Enlaces accesibilidad
Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía

España, en grave peligro de convertirse en un desierto en este mismo siglo

  • Más de dos tercios de España sufren la falta de lluvias y temperaturas más altas a causa del cambio climático
  • Entre un 75% y un 80% del territorio podrían ser zonas desérticas si no se toman medidos

Por
Entre un 75 y 80% de España está en peligro de convertirse en un desierto en este siglo

Más de un 75% de la superficie de España se encuentra en riesgo de desertificación, y el 70% de las cuencas hidrográficas presentan niveles de estrés hídrico alto o severo, según señala la organización Greenpeace.

La desertificación es la degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Este jueves se celebra el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía. Actualmente, más de dos tercios del país sufren falta de lluvias.

"Tenemos todos los ingredientes necesarios para favorecer el avance del desierto. El efecto del cambio climático, lluvias más irregulares y sequías más intensas, una demanda de recursos hídricos muy alta, y unos suelos de bosques maltratados por el uso del territorio", dice a RTVE Rafael Seiz, técnico de política del programa de aguas de WWF.

La Península Ibérica será la región europea más afectada por la sequía

Según la Agencia Europea del Medio Ambiente, la Península Ibérica va a ser la región europea más afectada por la sequía. Este fenómeno, y el de la desertificación son procesos que caminan de la mano.

"Las principales zonas que se van a ver afectadas son los dos archipiélagos, también el tercio sur de la península ibérica", dice a RTVE Julio Barea, responsable de la campaña de Aguas de Greenpeace.

Desde Greenpecae han pedido una política de cambio climático más ambiciosa e inciden en la importancia de reducir nuestras emisiones al menos un 55% antes de 2030 y cero emisiones antes de 2040.

Barea también ha señalado que es importante "intentar localizar más de un millón de pozos ilegales que están extrayendo grandes caudales de agua que nos van a hacer falta en un futuro, aplicar políticas agrícolas y ganaderas más sensatas".

Combatir los pozos ilegales

A esta petición de transformar las estrategias de gestión del agua y de combatir la existencia de los pozos ilegales se ha sumado el Observatorio Ciudadano de la Sequía que, junto con Greenpeace, reclama que se termine con "la sobreexplotación y la contaminación de los recursos hídricos" con el fin de paliar los efectos del cambio climático y acabar con los riesgos de sequía y de desertificación que, aseguran, "son ya incuestionables".



Según destacan los ecologistas, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico admite en su informe "Impactos y riesgos derivados del cambio climático en España (2021)" que se espera "un aumento generalizado en la intensidad y magnitud de las sequías meteorológicas e hidrológicas bajo escenarios de cambio climático" unido a "una creciente aridez y un aumento del riesgo de desertificación".

Una situación que, aseguran, ha hecho que durante la segunda mitad del siglo XX se redujeran entre un 10 y un 20 por ciento los recursos hídricos disponibles en las cuencas de la Península Ibérica, que la temperatura del mar Mediterráneo sea entre dos y tres veces superior a la del conjunto de los océanos o que España sea uno de los países de la UE con mayor riesgo de incendios.

Noticias

anterior siguiente