Enlaces accesibilidad
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Salir por la noche con miedo a ser drogada y violada

 Noticia   Tolerancia cero  

  • #DenunciaTuBar alerta sobre la sumisión química, una realidad en aumento en España 
  • Una violencia dirigida sobre todo contra chicas jóvenes y adolescentes. Ellas también sufren más la violencia digital 

Por
Grupo de amigos de fiesta en una discoteca.
Grupo de amigos de fiesta en una discoteca. GETTY IMAGES

"No te vuelvas sola a casa"

"Si vuelves a casa en taxi pídele al taxista que espere hasta que entres en el portal"

"Cuando tomes algo en una discoteca no pierdas de vista la copa para que no te echen nada raro".

Estoy segura de que estas frases u otras similares como "avísame cuando ya estés en casa" o "compárteme tu ubicación a tiempo real" le son familiares a más de una chica. Me atrevería a decir que a todas las que han salido y salen a divertirse de noche. Las han escuchado de boca de sus padres o amigas cada fin de semana, trascienden a las generaciones y lo peor es que la realidad les da la razón.  

Las agresiones sexuales en locales de ocio nocturno están aumentando. Una violencia que afecta, mayoritariamente, a mujeres jóvenes y adolescentes a las que se las viola después de drogarlas sin su consentimiento en esos locales. Es lo que se conoce como sumisión química, una realidad que ha aumentado en los últimos dos años llegando a triplicarse. 

Por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la MujerTolerancia cero dedicó su último programa a este relevante asunto que preocupa en España, donde se ha puesto en marcha la plataforma #DenunciaTuBar, heredera de #BalanceTonBar, creada por el movimiento feminista belga.

Piden a las instituciones que las mujeres puedan disfrutar de un ocio nocturno seguro y por tanto que actúen e investiguen para esclarecer los hechos. En nuestro país se puede solicitar ayuda a través del correo electrónico denunciatubar@gmail.com o en Instagram en @denuncia_tu_bar.

Tolerancia Cero - Especial 25-N: #DenunciaTuBar - 19/11/21 - escuchar ahora

Catalina García, una de sus integrantes, asegura que han recibido muchos testimonios de víctimas violadas en estas circunstancias. "Estamos realmente saturadas. Y la gran parte de vícitimas son mujeres que han sido drogadas en su copa sin su consentimiento, se despiertan en la cama con alguien y no recuerdan las tres o cuatro horas anteriores. Es terrible lo que está ocurriendo", lamenta. Además, añade, "cuando van a la policía les dicen que han bebido demasiado o les preguntan qué ropa llevaban puesta, algo intolerable en un estado en el que se debe proteger la seguridad de las mujeres".

Las redes sociales se están conviriendo en aliadas y a través de ellas y de activistas como Sindy Takanashi han salido a la luz recientemente más casos de sumisión química en nuestro país.

Adolescentes y violencia de género

Alba, Zoe, Luisa, Clara tienen 20 años y algunas ya han sufrido violencia de sus parejas, a través del móvil. Todas han experimentado el miedo de llegar a casa solas, de escuchar comentarios machistas.

Zoe cuenta que empezó a ser consciente de la violencia que sufrían de forma casi casual: “Empecé a seguir cuentas de divulgación que publicaban indicadores sobre violencia y dije: esto me suena”. 

Todas coinciden en que la clave está en la educación y en la implicación de los hombres: “Que señalen a su amigo, a su compañero. Es lo más incómodo, pero lo más útil”. Y llegan a una misma conclusión: “No dejarlo pasar. Cuando ves algo, actuar”

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - ¿Saben las chicas más jóvenes identificar la violencia?: "Lo más importante es no dejarlo pasar" - Escuchar ahora

Un 27,4% de los menores de 29 años cree que la violencia de género es una conducta normal en la pareja. ¿Qué está pasando con los más jóvenes?, ¿y qué podemos y debemos hacer como sociedad?.

Binario, la serie documental de Playz, aborda en su cuarto capítulo la violencia de género en la adolescencia, un proceso escalonado que empieza por el control, del móvil por ejemplo, y culmina en violencia física.

No recomendado para menores de 12 años
Transcripción completa

¿Te resulta familiar?

¿Tienes conversaciones así con tu novio?

¿Discusiones sobre tus amigas?

¿Celos? ¿Control? ¿Chantaje emocional?

Si es así, hazme caso: tienes un problema.

En 2017 murieron en España 49 mujeres a manos de sus parejas.

Es una cifra dramática, pero se ha ido reduciendo

desde que entró en vigor la Ley de Violencia de Género.

Hay más concienciación, lo que se traduce en más denuncias.

Sin embargo, entre los jóvenes la situación parece ir a peor.

Mientras logramos reducir las víctimas entre los mayores,

un 27,4% de los menores de 29 años cree que la violencia de género

es una conducta normal en la pareja. En 2017 solo en la Comunidad

de Madrid aumentó en un 50% el número de menores atendidas

por violencia machista. El 21% de las mujeres de 16 a 24 años

ha sufrido violencia psicológica de su pareja en el último año,

frente a la media del 9,6% de las mujeres de cualquier edad.

Ocho menores fueron asesinadas el año pasado. En una sociedad

que lleva años tratando de concienciar sobre la violencia

de género, ¿qué está pasando con los más jóvenes?

Vamos a pensar las causas por las que existe la violencia

de género en los adolescentes.

No me voy a matrimonios consolidados, no, en adolescentes.

La educación en el ámbito familiar, instituto...

-Los roles y estereotipos que se ven día a día en la tele también.

-La pornografía. -La presión social.

-La presión familiar.

Muchas de las causas que habéis dicho son, fundamentalmente,

culturales. ¿Cómo afrontamos esa violencia cultural?

¿Qué podemos hacer?

Cuando ocurrió, yo tenía 17 años. Llevaba poco tiempo con mi novio.

Ya sabía que algo no iba bien, pero no sabía qué.

Simplemente sentía que no tenía las riendas de mi vida.

El proceso de la violencia de género en la adolescencia es un proceso

escalonado en el que el primer peldaño sería el control

de las redes sociales, el control de las amistades,

el control de los hobbies, el control de la ropa...

Y el primero de estos tramos es como mucho más invisible

porque las chicas no se dan cuenta de que eso es violencia de género.

Le di mi contraseña de redes sociales y él a mí la suya.

Si yo estaba hablando por el móvil, él estaba asomado mirando.

Me acuerdo de la primera vez que me dio por salir,

llamándome cinco o seis veces... Se puso de tal manera que vino

hasta donde estábamos a recogerme, se puso a gritarme, superagresivo,

a mí me daba miedo acercarme a él, y ya pasó mucho tiempo

hasta que yo volví a salir.

Yo decía: "Mi novio sí me deja salir".

Claro, claro que me deja salir, lo que pasa es que luego,

como salga, hay consecuencias.

El chantaje es muy sutil al principio:

"Si te quieres ir con tus amigas, tú verás lo que haces".

O: "Si me quisieras de verdad, lo harías",

que también se da mucho en el tema de la sexualidad.

Muchas de las chicas han sufrido

una violencia sexual por falso consentimiento.

La mayoría de las veces era obligada. Me decía: "No te estoy obligando,

si tú quieres decir que no, me dices que no y ya está".

Y entonces, claro, si yo decía que no después venían las peleas.

No sabía si era consciente de que me estaba obligando, no sé.

Yo solo sabía que no estaba cómoda.

En ese momento no me daba cuenta; a día de hoy, sí, y era algo

que ves como normal, que lo pintan tan normal, que si una pareja

te dice que no te pongas esa ropa,

o "no me gusta que salgas con esta persona" lo puedes ver normal.

¿Quién pinta que es normal, la sociedad, otras relaciones...?

Yo creo que es la sociedad y las relaciones que tenemos entre dos...

La televisión saca campañas contra la violencia de género

que cae toda la responsabilidad en la mujer y le dice: "Denuncia".

Es muy importante que denuncies, que no te calles, ¿pero no podría

también visibilizarse un mensaje al público masculino que sea como:

"Hola, no violes, no seas machista..."? No sé, algo así.

En realidad a la mayoría de muchachos tú les dices:

"¿Tú violarías a tu novia? ¿La maltratarías".

Y te dicen: "Hombre, pues no".

Pero sí serían capaces de hacer muchas cosas que ellos mismos

no reconocen como malas, y por eso... Tenemos que dar herramientas

también a los chicos para que no sigan los estereotipos

que nos marcan, sepan hacerlo de otra manera y para actuar

con las chicas de otra forma.

El teléfono ANAR es un teléfono de ayuda a niños y adolescentes

que sufren la violencia de género. La edad de las adolescentes

que nos llaman es aproximadamente de 15 a 17, pero es verdad

que también tenemos en torno a un 12% de chicas de 12, 13 años.

Aproximadamente el 60% de las adolescentes que llaman

no son conscientes.

Hay componentes de violencia que ellas no están identificando.

En el 70% de las ocasiones que nos han llamado,

no han denunciado

ni han tenido una intención firme de denunciar.

Llegó un momento, por ejemplo, en que yo no podía estar

en el salón con mis padres. No quería que tuviese relación con ellos

y me obligaba a estar todo el día en mi habitación.

Cuando se acercaba un chico a hablarme y tal, me sentía fatal,

era como si estuviera haciendo algo malo porque sabía

que eso a él no le iba a gustar. Él decía que los hombres

iban a lo que iban. Un hombre no podía tener una amiga

y verla solo como una amiga, a no ser que fuese fea.

Estábamos 24 horas juntos y no hacía otra cosa que estar con él.

No solo perdí a mis amigos sino también a mis amigas.

También he tenido la experiencia personal de que hemos tenido

que hablar con nuestra amiga y decirle que pasa esto y esto.

¿Y qué hacen las amigas cuando les decís eso?

Enfadarse.

Yo misma he estado en esa situación y recuerdo que cuando mis amigas

me lo decían, o sea, pasar olímpicamente de ellas, cabrearme,

no hablar con ellas nunca, y mi pareja diciéndome que son malas,

que no te quieren, está clarísimo que te tienen envidia...

En términos relativos, Andalucía es la tercera comunidad autónoma

con más víctimas de violencia de género menores de edad.

Casi la cuarta parte de las víctimas de toda España,

vienen de esta región, que fue también pionera en montar

un programa específico para chicas menores de 18 años.

Estamos en el Instituto de la Mujer, en la sede provincial de Granada,

en el Programa de atención psicológica a mujeres víctimas

de violencia de género menores de edad.

El programa consiste en atender

psicológicamente tanto a chicas,

para que entiendan bien qué es el proceso de violencia de género,

como los padres de las chicas que están en esta situación.

El programa ha sido pionero en toda España porque se gestó en 2012

y el hecho de que exista el programa hace que cada año tengamos

más chicas que atender. Ahora no es que estén aumentando...

No sabemos si están aumentando o que realmente estamos poniendo

sobre la mesa una realidad que sí estamos detectando.

Una vez que ya se ha pasado ese primer tramo, viene el tramo

de minar la autoestima de la chica, hacerle ver que sin él no sirve

para nada, o que está gorda, o empieza a insultarla diciéndole

que es tonta, que para qué va a estudiar si no sirve...

Y al final las chicas

ven cómo su autoestima está totalmente por los suelos.

Tengo que decir que yo tenía un trastorno alimenticio, por ejemplo

en el tema sexual me costaba mucho quitarme la camiseta,

desde el principio.

Y cuando por fin lo conseguí, me quité la camiseta, y él me dijo:

"No, no, mejor póntela, prefiero con la camiseta puesta".

Claro, ya no me la volví a quitar en la vida.

No hubo, a lo mejor, palizas, o que me diese una torta,

pero sí que discutiendo que diese un golpe en la pared

o en cualquier sitio. El golpe no era a mí,

pero a mí me intimidaba igual.

Por ejemplo, unos tuits que yo llegué a llamarlo por teléfono y decirle:

"Para, para o te denuncio. Para de una puñetera vez".

Porque era: "Pedazo de puta, ojalá te mueras, te acordarás de mí

hasta el día de tu boda"...

¿Y la gente participaba en eso también?

Sí, la gente le daba a "like", a favoritos... Eh, puto amo,

no sé qué, que se joda, es una zorra... Cosas así.

El otro día subió un chico a Instagram, que me quedé flipando,

empezaba a decir que había tenido relaciones sexuales con una chica

de Linares, y el chico empezaba a decir: "Quien quiera saber

quién follarse a una tía fácilmente, que me lo diga y os digo su nombre".

Los que han hecho esos comentarios son gente de nuestra edad.

Es que me da miedo pensar eso.

Cuando sean 10 años más mayores, ¿qué van a hacer?

Empezamos a discutir porque yo no quería tener relaciones

y me encerró en la habitación y me tiró encima de la cama,

me cogió por las muñecas, zarandeándome, dándome voces...

Conseguí salir de la habitación corriendo y me escapé y bajé.

Yo creo que eso fue lo que realmente me hizo abrir los ojos.

Empecé con 14 y enseguida cumplí los 15, o sea, que todos mis 15 años

los pasé con esa pareja y la mitad de los 16.

Empezó a hacer que yo viera el mundo de una manera distinta,

como que todo el mundo estaba en mi contra, icluidos mis padres.

Siempre he tenido una relación con mis padres increíble,

de contárnoslo todo, con la mayor confianza posible.

Y llegó a un punto en que yo no les contaba nada.

Él decía que su padre le pegaba en casa también, y entonces me decía

que yo lo estaba salvando, y yo me veía como que era

mi obligación no dejarlo nunca. Al mes de salir me pegó una bofetada.

Por supuesto me pide perdón, que lo siente, que se ha pasado,

que no va a volver a ocurrir, pero una semana después

vuelve a pasar lo mismo, ya es una bofetada y un empujón,

luego un puñetazo...

¿Y cuando pasa la segunda vez y hay una tercera cómo lo justificas?

Lo normalizo. Es que jamás me planteo, pero jamás, en ningún

momento me planto estar sufriendo violencia de género. Nunca.

Me planteo que es una persona que tiene problemas y que gracias

a mí lo está superando. Llegó un momento en que me anuló tanto

que ya ni siquiera necesitaba pedirme perdón porque yo lo perdonaba

automáticamente. Yo recuerdo más de una vez que me había pegado

una paliza... "¿Estás sangrando? Ya nos podemos ir a dar una vuelta".

Algo que nunca se perdonarán mis padres, desgraciadamente,

es que no lo notaron. Delante de ellos

era la persona perfecta, el mejor yerno que tú puedas encontrar.

Él llegó a quemarme, a cortarme los brazos cuando yo me portaba mal,

según su criterio, a dejarme inconsciente también un par de veces.

Llegó a escribirme insultos con un cuchillo en los brazos.

Tenemos un problema, y es que hay mucha gente

que les cuesta trabajo creer esos testimonios, precisamente

por lo duros que son. Hay gente que piensa que no puede ser.

Y hace falta que crean a las niñas.

Que con 15 años te veas en un juzgado denunciando porque tu pareja

te está pegando, cuando piensas que eso les pasa a las personas

que tienen 30 o 40 años, no entiendes por qué te está pasando a ti,

no te lo crees. De verdad que yo me veía muerta. Tener 16 años y asumir

que te van a matar, me parece algo que no debe de asumir nadie,

ni con 16 ni con 30 ni con 40 ni con ninguna edad.

Antes de estar en esa relación, decía que yo era incapaz

de aguantar algo así. Tenía las cosas clarísimas.

Desde fuera se ven muy claras. Siempre he sido educada en igualdad,

yo lo veía en la tele y recuerdo decirle a mi madre:

"Yo no entiendo cómo eso le puede pasar a las mujeres".

Es tan sutil que no te das cuenta de que te está pasando.

Hay que estar muy pendientes, detectar muy bien esas señales.

Cuando vemos, por ejemplo, que una chica se aísla cada vez

que la llama por teléfono, su estado emocional varía,

parece que cambia su manera de vestir...

Señales de que le puede estar pasando.

Hace falta que realmente demos un paso al frente como sociedad

y escuchemos todo lo que tienen que decirnos.

Tienen mucho sufrimiento a sus espaldas,

muchas veces no lo sabe nadie.

Necesitan a alguien que las crea.

Yo puedo decir que aunque parezca imposible salir, no es imposible.

Lo has pasado mal, pero bueno, eso también te hace más fuerte

y que sirva para darte cuenta de lo que no quieres en una relación.

¿En qué has cambiado desde entonces? En todo, he vuelto a ser la persona

que era antes de conocerlo. Vuelvo a tener amigos muy apañados,

estoy en la carrera que he querido siempre, llevo dos años y medio

con un muchacho que es muy apañado, no tiene nada que ver. Muy feliz.

Con 16 años fui más fuerte que mucha gente y fui valiente y de verdad

me enorgullezco de ello, de poder estar hoy día aquí

diciendo que mi vida va bien.

Binario - Capítulo 4 - La escalera del maltrato adolescente

Según un estudio publicado en febrero de 2021 sobre adolescencia y violencia de género casi la mitad de las adolescentes admite haber sufrido acoso sexual en las redes sociales. Es violencia de género digital. Ellas reconocen que pasa en primera persona o en su círculo de amistad. 

La violencia de género en las redes sociales, sobre todo entre los adolescentes

Y fuera de internet, el 14% de las jóvenes entre 12 y 20 años se ha sentido presionada para participar en actividades sexuales. Presión realizada en el 97,4% por un hombre y suele provenir del chico con el que salen en un 55,7% de los casos.

14 horas - Casi la mitad de las adolescentes admite haber sufrido acoso sexual en las redes sociales - Escuchar ahora

La Fundación Ana Bella de Ayuda a Mujeres Maltratadas y la compañía Yves Saint Laurent ha puesto en marcha Abuso no es amor, un proyecto cuyo objetivo es formar a unos 23.000 jóvenes de aquí a 2023, para prevenir las relaciones tóxicas, mostrándoles nueve señales clave para advertir los inicios del abuso. Señales descritas en un vídeo protagonizado por supervivientes de la violencia machista, entre ellas, Elisabeth Calderón y Sara García que lo cuentan en esta entrevista de Tolerancia cero.

Tolerancia Cero - Abuso no es amor - 12/11/21 - escuchar ahora

Noticias

anterior siguiente