Enlaces accesibilidad

El TSJM abre juicio oral contra el juez Silva por un delito de prevaricación en el caso Blesa

Por
El juez Elpidio José Silva explica las novedades en el procedimiento abierto contra él.
El juez Elpidio José Silva explica las novedades en el procedimiento abierto contra él. EFE EFE

El  magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Jesús Gavilán ha abierto juicio oral contra el juez Elpidio José Silva por "un delito continuado de prevaricación, otro de retardo malicioso de la Administración de Justicia y dos delitos contra la libertad individual" por su instrucción del caso Blesa, según el auto al que ha tenido acceso RTVE.es este jueves.

En el auto notificado este jueves (ver en .pdf), el instructor de la querella que interpuso la Fiscalía contra el magistrado, para el que pide 30 años de inhabilitación, le impone además una fianza de 60.000 euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias que se pudieran derivar del procedimiento y que deberá pagar en un plazo de diez días.

La decisión de Gavilán, contra la que no cabe recurso, conlleva que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) deba suspender cauterlamente a Silva de sus funciones hasta que se conozca la sentencia, pena que será definitiva en caso de que sea condenatoria y que supondrá su expulsión de la carrera judicial, a la que accedió por el llamado tercer turno, sin oposición.

Este miércoles, la Sala Civil y Penal dio vía libre a Gavilán para abrir juicio oral al magistrado al confirmar que existen indicios de que cometió los delitos de los que le acusa el Ministerio Público, hechos de los que "se desprende una situación obvia de abuso, que excede de las meras infracciones administrativas".

De hecho, Gavilán explica que estaba a la espera de que la sala resolviera el recurso que presentó Silva contra el auto en el que iniciaba la fase de preparación de la fase de juicio oral y que, al haberlo desestimado, confirmando que existen "indicios de criminalidad" en su conducta, ha dictado la apertura de juicio oral.

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha iniciado los trámites para suspender temporalmente de sus funciones al juez tras recibir el auto de apertura de juicio.

"Indicios racionales" de prevaricación

En ese auto confirmado por la sala, Gavilán apreciaba bastantes "indicios racionales" de que éste prevaricó al abrir una "causa general" y "prospectiva" contra el exbanquero. Relataba la "improcedente" reapertura, en noviembre de 2011 y sin "dato nuevo alguno que los justificase", del caso en el que investigaba la concesión de un crédito de 26,6 millones al Grupo Marsans de Gerardo Díaz Ferrán que él mismo había archivado dos años antes, y del que luego desgajó el de la compra del City National Bank de Florida, por el que envió a Blesa a prisión.

En este sentido, resaltaba que "sin solución de continuidad", asumió esta última causa tras aceptar una ampliación de denuncia de Manos Limpias por unos hechos que no tenían "conexión alguna" con el del crédito, por lo que la Audiencia Provincial le acusó de "retener" e incluso "sustraer" las normas de reparto.

Y fue en la causa del CNB por la que acordó la prisión de Blesa a instancias de Manos Limpias, colectivo que carecía de legitimación, pues estaban personados sólo en la causa del crédito, además como acusación particular y no popular. Al encarcelarle adoptó dos medidas "incompatibles entre sí", pues la primera se ordenó en mayo bajo fianza de 2,5 millones y la segunda, quince días después, de forma incondicional.

Además, el juez Silva justificó su decisión reproduciendo un  artículo de Wikipedia, titulado "La crisis de Bankia y sus consecuencias  -mayo 2012-", que hacía referencia a hechos posteriores a los  denunciados por Manos Limpias.

"Las distintas resoluciones dictadas apuntan al carácter generalista y prospectivo de la investigación realizada, y no lo dice esto el instructor sino la propia Audiencia Provincial", destacaba el magistrado.

Por último, el instructor recalcaba la palpable "demora" en dictar muchas de sus resoluciones, muchas de las cuales deberían haber tenido preferencia porque estaban en juego "recursos frente a decisiones excepcionales" como el secreto de sumario o derechos fundamentales.

El órgano jurisdiccional competente en esta causa será la sala de lo penal de TSJM, "atendiendo a la condición de magistrado del acusado", señala el auto.

Silva se querrellará contra Gavilán

Por otro lado y previamente al auto, Silva anunció este jueves que presentará una querella ante el Tribunal Supremo contra el magistrado Jesús Gavilán por un presunto delito de prevaricación, al considerar que le ha condenado "de antemano" en "apresuradas" resoluciones dictadas contra él por la instrucción del caso Blesa, con el propósito de apartarle de la carrera judicial.

La querella, a la que ha tenido acceso Europa Press, denuncia la "parcialidad" del magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que precisamente ha acordado este miércoles continuar la investigación sobre el juez Silva por un presunto de prevaricación al considerar que había suficientes indicios.

La Fiscalía presentó la querella contra el magistrado por un presunto delito de prevaricación y dos contra la libertad individual al haber encarcelado en dos ocasiones a Blesa y después se adhirieron a ella el expresidente de la caja madrileña y el exjefe de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

"Urgencia" y "precipitación"

En su escrito, el juez Silva denuncia la "urgencia" y la  "precipitación" que ha seguido la causa abierta en su contra. A su  juicio, denota que es más importante expulsarle de la Carrera que  averiguar la verdad de lo sucedido.

"Lo que se está atacando no es otra cosa que la independencia  judicial de aquellos destinados legalmente a investigar a los  poderosos", expone Silva, para criticar la "inusitada velocidad" que  han seguido los trámites finales del proceso haciéndolos coincidir  con su vuelta al juzgado.

Las resoluciones de Gavilán han estado acompañadas por  "valoraciones personalísimas, de corte inquisitivo, asumiendo  burdamente la tesis de la acusación con un único fin: perjudicar a mi  representado injustamente, condenándole de antemano, con claro abuso  de autoridad", según añade la defensa.

En este sentido, remarca que el querellado ha dictado resoluciones  injustas carentes de "toda explicación razonable y son, a todas  luces, contrarias a Derecho", lo cual constituye un presunto delito  de prevaricación penado con hasta 20 años de inhabilitación.

Denuncia así que Gavilán asumió la tesis de Blesa y ve  "absolutamente incompatible" con una instrucción imparcial la  "compasión" que sintió cuando habló del "sentimiento personal de  muerte civil y ciudadana" de Blesa por su ingreso en prisión.

Carácter íntimo de los correos de Blesa

"Por cierto, también existe un gran número de personas que  habiendo sufrido la prisión provisional por mucho más tiempo que el  padecido por Blesa, finalmente vieron su caso sobreseído o fueron  absueltas. Es más, a prácticamente todas se les niega el acceso a  cualquier compensación económica", ilustra la defensa de Silva, que  recuerda el caso de Dolores Vázquez.

Finalmente, cuestiona los cambios de criterio del instructor  respecto a la petición de la defensa de Silva de acceder a los  correos de Blesa y muestra su sorpresa por que finalmente la denegara  y declarara su carácter íntimo tras supuestamente haber leído 8.777  emails en una semana, a 1.242 correos diarios.

A este respecto, el fiscal acusa al juez de haber adoptado medidas que afectaban a los derechos fundamentales a la  intimidad y al secreto de las comunicaciones, como fue la de incautar  los casi 9.000 correos de Blesa mediante providencia y no con un auto  motivado, como es preceptivo.

Pone en duda así que el instructor calificara de personales unos  correos que, según los medios de comunicación, revelan que la gestión  de la caja estuvo presidida por el "enchufismo, los créditos a dedo o  los extraños favores" concedidos al ex presidente del Gobierno José  María Aznar, amigo personal de Blesa. Silva adhiere las miles de  firmas recogidas en su apoyo y la firma de Miguel Angel Revilla,  secretario general del Partido Regionalista de Cantabria.

Noticias

anterior siguiente