Enlaces accesibilidad
Gen Playz

¿Por qué no podemos aspirar a independizarnos hasta los 30?

  • En este Gen Playz nos planteamos si es posible emanciparse antes de la treintena
  • ¿Son las familias nuestro sustento? ¿Cómo nos afecta esto?
  • ¿Debería el estado garantizar una vivienda digna?

Por
Gen Playz
Gen Playz

Aunque en Gen Playz nos gusta ser optimistas, la realidad, pero sobre todo los datos, nos hunden en la miseria. La edad media para irse de casa en España es de 29,5 años, según el último estudio de Emancipación Juvenil. Esto unido a que la tasa de paro juvenil es superior al 40% y que los precios de los alquileres están por las nubes, nos lleva a deducir, sin ser nosotros videntes, que la cosa está chunga. El futuro no pinta nada halagüeño para la generación z, pero tampoco para nuestros predecesores millennials.

No recomendado para menores de 16 años ¿Por qué nos independizamos cada vez más tarde?
Transcripción completa

# Si buscas el calor de un largo abrazo

# en 20 metros cuadrados de amor. #

Abandonar el nido es cada vez más complicado.

Muchos jóvenes afectados por la pandemia

han vuelto a casa con sus padres.

Los últimos estudios nos sitúan a la cola de Europa

a la hora de emanciparnos.

Mientras, se debate sobre la regulación del alquiler,

las ayudas a los jóvenes o las viviendas sociales.

Con este panorama, ¿están los jóvenes

condenados a vivir con sus padres hasta los 30

o a compartir piso con desconocidos y ser unos eternos adolescentes?

¿Te has independizado realmente si te siguen dando la paga

y los tupper tus padres? Dentro, "Gen Playz".

¡I, inde, independencia!

Cosa que no pasa, no pasa esa emancipación en los jóvenes.

Cada vez, un número más estremecedor, Darío.

Tendríamos que parar el 90 y tantos de nuestro salario

para vivir de forma independiente, según los estudios.

Encantado, encantado de hacerlo porque...

(RÍE) Encantado de hacerlo.

Veo las paredes de mi casa y me alimento.

¡Ah, qué ricas!

Por mitosis. Yo lo sé.

El pladur, cada vez más rico.

Bueno, no robéis. ¿A qué edad te fuiste de casa?

24. 24.

Más o menos. Yo me fui a los 18.

Vivía en un piso en Delicias con una chica llamada Lana Carda.

Me dejaba unos mensajes horrorosos,

hacinada, en un patio interno.

Y para respirar, una pajita que me conectaba con el exterior.

Decía: "Ahora". (RÍE)

Ahora, ahora, Atleti, ahora.

Pues de eso vamos a hablar esta tarde.

¿Independizarse antes de los 30? Interrogación.

Dentro vídeo.

El último estudio del Consejo de Juventud

sobre emancipación juvenil sitúa la edad media

para irse de casa en los 29 años y medio.

Este estudio está mal, es contradictorio.

Con 29, es un prejubilado en forma.

Si la situación para la juventud ya era complicada,

con una tasa de paro del 40 por ciento.

Vete de casa con un trabajo de becario, que igual ni cobras.

Y el precio del alquiler por las nubes.

La crisis del COVID ha sido la gota que colma el vaso.

¿Cómo afecta esta situación a los más jóvenes?

Independizada, entre comillas, porque dependo de ellos.

¿Qué previsiones de futuro nos esperan?

Me independicé, pero perdí el empleo

y el que tengo ahora no me da.

¿Se debería regular el alquiler?

¿Son las familias el verdadero estado del bienestar?

Mamá, dame el tupper, lávame la ropa, plánchame las camisas.

Me ayudan mis padres. Si no, es imposible.

¿Qué significa independizarse de verdad?

He dejado de fumar, casi no salgo, ahorrando de donde se puede.

Me ha gustado.

Es que somos vagabundos con padres, esa es la realidad.

Bueno, hemos traído a una mesa realista.

Pedro. ¿Qué tal?

¿Qué tal en esos 12 metros cuadrados de amor?

Pues bastante rico.

Todo muy pegadito. ¡Mm! ¿Muy pegadito?

Se ha quedado así de pequeño por vivir en 12 metros cuadrados.

Ya te digo, como las japonesas en la antigüedad,

cuando les vendaban los pies para que tuviesen un 36, 35.

Hay que ahorrar en zapatillas. ¡Hombre!

Esa gente eran unos visionarios.

Las Sneakers, había ahí un negocio.

Así te has quedado, con las mismas bambas y la misma chupa.

Igual, con el ordenador, triquitrás.

Triquitrás.

Por delante y por detrás, es lo que hace él.

Bueno, tenemos a Adrià Junyent Martínez.

Bona tarda.

-Bona tarda.

Vicepresidente de Consejo de la Juventud de España.

No sabía ni que había un consejo de esto.

Nada. Así nos pones al tanto.

Ellos han elaborado un informe del que vamos a hablar.

Así que bienvenido. Gracias.

¿Te hace ilusión?

Sí, es un tema que a la juventud nos afecta mucho

y tener este espacio para hablar y poder dar esos datos...

¿Tú vives de forma independiente? Sí, por suerte, sí.

Guay. Rompo la media.

Luego la diré o si queréis, ahora.

Por suerte, vivo en Madrid.

Bueno, vale, vamos allá.

Francois Moreno. Hola, cariño, ¿cómo estás?

-Hola, ¿qué tal? Bienvenido.

Estudiante de Ciencias Jurídicas de las Administraciones Públicas.

¿No has podido coger algo más chapa?

Bueno, es lo que hay.

Si te apasiona ser funcionario, nada mejor que eso.

Ya, yo estoy en ello también. Estoy haciendo carrera.

Guillem, director de programas globales en el Institut Ostrom

y estudiante de Máster en Abogacía.

-Hola.

Hola. (RÍE)

Hola, Guillem, bienvenido.

Y Andrea González, que ya estuvo con nosotros.

Ella es estudiante de Psicología y presidenta de CANAE.

-Sí, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes.

Ahí lo llevas. En fin, tela.

¿Por qué nos vamos tan tarde de casa?

-Si estamos en paro, no podemos alquilar una vivienda.

Puedes cobrar el paro y tener una vivienda,

pero si no tienes trabajo, no puedes.

En mi caso, las últimas veces que he buscado piso

me decían: "¿Y tu contrato indefinido?".

Ocho meses de fianza.

Sumas y tienes que pedir un préstamo para entrar en un piso

porque te piden muchos meses de entrada.

Está ese problema, no tenemos trabajo, no tenemos ahorros.

-No tenemos oportunidades. -Y el precio del alquiler.

Ha subido más del triple que los salarios.

Una cosa no se compensa con la otra.

Y no podemos pagar el alquiler.

¿Deberían regular la entrada de los alquileres para los jóvenes?

Nosotros creemos que sí y no solo la entrada,

también el precio del alquiler.

Hay un debate si economía o política social.

Pero yo creo que cuando se especula demasiado

con un bien como la vivienda, que en Madrid hemos visto

zulos de 20 metros cuadrados

por 900 euros al mes, que la juventud es lo que cobra,

entre lo que necesita la gente y lo que tiene,

si hay una discordancia, se tiene que regular.

Proponemos que se regule el precio en las zonas tensionadas.

¿Qué es una zona tensionada? Madrid, Barcelona, Valencia.

Las zonas donde tienes que destinar

más del 30 por ciento del salario, que es lo que recomiendan...

Ah, sí, la regla de los tres 30, como en la hostelería.

Si tienes que pagar más del 30 por ciento

del salario, tendrían que bajar los alquileres.

-Es la tasa de... Oye, una cosa.

¿Tú cuándo te fuiste de casa? -Tempranico.

Como iba rulando de casa en casa al principio,

con 16 o así ya empecé a irme de Sevilla.

Yo seguía llevando dinero a casa porque estaba mal la cosa.

Y a Madrid me vine con 20 años.

Y ya llevo aquí bastantes años.

¿Y cómo es tu experiencia?

¿Cómo ha sido tu experiencia, además, de venirte a Madrid,

que es como la hostilidad? Bastante natural.

Al principio llegaba aquí y me quedaba en casa de gente

hasta que ya encontré el point y pude pillarme un pisito.

Pero no tiene nada que ver con el sur.

La vivienda es mucho más baja.

Sobre todo, en pueblos y zonas así,

que están lejos de la ciudad,

te puedes comprar una casa por 100 000 pavos.

Y aquí, por ese precio, te compras el pomo de la puerta.

Arreglar el pomo porque lo han okupado hace una semana.

-O la antigua portería. Ya, ya.

¿Esto es distinto en otras ciudades, como comentaba?

Es cierto que en Madrid se agrava esta situación.

Todos los datos más fuertes van a estar en Madrid o Barcelona.

Es cierto que en Valencia, centro de Sevilla,

Bilbao o Salamanca, ciudades universitarias,

sí que ocurre.

No es lo mismo un pueblo de Extremadura que Barcelona.

Pero también ocurre, claro que ocurre.

Guillem, ¿se han convertido las familias

en el verdadero estado del bienestar?

-No sé si sustituyen al estado del bienestar,

pero sí que ayudan a los jóvenes,

no solo a los jóvenes,

en todo aquello que necesitan.

La familia siempre ha tenido un papel muy importante

y no es malo que lo tenga.

Lo que decían de los alquileres, este dato es muy interesante,

pero ya se ha tenido en otros sitios,

en ciudades como Berlín, Estocolmo, San Francisco,

esto ya se planteó hace tiempo

y la regulación de los alquileres no funcionó.

De hecho, si miras los datos, te indican lo contrario.

Regular el precio del alquiler hizo que aumentaran

los precios, parece contradictorio, pero es así.

Tienes economistas de izquierdas y de derechas

que te dicen que es así.

No sé si es más importante que los políticos

vean estos estudios que no seguir diciendo lo de las familias.

¿Qué querías decir, Adrià?

-No, dos cosas.

El tema de las familias es muy curioso.

Hay muchas políticas sociales que las familias cubren.

Pero no todas las familias son iguales.

En España, muchas veces, y yo lo he hecho,

el error de decir que hace 20 años estábamos mejor o 10 años,

antes de la crisis estábamos muy bien y no es así.

Había también gente en riesgo de pobreza hace 10 años

y esa gente no tenía cómo emanciparse.

Su familia no podía darle una vivienda digna, comida.

Hay gente que tiene problemas de alimentación en España.

Y luego el tema de la regulación de alquileres o no,

depende del economista al que le preguntas

te dirá que sí sirve, que no.

La medida se puede diseñar bien o mal.

Lo que es verdad...

-Si no me equivoco, son el 90 por ciento de los economistas.

Hay encuestas y son el 90 por ciento que decían

y corregido por sesgos.

-Habría que ver a quién se pregunta.

Pero también hay economistas.

Por ejemplo, el Sindicato de Inquilinas

tiene estudios que demuestran que hace falta esa regulación.

Francois, tú que vives en Alemania ahora, me consta,

fíjate cómo lo sabemos todo,

tú que vives en Alemania, ¿qué panorama hay allí?

-Yo la verdad es que vivo en una ciudad

que es como un pueblo grande. No llega a ser una ciudad.

Precisamente vivo en el norte de Alemania

y aquí también es una completa locura.

La ciudad en la que yo estoy es una ciudad portuaria,

con lo cual, atrae a mucho turista.

Y pasa lo mismo que pasa en las zonas costeras en España.

Y es que muchos dueños prefieren

alquilar sus pisos como pisos vacacionales

a alquilarlos para largas temporadas

porque les sale más rentable.

De hecho, yo, para poder encontrar la casa,

aunque me la ofrecían desde la organización

con la que estoy aquí haciendo un voluntariado,

les fue muy difícil porque preferían

alquilarlas para vacaciones antes que a una persona

que te asegura una entrada mensual fija.

-Aunque ahora con el COVID... Ya, ya.

Eso ha sido... -Eso baja un poco.

-Una buena hostia para el sector.

Con la nueva ley de vivienda, ¿qué políticas hay

para ayudar a los jóvenes o pensadas para la juventud,

para ver si se puede independizar antes la peña, hay algo?

-Ahora mismo está a debate la ley.

Hicimos una consulta pública, mandamos nuestras aportaciones.

Lo que es importante es generar un parque de vivienda pública.

Que haya viviendas del Estado

para los jóvenes o las familias vulnerables.

Como de protección oficial, pero con distinta regulación.

E intentar evitar los guetos.

Que no todo sea gente que esté fatal económicamente,

que haya de todo. -Claro, si no, serían guetos.

-Claro. Ya, ya entiendo.

Yo precisamente... -De hecho...

Esa es la solución.

Hay que aumentar la oferta pública y privada

y con eso te van a bajar los precios.

Lo que decía él de regularlo,

planificarlo, eso se puede debatir.

Pero aumentar la oferta es importante.

¿Con la pandemia se ha vuelto mucha peña a casa de sus padres?

-Sí. Sobre todo, la gente que estaba estudiando

en otra comunidad autónoma.

En España, por cómo es el sistema universitario,

mucha gente se va a estudiar a otra comunidad

por la nota de corte, varias razones.

Esa gente, cuando empezó este drama,

allá por marzo, corriendo volvió a casa

y muchos se han quedado.

El sistema universitario tampoco está organizado para esto.

Ahora estamos con la semipresencialidad.

Depende de la universidad, se lleva mejor o peor.

En mi universidad, voy a clase un día a la semana.

Yo tengo la suerte de vivir a 12 kilómetros de la universidad.

Cojo el metro y estoy allí.

Gente que vive en Zaragoza o que vive en Gandía

y que va a la universidad, tiene dos opciones.

O pagar un piso todo el año para ir un día a clase.

O ir y venir desde Zaragoza o desde Gandía

cada día que tiene clase presencial.

El sistema está de una manera que tampoco ayuda

a esta gente, es que somos muchos los estudiantes,

son muchos los que estudian en otra comunidad autónoma.

Eso ha afectado bastante.

-Con el dato...

Por intentar ver si hay más factores

en este problema, yéndonos del tema económico,

¿creéis que hay algo cultural

que hace que estemos...? En casa hasta los 30, sí.

Porque hay muchos chistes de esto.

Vivo de mis padres hasta que puedo vivir de mis hijos.

-Es el típico comentario, a mi entender, un poco "cuñao".

Soy un poco cuñada.

Yo conozco gente que le gusta vivir en casa de sus padres.

Eso es fantástico. -No es lo general.

-A mí caen bien mis padres, me gusta vivir con ellos.

Pero llega una edad que necesitas emanciparte.

Hay una parte de eso y hay países como Suecia,

la tasa de emancipación,

o sea, la edad media de emancipación es de 17 años.

¿A los 17 años se van? 17,8.

-Como los chiquillos.

-Hay países que están peor que nosotros.

Estamos en 29 y la media está en 25.

Pero hay más de estructural, más de paro,

más del precio que no de lo otro.

De hecho, si quitamos a los universitarios,

la gente que hace FP a los 22 años

está en el mundo laboral o querría estarlo.

Tú puedes estar con tus padres y estar bien.

Pero si tienes un trabajo, una pareja o no,

quieres vivir solo con tu gato...

Has dicho solo con tu gato.

Eso, en una ciudad como Madrid, a mí no me pasa, cariño,

y presento este programa.

-Ni queriendo. Ni queriendo.

-Sobre todo, cuando estamos estudiando.

Es que eso ya me parece... Vamos a la universidad.

O a formación profesional.

Estudias cuatro años, en el mejor de los casos,

cinco, seis, más luego el máster,

tienes que dedicarle tiempo a tus estudios,

pero si para estudiar fuera necesitas trabajar,

tu rendimiento académico baja porque tienes que trabajar.

Al final, se juntan demasiados impedimentos.

¿En qué condiciones se independiza la gente?

-Pues en las que puede.

A ver, bastante, entre comillas, tieso.

Gracias a Dios, pude hacer un dinerillo

y ahorrar y hacer un par de movimientos bien.

Pero no quiero ni imaginarme cómo están los chiquillos

si con una base de cero quieren pillar.

Sobre todo, en Madrid, en este caso,

alquilarse una vivienda, están bastante vendidos.

Por ejemplo, en el centro,

por 900 euros, 20 metros cuadrados.

Y por ahí va la media.

Con el COVID algunas cosas han bajado bastante.

Pero por lo general, es así.

¿Cómo un chiquillo va a permitirse eso

si no es a partir de sus padres?

Lo veo bastante complicado a día de hoy.

Están los precios bastante jodidos.

Es, como todo, sistémico.

Si no tienes curro, no tienes... -Es una rueda.

El artículo 47 de la Constitución Española

dice que todos tenemos derecho a disfrutar de una vivienda digna.

Muchos estudiantes tendrán una vivienda, pero no es digna.

Las condiciones en las que están viviendo...

-Están viviendo... -Están viviendo en zulos

por 700, 800 euros al mes,

antiguas porterías reconstruidas en un sobresuelo.

Pisos que a lo mejor antes eran grandes en Madrid,

de un piso grande se han hecho 25 individuales.

Eso no son condiciones para vivir ni para estudiar.

No, no.

A tenor de lo que estás diciendo,

¿es que preferimos aguantar un poco más en casa

para currar de lo nuestro y no en cualquier trabajo?

¿Puede ser uno de los factores?

-Al final, hay una parte de la juventud que está perdiendo

calidad de vida al irse de casa de sus padres.

No solo calidad de vida.

Hay mucha juventud que acaba en la pobreza directamente.

Vives en pisos muy pequeños.

Si no tiene calefacción, te puedes gastar

200 euros al mes en la calefacción eléctrica.

Quiero decir, hay mucha gente pobre.

El 30 por ciento está en riesgo de exclusión social.

No podemos pagarnos los gastos del piso, internet.

¿Cómo no vas a estar con tus padres?

-Los jóvenes somos el colectivo que más riesgo tiene

de pobreza y exclusión social.

-Uno de cada cinco jóvenes... -Es pobre.

-Los que trabajan, uno de cada cinco está en riesgo de pobreza.

-Trabajando. -No significa dejar de ser pobre.

Guillem, ¿preferimos tener el iphone 12

a pagar la tasa de basuras?

-Yo no me atrevería a hacer aquí

pontificado sobre quién prefiere qué.

Oye, pontifica, Guillem, hombre.

-Te hago el comodín.

-Yo diría que, por lo general, la gente prefiere independizarse

y lo que espera es que las condiciones sean óptimas.

Si decide hacerlo, que pueda hacerlo.

Que haya un mercado laboral que le responda.

Sin saber, yo creo que la mayoría de la gente

prefiere pagar la tasa de basuras para vivir por su cuenta.

Bueno, vamos a ver qué opina Danel,

ese que no está independizado.

Que tiene la mamá Alicius en casa dándole marmitako.

A ver qué nos has traído. -Cómo come.

Como en casa, en ningún sitio.

Ayer cené una pizza y ponía eso en el envase.

Me puse a pensar: qué bien está uno en su casa,

en su cuartito, con su pijamita,

su taza del desayuno y su calcetín de las pajas.

Hablo de una casa en la que no vive nadie más.

Una casa en la que te levantas

y meas mientras te rascas una nalga con cada mano

y escuchas: "glu, glu, glu".

El sonido como de un estanque japonés,

de meditación, como con unas carpas.

Pero no es más que jugo de espárragos

que está corriendo por tu uretra

y estampándose contra la cerámica del baño,

que, probablemente, no has limpiado en semana y media.

Eso está bien porque tú pones tus propios límites.

Independizarse es difícil, principalmente,

porque es caro, a nadie le molesta, escúchame,

puedes tener una capa así de gorda

en el suelo de tu casa compuesta de roña de las uñas,

que mientras sea de tus uñas, no te va a molestar.

No somos familiares.

La gente tiene la audacia y los cojones gordísimos

de publicar un artículo:

¿Son los españoles tan familiares

y tan apegados a sus familias que no quieren irse hasta los 37?

La gente dice eso y no se despeina.

Todo el mundo quiere irse de su casa, vivir su sueño,

quiere ser Avril Lavigne en 2008 y tener un gato esfinge.

Pero no se puede porque cuesta mucho dinero.

Esto se convierte en esta espiral de la que ya os he hablado.

Esta pescadilla que se chupa la polla.

El precio de la vivienda es muy alto,

pero no soporto a mi familia y quiero huir.

Vendo mi alma a un trabajo de mierda

de 14 horas sin cobrar las extra,

me hipoteco a un casero abusivo y estúpido

al que tengo que besar los pies para que me deje colgar un cuadro.

Trabajo en unas condiciones nefastas para poder vivir

y pelearme por tener un hogar, un pequeño nidito

al que llamar mío, que no es mío

porque es del casero gilipollas o es del banco.

¿Quieres una parcela en el mundo contemporáneo?

El capitalismo te dice: ¿Ves esa bota plomada?

Quiero que la lamas hasta que quede como los chorros del oro

y así, igual tienes una baldosa en la que poder caerte muerto.

Como diría el padre de Miley Cyrus, mucho en lo que pensar.

Yo estoy hablando de viviendas como una cosa individual.

Pero la gente comparte piso, mal de muchos, consuelo de tontos.

Y como somos tontos, nos consolamos.

La gente comparte piso, nunca sale bien.

Cuando convives con una persona

bajo la única premisa de que sois pobres,

puede haber toda la conciencia de clase que quieras,

pero la gente solo está a gusto con su propia porquería.

Yo traigo mi porquería y tú traes la tuya

y juntas crean una amalgama de porquería

que no nos gusta a ninguno.

Se crean diferencias, amistades de toda la vida,

amistades profundas pueden ser reventadas

porque tu compañero de piso te ha dejado pelado el canuto

del papel de váter y tengas que limpiarte con el cartón

y hacerte un quiste en el culo porque llegas tarde.

Mucha suerte a todos los convivientes.

Mucha suerte a los que vivís con vuestros padres.

Mucha suerte a los que os habéis independizado

porque Dios sabe en qué condiciones

o a quién le habéis abrillantado los bajos.

Y a los que colgáis tuits con las llaves de vuestro coche

y de vuestra casa diciendo que a los 21 habéis emprendido

y habéis conseguido todo os deseo una muerte lenta

y dolorosa y que os reencarnéis en cucaracha,

en escarabajo pelotero, en alga

o en alguien que nace en el seno de una familia humilde.

Paz.

(RÍE)

No vivimos por encima de nuestras posibilidades,

sino por debajo de nuestras necesidades.

Qué bonito. ¿A que no te lo has inventado?

Claro que no. Ya lo sabía yo.

Muy bien lo de Danel. A mí me ha gustado.

Yo traigo ahora... Datos.

Los datos. Factos.

Me encanta. Los datitos.

# No vuelvas a mí aunque te quiera. #

lo baso en estadísticas. Sí, ¿eh?

Venga, dale. Vamos para allá.

Esto ya lo hablamos en el programa sobre los trabajos precarios.

Pero hay que decir que los chavales

en este nuestro país no llegan ni a los 1000 pavitos.

¡Oh!

937 es lo mínimo.

Cuando se hablaba del mileurista. Del mileurista.

Ahora el mileurista es... El sueño español.

En vez del sueño americano... Es lamentable.

Claro, hemos escuchado un datito en la intro.

En Madrid, si los chavales quieren irse a vivir solos,

van a tener que dedicar un 105 por ciento de su sueldo.

¿Qué? Nada, eso no es nada.

Está bien.

Y si eres becario, de los que casi tienen que poner pasta

para entrar a currar... Ya está.

Y si no, a gramear.

Y sonido de grillos.

105 por ciento del sueldo.

Ponte que llegas esta mañana y el jefe dice:

"Martínez, te lo voy a subir un poquito".

Alcanzas ese 105 por ciento.

Por fin puedes ir a tu palacio de 22 metros cuadrados.

(RÍE) 22 metros cuadrados.

Que yo lo veo bien, joder. Sí.

Pones un cuadro y ya tienes decorada toda la casa.

No necesitas más.

En los Sims sube la comodidad de decoración a full.

Poniendo una flor. Dos neones.

Y la casa entera.

Nos conformamos con... Quiero decir, queremos mucho.

El secreto está en no tener expectativas.

Si luego ya quieres ir, me voy a comprar una casa,

tengo la solución, gente.

Seis añitos íntegros de tu sueldo para pagar la entrada de una casa.

Vamos a ver, hay una cosa que no entiendo.

Comer está sobrevalorado.

Las plantas llevan haciendo la fotosíntesis muchos años.

Comer y follar, no hagas nada. No gastes.

Follar es gratis, pero gastas calorías.

Y es de pobres también.

Sí, es verdad. Bueno, depende.

Así están las cosas y así se las hemos contado.

Bueno, ¿y qué...? Fact.

¿Qué efectos secundarios tiene esto?

-La salud mental, que ella puede hablar mejor

como futura psicóloga, va a afectar mucho.

De hecho, ya afecta...

Cuando somos jóvenes, estudiantes o no,

estoy estudiando cuatro años una carrera para qué.

-Las expectativas. -Para acabar en un zulo

con otro compañero de piso...

-Esos cuatro años estudiando, en un piso interior,

las ventanas son así de pequeñas y la única luz

que te entra es de 12 a 1.

Acercas la cabeza a la ventana para que te dé algo de luz.

-En el confinamiento se ha visto.

Lo han pasado en sus pisos y eso es vergonzoso.

-Si tiene un balcón, ese chaval goza.

Se pone una mesita y le da el aire, pero si es interior...

-Y una cosa muy interesante que ha dicho Danel

es que estamos suponiendo que todas las familias

tienen una buena situación.

Nos queremos ir de casa porque queremos vivir solos,

queremos vivir la vida...

No, hay gente que tiene situaciones difíciles en casa

y necesita salir de casa por su salud física y mental.

No es solo un capricho.

Los jóvenes se quieren independizar muy pronto.

Es que hay situaciones muy duras

en las que se está mejor en 22 metros cuadrados,

pagando 800 euros al mes, que en tu casa

de Majadahonda, con tu familia, en tu chalé

de 300 o 400 metros cuadrados.

No siempre la familia es un lugar seguro.

-También ha nivel de tu vida. Hay gente que quiere tener hijos.

Allá ellos.

Hay gente que quiere irse a vivir con su pareja.

Hacer una vida y no puedes y eso también afecta.

Los jóvenes tenemos unas tasas de ansiedad y depresión brutales.

Le iba a preguntar a Francois.

¿Crees que tiene relación la independencia con la madurez?

-Vamos, pero de calle.

Eso está claro.

Vamos a ver.

Una persona que...

¿Sale más tarde de casa, qué le pasa?

Para empezar, no se ha cocinado a lo mejor un huevo en su vida.

Que es un puto cuadro, que no sabe poner la lavadora.

Yo me he encontrado con esos jardines.

Sí, sí.

Mi ex no lavaba la lechuga ni los canónigos,

razón por la cual le dejé. -Normal.

Lo veo.

-Es una buena razón de peso.

-Cuando te vas de casa, o maduras o maduras.

Mamá ya no está para ponerte la lavadora.

-La videollamada está ahí: "Mamá, ¿qué programa era

para las sábanas?".

-Conozco gente que lleva 10 años

sin lavarse la ropa y sin planchar.

Bueno, yo llevo unos cuántos sin planchar, que no hay plancha.

No cabe una plancha en mi casa, mucho espacio.

Con la humedad del cuarto de baño.

La pongo como un cuadro.

Le busco un marco y la pongo como un cuadro.

Pero sí que por ejemplo...

¿Hay una correlación, Francois,

entre el crecimiento de la tasa de emancipación

y el retraso de la tasa de natalidad?

-¿A ti te dan ganas de tener nenes

cuando estás en casa de mamá?

Yo creo que no. Para empezar, porque no sé...

Depende de la relación que tengas con tu familia,

pero si tienes la suficiente libertad

para estar con tu pareja en casa de tus padres.,

Ole por ti, pero a mí...

Eso, ni de coña.

Entonces...

Por supuesto, tú no empiezas a tener nenes

hasta que no estés solito

para tener un hogar donde poder criar a tus hijos.

Si lo estás pasando mal en 22 metros cuadrados,

creo que a lo mejor te planteas más

el traer una criatura para que esté en esos 22 metros.

Un chiquillo germina bien.

(RÍEN)

Un chiquillo... -En una servilleta.

En un terral. En una servilleta mojada.

(RÍEN)

Guillem, ¿cómo afecta esto a nuestro país?

-Es evidente que todo esto es

porque no hay estabilidad salarial.

Si los sueldos fueran más altos

y la tasa de contratos indefinidos fuera más alta,

no hablaríamos de problemas de acceso al alquiler

ni de cuándo decidimos tener una familia o no.

Esto tiene un coste y es evidente.

Tiene un coste en productividad

porque muchos jóvenes no entran en el mercado laboral

porque la regulación, el entorno económico no les da acceso.

Y esto tiene un coste brutal.

Pero no solo para las personas, que ya lo han comentado,

sino en general, para la economía.

-No es que la regulación no deje entrar,

sino que somos una economía de segunda

y no generamos empleo de calidad, industria verde, digital.

Somos de ladrillo y turismo y suecas.

-Y lo que ha dicho Guillem sobre los contratos indefinidos.

Solo el 8 por ciento de los contratos

en jóvenes son indefinidos.

Ni siquiera yo estoy indefinida.

Soy joven. -Mala suerte.

-Yo no sé qué es eso, nunca lo he visto.

¿Por qué aproximadamente cada cuatro meses

algún redactor de algún periódico

decide sacar un nuevo término sobre lo guay que está

comerte tus propias uñas, que alimentan un montón.

Hay que romantizar la pobreza. El coliving y estas cosas.

O sea, ¿por qué?

Hay que romantizar la pobreza para que nos acostumbremos.

-Y no nos quejemos tanto.

Lo dice con una risota, qué simpático.

-Me río por no llorar.

Los problemas que comentamos los sufrimos la juventud.

Pero si no cambian las cosas,

dejaremos de ser jóvenes y seguiremos aquí.

De hecho, amigos de 35 años

hasta ahora no han podido tener hijos

porque no han tenido trabajo, vivienda estable.

-En los países asiáticos es así.

La peña hasta los 40 no tiene una vivienda digna.

Rollo como en Madrid.

Una vivienda digna para ellos es de 20 metros cuadrados.

Y empiezan a tener hijos a los 40.

Y parecen chiquillos. ¿Quieres ser padre?

¿O no, Pedro?

Cuando se dé el momento, me lo plantearé.

Pero mientras estemos en esta situación,

en la que mi hijo va a estar peor que yo...

-Se retrasa todo. Dicen: falta natalidad.

Terminas de estudiar depende a qué edad.

Tienes que buscar un trabajo.

Un trabajo que te permita cierta estabilidad.

Encontrar piso, encontrar una pareja.

Aquí entra cada tipo de familia, cada familia es un mundo.

Al final, te plantas en 33, 34, 35 años

para poder empezar a planteártelo.

Y luego te dicen: "A partir de los 35, las mujeres

tienen un porcentaje de que los niños..."

No me ha dado tiempo a hacer nada más.

He acabado de estudiar y he buscado un trabajo

para poder estabilizarme.

Has metido el óvulo al lado del Maxibon.

-Sale el niño y lo mandas a trabajar.

Compadre, te vienes conmigo.

Sí, sí.

Yo quería que me trajeses algún dato,

espera, que te lo pregunto,

si se están sacrificando necesidades básicas

con tal de pagar el alquiler.

-Claro. Si tienes datos, ya flipo.

El dato que decía él es el de Madrid.

El estatal es que un 92 por ciento

de tu salario va para el alquiler.

No te queda nada más.

En un estudio que sacamos hace un año y medio,

no lo tengo aquí ni me lo sé de memoria,

decía que los jóvenes, había un alto porcentaje

que tenía problemas para pagar los suministros: internet...

Ocio, ya ni hablemos.

Muchos no nos lo podemos permitir.

Hay cosas que se dejan de hacer.

Al final, es eso, la pérdida de calidad de vida.

También nos afecta psicológicamente

y en el día a día de lo que te puedes permitir.

-Que el hombre más rico de Babilonia es imposible.

Eso de destinar un pequeño porcentaje

al ahorro y a la inversión.

Tienes que ir al cien por cien.

-Al final afecta en la motivación.

Qué motivación vas a tener para estar

cuatro años estudiando una carrera universitaria

para saber que vas a terminar trabajando,

en el mejor de los casos, en la hostelería

porque no hay oportunidades en tu profesión.

La gente, evidentemente, se frustra

y al final, el típico drama cuando acabamos la selectividad,

qué elijo, qué elijo.

A lo mejor la gente no se guía tanto por lo que le gusta,

se guía por lo que tiene salidas económicas,

lo que sé que me va a dar un trabajo.

Eso afecta al mundo laboral.

Tienes a personas en puestos que no deberían estar ahí.

Está todo el mundo amargado.

Va para Zoom, Guillem.

Y Francois también puede responder.

A nivel de estado, a nivel de gobierno,

¿qué puede hacer, qué puede promover

para intentar ayudar a la chavalería

y bajar la edad de independizarse?

Bueno, empiezo yo.

Lo primero es lo que comentamos de la estabilidad salariar.

En España hay un problema gravísimo,

que es la dualidad laboral.

Los jóvenes es muy difícil que puedan salir

de este círculo vicioso de los contratos temporales

y que no sean a jornada completa.

Lo primero que se debería hacer es eso.

Corregir esta dualidad laboral

e ir hacia delante con medidas que busquen,

que fomenten la contratación indefinida,

que den incentivos para la flexibilización.

Luego, para bajar el precio del alquiler

y que la gente se independice, más oferta, más oferta.

Francois, ¿tú qué piensas?

-Para empezar, tenemos que tener un trabajo para poder vivir.

No sé, ayer...

Esto que estaba viendo Facebook, me salió...

¿Facebook, Francois?

Eh... -Joven a medias.

-Me salió sobre los debates que estaban haciendo ahora

sobre los Presupuestos Generales del Estado.

No sé...

Una cosa que se me quedó grabada

fue que en algunas comunidades autónomas

se ha destinado menos dinero

a los planes de empleo juvenil.

Si le estás quitando dinero a eso,

por mucho que lo metas en otro lado,

¿cómo quieres que la sociedad vaya para delante?

Viviendo de las pensiones de los abuelos.

-Una anécdota que ilustra muy bien, es muy interesante,

el año que viene, en cuarto,

me gustaría venir a Madrid a hacer un Séneca.

Hace un par de años se aprobó

la partida al Séneca en los PGE.

El Séneca es como un Erasmus, pero dentro de España.

Te dan dinero al mes para poder vivir.

Está aprobado, pero a nadie se le ha ocurrido

que ha llegado el momento de coger qué partida de los PGE

necesita, o sea, de poner el dinero.

Si quieres hacer un Séneca, no tienes dinero

porque no ha salido la persona que ha dicho que se va a coger

este dinero cuando ya ha sido aprobado.

Por ejemplo, el tema de becas. Es que sin dinero...

Si no trabajamos, sin dinero, sin becas, el tema Erasmus,

las becas al residir en una comunidad autónoma diferente,

pero si además de que ya se ha aprobado,

vuelve la beca Séneca, me puedo ir a Madrid,

pero pasan los años y nadie le ha dado la partida de los PGE.

¿De dónde sacamos el dinero?

-Volviendo un poco a la temporalidad,

con el... Datos.

Lo que te gusta.

Con la pandemia se ha reducido la temporalidad,

pero no podemos estar contentos

porque cuando hay un parón económico como este,

a la gente que echan es la más barata.

La que tiene un contrato temporal.

Se ha reducido un 26 por ciento la temporalidad.

Los contratos indefinidos solo han bajado un 5 por ciento.

¿Por qué? Porque los jóvenes con contratos temporales

hemos sido los primeros en irnos de la empresa,

éramos más baratos de despedir.

Tenemos que volver a casa de los padres,

tenemos menos oportunidades para emanciparnos.

Al final, lo que hay que hacer,

para que no volvamos a pagar la crisis otra vez...

Que ya estamos en ello.

Creo que con Guillem estaré en desacuerdo.

Hay que recausalizar la temporalidad. ¿Qué significa?

Que para que un empresario

te haga un contrato temporal haya un motivo.

Es decir, que te tengan porque es una actividad diferente.

Pero es que los jóvenes no vemos un contrato indefinido en la vida.

Y cuando nos lo dan, es porque saben

que nos iremos o por alguna cuestión así.

Hay que conseguir dar calidad al empleo.

-Es un mito, ya no existen.

-En el mundo de la música y este rollo artístico,

por ejemplo, España tiene un IVA que es fortísimo

comparado con muchos países

que no tiene nada que ver esa tasa

y al final, estás pagando un dineral por todo.

Es impresionante.

¿Al final, gano o pago? -La cuota de autónomo...

Que acaba de subir unos euros al mes.

Debería ser progresiva.

Si cobras 5000 pagas lo mismo que si cobras 500.

-Claro, sí, pero bueno.

Que es todo sistémico.

Guillem, te voy a decir adiós, pero di algo, mi chocho.

-Iba a decir algo y se ha acabado el tema.

Él decía que se tiene que justificar la temporalidad.

Lo que debe pasar es que no haya la opción de la temporalidad.

Se hace un contrato único

y todo se rige por el contrato indefinido.

Como está estructurado ahora,

además de ser de los más rígidos de Europa,

lo que hace es sobreproteger al indefinido

y dejar al temporal al descubierto, sin protección.

Buscar el punto medio y de este modo,

vamos a conseguir que muchísimos jóvenes

que tienen mucha inestabilidad salarial,

gracias a un contrato indefinido

lejos de lo que tenemos ahora,

puedan dar este paso adelante.

Francois, que te deseo mucha suerte por ahí, cariño.

Que vaya muy bien. Danos tu último mensaje

de esperanza para los jóvenes que se quieran emancipar.

-Pues nada, les diría que si se quieren ir prontito,

que hagan como yo, que se busquen alguna historia por fuera,

que las hay, difíciles de encontrar,

pero las hay y que se puede salir de casa.

Hombre, claro.

-A Alemania todos. A Alemania todos.

Como en el 36.

Oye, chicos, tengo unas reminiscencias aquí...

Francois, Guillem, muchas gracias por haber estado con nosotros.

Os mandamos un besazo gigante.

Y nada, mucha suerte, mucho ánimo

con vuestros estudios, vuestros proyectos

y que vaya todo muy bien.

Vamos a ver qué basura nos ha traído Grey Trash.

Como es Trash, basura. Es una broma, te queremos.

Máquina, máquina. Máquina.

Eh...

Sé que estás muy bien con Fabiola y con tus hijos,

pero a ver, haz memoria.

¿Alguna vez has dicho: "Aquí tenía que estar Juanito"?

¿Me has echado de menos? -Sí.

¿Qué?

# Beso en la boca es cosa del pasado. #

(TARAREA)

Ahí lo llevamos.

¡Ole que sí!

Hemos incorporado, como siempre, a nuestras "jóvenas".

Que bueno, representativo,

no sé si vivís en casa de vuestros padres,

pero tenéis poca luz.

O sea, luz amarilla de esta ya reciclada o algo.

Huele a patio interior. A patio interior.

Huele a patio interior. A primero izquierda interior.

Pilar, encantada de saludarte.

24 años, politóloga y presidenta también

del Consell de València de la Joventut

y todas estas cosas.

El Consell Valencià de la Joventut.

Ah, bueno, yo es que me lo he inventado.

Estamos improving.

Oye, ¿tú vives sola?

¿Vives de forma independiente?

Sí, pero no vivo sola.

Vivo con unas compañeras de piso, pero de manera independiente.

Bueno. Y Celia tiene 19 años.

Estudia Ciencias Políticas y Administración Pública.

No sé por qué os está dando por esta carrera.

Os aconsejaría que os dedicaseis a otra cosa.

Y bueno, estudia en Salamanca.

Estás en un piso de estudiantes. ¿Esto es así?

Sí, estoy en un piso compartido y nada.

Lo que Dios no da, Salamanca lo presta.

Empiezo por ti, Celia.

¿Qué te hace sentir ese dato de que los jóvenes

no nos emancipamos de media hasta los 29 años?

Yo la verdad es que no considero que me haya emancipado

porque económicamente, vivo de mis padres.

Mis padres me pagan el piso, pero estoy aquí sola.

Y...

Cuando termine la carrera, me veo otra vez en mi casa.

Y en verano, igual.

Así que hasta los 30 no me voy a independizar.

Una cosa, Pilar.

¿Cómo ha sido la convivencia con tus padres,

crees que has madurado desde que estás by your own?

-Yo creo que sí que he madurado.

Al final, es algo importante que los jóvenes deben vivir.

Porque si hasta los 29 años no se consigue,

hay una serie de experiencias que no se aprenden.

Porque no es lo mismo estar en casa con tus padres,

que muchas veces te permiten más cosas,

a tener que compartir piso y abrir la mente

y ceder porque aprendes conviviendo con otras personas.

Y por ejemplo, Celia, ¿cómo llevas el tema

de las tareas, de vida adulta, etcétera?

¿Te da buen rollo?

¿Tienes un planteamiento de decir: como máximo, a los 25 me planto?

-No, de vida adulta, no sé.

Como trabajo en verano...

Yo soy un poco independiente.

Pero no me veo independizándome totalmente de mis padres

hasta los 26 largos.

Y más, por el tema del dinero.

Si pudieras pedirle algo al gobierno

en materia de alquileres, ¿qué le pedirías?

Pues algún tipo de subvención

o trabajos menos precarios, mínimamente.

Bueno, y una cosa, Pilar,

¿te gustaría vivir de forma totalmente independiente?

-Sí, y no esperar a los 30 años.

Pero como decía Celia, no va a ser fácil.

Y lo que hablabais antes también.

El tema de los contratos.

Si solo firmamos contratos temporales,

eso no lo va a permitir.

Bueno, pues nada, chicas,

muchas gracias por haber estado con nosotros.

Os deseamos muchísima suerte.

Y que salgáis pues yo qué sé...

Que dejéis de compartir el wifi del de arriba.

Bueno, un besito muy grande, chicas, gracias.

Bueno, esto ya está tocando, Darío,

el calor del final del programa, que ya lo sabes.

Está tocando techo. Sí.

Como yo en mi casa. Como tú en tu casa, sí.

Tocando techo.

Yo quiero que me hagas unas conclusiones,

unos consejos para la gente. A ver, chocho.

La gente que te esté viendo y diga: "Yo quiero ser LaDroga".

Saldrían corriendo. Saldrían corriendo. No.

Diríamos... Es divertido.

Es divertido y eres un ejemplo.

¿Has jugado al Sonic? Pues algo así.

Rapidísimo y saltando. Pa, pa, pa, pa.

¿Qué consejo le darías a la peña para poderse...?

Que ahorren. Que prioricen.

Que ahorren. Ahorren, investing.

Investing, que se busquen una buena chorba.

Que no echen cuenta al del trading del Youtube.

Pero si tienen un colega, ese sí.

Te puede sacar de cosas.

No, básicamente eso, que se pongan para el día de mañana

tener todas las cosas ready.

Si ahora no te pones y empiezas a hacer tonterías,

cuando te das cuenta, no tienes nada

y no has tributado ni un día.

Aparte de lo mal que está la cosa,

que se centren un poquito en la movida

porque si vas a lo loco con tu vida,

aunque ya les han cerrado las puertas a los chiquillos.

Ya no pueden estar todos los findes...

Ni siquiera se pueden drogar a gusto.

Estoy hablando de una parte de la población.

No me malinterpreten. Bueno.

No nos malinterpreten. ¡Eh!

Que si quieres, puedes y que le eches un poco

de talante a la situación.

Focus, si te centras, lo vas a conseguir.

No te vayas con el cuerpo

de que tiene que estar todo como en tu casa,

porque con 25 años no lo vas a conseguir.

¿Eso o no es? Depende en qué te metas.

Bueno, no queríamos hablar...

Todo dentro del comercio... De la legalidad.

Exacto.

Adri, dinos unos cierres brutales.

Tíranos los datos, danos esperanza,

soluciones, cosas que necesitemos cambiar y podamos hacerlo.

-Más que esperanza, quería dar ánimo

a esa gente que se ha quedado en paro por culpa del COVID,

que estaba empezando a arrancar su vida

después de años de estudio, tanto FP como universidad.

Ánimo, que saldremos de esta. No sé si mejor o peor,

pero con mejores políticas de vivienda y empleo,

con regulación de alquileres y contratos más indefinidos.

Y, además de todo esto, el momento alquileres,

que era lo que nos ocupaba hoy,

¿podemos hacer nosotros,

aparte de que se solicite un cambio en la regulación,

nosotros, de forma activa, tú, que estás

en una movida tocha, podemos hacer algo?

Yo lo que animo a todo el mundo a participar.

En los scouts, en partidos, en sindicatos,

en asociaciones de vecinos... En Facebook.

En Facebook también, las redes son importantes.

Participar, moverse.

Hay cosas de nuestros padres que en los 70 lo petaron mucho.

Podemos beber de eso.

Nosotros también podemos conseguir muchas cosas.

Pues me parece muy bonito.

Andrea, haznos tu reivindicación final.

-Simplemente, a los estudiantes que estáis viviendo una situación

un poco precaria, que tenéis semipresencialidad,

donde no se ha pensado en vosotros,

que busquéis asociaciones de estudiantes, el claustro,

que os asociéis y que busquemos la manera

de cambiar esto, investigad becas,

existen becas que son muy desconocidas, no se difunden.

De fundaciones concretas. O incluso del Ministerio.

Te dan dinero por vivir en una comunidad diferente.

Mucha gente no lo sabe.

Investigad, asociaos, participad.

A ver si entre todas...

¿Desde CANAE echáis un cable...? Por supuesto.

Tenemos un servicio de asistencia

para la gente que no sabe cómo pedir una beca,

nosotros siempre difundimos estos procesos.

Los estudiantes no saben que tienen derecho a una beca

a partir de primero de bachillerato por estudiar.

Depende de tu renta, será más o menos dinero.

Pero en una renta media,

te pagan la matrícula y el dinero que necesitas.

El coste de oportunidad.

Informaos, buscad.

Y si necesitáis alguna cosa, CANAE está ahí.

Y respecto de las casas, que la gente le eche papo.

Sí, que intente aguantar.

Que intente estudiar aquello que le gusta

y no aquello que tiene más salidas.

A lo mejor dentro de 15 años las salidas no son las mismas.

Están desfasadas. Darío.

Vamos allá. A la cámara.

Vamos allá.

-Díselo.

Estoy pensando con todas estas cosas.

A lo mejor es que los jóvenes sois muy cómodos.

A lo mejor es que queréis todo masticadito.

A lo mejor os falta una mili.

¿Cuántos brazos tenéis, dos?

¿Cuántos riñones tienes, dos, qué quieres?

¿Pulmones, dos también?

Pero ¿tú de qué vas, qué quieres?

¿No leéis la prensa o qué? ¿No sabéis lo que es el coliving?

¿No sabéis lo que es el nesting?

El picking garbage.

¿30 metros cuadrados?

¿Para qué quieres más, eres un oso panda?

Mucha Play.

Y yo cierro con el "Romancero del Prisionero".

Cuando mayo era por mayo, cuando hace la calor,

cuando canta la calandria y responde el ruiseñor,

que no veía la luz del día el hombre

de no ser por una avecilla que le cantaba al albor

hasta que se la mató un ballestero

y que le dé Dios galardón.

La peña que vive en pisos interiores hacinada,

desde aquí les mandamos hoy un especial saludo.

Eso es así.

Síguenos en Instagram, Twitter. Facebook.

Youtube. Facebook no tenemos.

Menos mal. Bueno, no sé.

-¿Y cómo se enteran las viejas de esto?

Hablamos el próximo de memes, 2020.

Hacemos repasito guapo. Ahora sí que sí. ¡Adiós!

¿Por qué nos independizamos cada vez más tarde?

Para ver si conseguimos salir un poco de esta bajona, hemos invitado al programa de hoy a grandes y jóvenes contertulios: Pedro LaDroga, el mismo que confiesa que vive en una casa de 12 metros cuadrados, Adriá Junyent, Vicepresidente del Consejo de la Juventud de España ahora mismo con trabajo, François Moreno, estudiante de ciencias jurídicas de las administraciones públicas, Guillem Valéncia, estudiante de máster de abogacía y Andrea González, estudiante y Presidenta de Canae.

Alquileres desorbitados 

Adriá: “Casi tienes que pedir un préstamo para alquilar un piso en Madrid o Barcelona, porque te piden muchos meses de fianza o una nómina estable”, apunta Adriá. Y es que el precio de los alquileres, sobre todo en la grandes ciudades, no ha dejado de subir. El problema es que los sueldos no han seguido la misma curva ascendente: "El precio del alquiler ha subido más del tripe que los salarios", mantiene Adriá.

¿Debería entonces el estado regular el precio de los alquileres? En este punto nos encontramos con opiniones dispares. Adriá pide que así sea ya que la situación actual es insostenible. "En Madrid hay zulos de 20 metros cuadrados por 900 euros al mes, que ya es en sí lo que cobran la mayoría de los jóvenes. Entonces proponemos que se regule el precio en las zonas tensionadas; ciudades donde tienes que destinar más del 30% de tu salario al alquiler." Guillem opina todo lo contrario: "En ciudades como Berlín o Estocolmo ya se planteó esto de la regulación de los alquileres y no funcionó. Porque regularlo hizo que aumentaran lo precios."

Adriá sostiene que es fundamental, tal y como están las cosas, crear un parque de vivienda público. "Es decir, viviendas que el estado nos alquile a los jóvenes y a las familias más vulnerables, pero intentando evitar crear guetos." François desde su experiencia fuera nos cuenta: "En el norte de Alemania, donde yo vivo, es también una completa locura. Esta es una ciudad portuaria que atrae a mucho turista y pasa lo mismo que ocurre en zonas costeras en España. Muchos dueños prefieren alquilar sus pisos como vacacionales que hacerlo por larga temporada. Lo cual hace súper difícil encontrar algo digno."

¿Hemos vuelto a casa por la pandemia?

Andrea, que actualmente cursa una carrera universitaria en Madrid, destapa la problemática existente entre los estudiantes: "Ahora mismo el sistema universitario que tenemos en España no facilita las cosas. Es decir, yo por ejemplo en mi universidad tengo un día a la semana de clases presenciales, no tengo problema porque tengo la uni a 12 km de mi casa, pero la gente que por ejemplo es de Zaragoza, tiene que alquilarse un piso en Madrid por un día a la semana de clase o ir y venir en el día. El sistema no ayuda a los estudiantes que estudian en una comunidad autónoma diferente a la que viven.

¿Es posible dejar de depender de los padres?

"Veo muy complicado no depender de lo padres, porque están los precios bastante jodidos", afirma Pedro. El dato es que el 50% de los jóvenes cobra menos de 1.047 euros, pero si los pisos están por encima de los 700, ¿cómo se mantiene esto? Los jóvenes madrileños abocados a vivir en pisos de 23 metros, titulaba El Mundo.

Andrea lo expone así: "Habrá muchos estudiantes que si tenga una vivienda, pero no es digna. Estamos viviendo en zulos por 700 o 800 euros al mes: buhardillas, trasteros, semisótanos o incluso porterías rehabilitadas. La población joven somos el colectivo que más riesgo tiene de pobreza y exclusión social. Entonces, ¿cómo nos vamos a ir de casa de nuestros padres?"

Por su parte Adriá también da un dato significativo: "Los jóvenes que trabajan, 1 de cada 5, sigue en riesgo de pobreza. Trabajar en España no significa dejar de ser pobre." En este punto sale el humor que caracteriza a LaDroga, que dice: "Mileurista, en vez del sueño americano, el sueño español."

¿Cómo nos afecta esta precaria situación?

La respuesta es evidente. En primer lugar, dejando de lado lo económico, esto afecta a la salud mental de las personas. Porque como dice Pedro: "Hay muchos chavales en pisos interiores donde les entra la luz del sol de 12:00 a 13:00." Luego está la situación familiar de cada uno: "Estamos suponiendo que todos los chavales tienen una buena situación familiar en casa. No siempre la familia es un lugar seguro," recuerda Andrea.

Por otra parte está la parte de las metas, los objetivo de vida y las expectativas incumplidas. Sin duda todo esto genera muchísimas frustraciones. "Hay gente que quiere tener hijos o irse a vivir con su pareja y no puede. Quizás por eso las tasas de ansiedad y depresión son brutales," subraya Adriá.

En el lado opuesto, está Guillem que cree que si los sueldos y la tasa de contratos indefinidos fueran más altos no estaríamos hablando de este problema. Es decir, para él el problema es el contexto económico.

¿Se están sacrificando algunas necesidades básicas para pagar el alquiler?

Según Adriá esto es un hecho en España: "Un estudio que sacamos hace un año y medio decía que un alto porcentaje de jóvenes tenían problemas para pagar los suministros de su casa." Andrea va todavía más lejos y señala que todo esto afecta a la motivacion: "¿Qué motivación vas a tener para estudiar 4, 5 o 6 años de tu vida para saber que vas a terminar trabajando en una profesión que no es la tuya y mal pagada?

Consejos

Pedro LaDroga nos dice que ahorremos: "Que se pongan ya porque sino pasa el tiempo y no tienen nada. De repente no has tributado ni un día en tu vida. Así que, que se centren un poco." Adriá, por su parte, anima a todo el mundo a participar, a moverse, ya sea en sindicatos, movimientos sociales o asociaciones. "Porque algo conseguiremos." Andrea recomienda investigar las becas que hay y estudiar aquello que nos guste y no aquello con más salidas.

PLAYZ

anterior siguiente