Enlaces accesibilidad
Coronavirus

La vacuna de Pfizer reduce significativamente el riesgo de transmisión desde la primera dosis, según un estudio

Por
Una enfermera prepara una dosis de la vacuna de Pfizer.
Una enfermera prepara una dosis de la vacuna de Pfizer. EFE / EPA / E. LAURENT

Es una de las grandes incógnitas que aún plantean las vacunas COVID disponibles: si las personas inmunizadas, además de protegerse de los efectos graves de la enfermedad -algo ya demostrado-, evitarían también el riesgo de transmisión del virus a otras personas. Ahora, una prepublicación que se ha dado a conocer este viernes en Reino Unido aporta un nuevo rayo de esperanza en este sentido: la vacuna de Pfizer reduciría significativamente desde la primera dosis los casos asintomáticos, y por lo tanto la capacidad infectiva de los vacunados.

El estudio, que aún no ha sido revisado por pares, ha analizado los resultados de las pruebas COVID-19 que se realizan cada semana como parte de los exámenes rutinarios del personal sanitario de la ciudad de Cambridge, en el este de Inglaterra. "Nuestros hallazgos muestran una reducción drástica en la tasa de casos positivos asintomáticos entre trabajadores sanitarios después de una sola dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech ", ha asegurado Nick Jones, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Cambridge, quien ha codirigido el estudio.

Después de separar los resultados de las pruebas de personal vacunado y no vacunado, el equipo de Jones descubrió que el 0,80% de los sanitarios no vacunados dieron positivo. Por contra, únicamente el 0,37% de las pruebas fueron positivas entre el personal que había recibido la primera dosis de la vacuna en los doce días anteriores, un porcentaje que disminuía al 0,20%  en el personal que había recibido la primera dosis en un plazo mayor de esos doce días, aunque en ningún caso habían recibido todavía la dosis de refuerzo.

Entre dos y cuatro veces menos riesgo

De esta manera, los resultados sugieren una disminución de hasta cuatro veces el riesgo de infección asintomática por COVID-19 entre los trabajadores sanitarios doce días después de recibir la primera dosis, y un 75% de protección global, según explica Mike Weekes, especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de Cambridge, otro de los directores del estudio. El nivel de infección asintomática también se redujo a la mitad en aquellos que recibieron la primera dosis antes de esos doce días, según detalla.

"Esta es una gran noticia, ya que la vacuna Pfizer no solo proporciona protección contra la enfermedad del SARS-CoV-2, sino que también ayuda a prevenir la infección, reduciendo el potencial de que el virus sea transmitido a otros", ha declarado Weeks, quien no obstante advierte de que "tenemos que recordar que la vacuna no brinda una protección completa para todos".

Datos publicados esta semana en Israel, el país del mundo que más ha avanzado en la campaña de vacunación (íntegramente realizada con la vacuna de Pfizer), muestran que dos dosis redujeron los casos graves de COVID-19 en un 94%, con una proporción similar en todas las edades, grupos, y comorbilidades asociadas.

Noticias

anterior siguiente