamos todos.

A mí me parece bastante justo que, en ese reparto de cargas,

a aquel que produce algo que sabemos que no es sano

le caiga una parte proporcional

del posible efecto perjudicial que tenga en la salud.

Llegamos al final del programa

y aparecen dos conceptos nuevos potentísimos.

Primero, para cambiar hábitos,

la información no es lo más eficiente.

Debemos modular entornos que induzcan este cambio de hábitos.

Y segundo, quizás los ayuntamientos tienen más potencial

en salud pública que los propios gobiernos centrales.

La cosa es que si inviertes en carreteras para coches,

obtendrás muchos coches, mucha contaminación del aire,

mucho ruido, falta de espacio verde...

Obtienes zonas de sobrecalentamiento, la gente no hace ejercicio...

Por otro lado, si inviertes, por ejemplo,

en carriles segregados para ciclistas la gente se siente segura.

Irán en bicicleta.

Tendrás menos contaminación del aire, menos ruido,

más socialización, menos estrés.

Menos sobrecalentamiento.

Podrás usar el espacio que ahora se destina a los coches

para espacios verdes.

Se obtienen muchos beneficios.

Pero necesitas cambiar la infraestructura.

Es entonces cuando haces que la gente vaya en bicicleta

o camine hacia el metro o use el transporte público.

Es más factible todo esto a nivel local.

Las ciudades son la clave para realizar cambios.

"Para cambiar hábitos, hay que modificar entornos.

Y las ciudades y gobiernos locales son clave para conseguirlo.

Quizás deberíamos recuperar partes, no todas,

de esa selva donde nuestro organismo vivía como en casa."

El cazador de cerebros - ¿Está enloqueciendo nuestro organismo? - ver ahora

RTVE Somos ciencia

RTVE es el grupo multimedia que más apoya a la ciencia. El pasado 12 de noviembre, con motivo de la Semana de la Ciencia, la Corporación reforzó su apuesta por la divulgación científica con el encuentro ‘Somos Ciencia’, una conversación abierta desde el Estudio 6 de Prado del Rey en la que participaron divulgadores científicos y periodistas especializados para celebrar la ciencia y la divulgación.

Además, en el portal ‘Somos Ciencia’ se pueden encontrar noticias, documentales, ciencia divulgativa, entretenida, rigurosa y de calidad, en vídeo, audio o a través de noticias digitales.

RTVE

anterior siguiente