Enlaces accesibilidad

Fraga, una leyenda de la política española

  • A los 13 años decidió dedicar su vida por completo a la política
  • Ha participado en la política nacional de forma casi ininterrumpida hasta 2011

Por

El pasado septiembre, con 89 años, Manuel Fraga Iribarne anunció que abandona la política activa.  El presidente fundador del PP es toda una leyenda de la política española y  el único que ha desempeñado cargos públicos relevantes en el franquismo, la Transición y la democracia.

Nació en Villalba (Lugo), el 23 de noviembre de 1922 y presidió la Xunta de Galicia durante 15 años. También fue ministro de Información y Turismo con Franco, vicepresidente de Interior con Arias Navarro y uno de los padres de la Constitución de 1978.  Hasta ahora era senador por Galicia y presidente honorífico del PP, partido que fundó.

Fraga, elecciones a Cortes 1977

Católico acérrimo y enemigo del nacionalismo, en 1966 elaboró la Ley de Prensa, conocida como Ley Fraga, que aunque suprimió la censura previa no consiguió erradicar el control de la dictadura.

El mismo año, el incidente radioactivo de Palomares y su intento de ocultarlo fue una lacra que le acompañará siempre. También fueron muy criticadas sus actuaciones en el caso de las ‘vacas locas’ y el incidente del Prestige, crisis de la que salió airoso tras una doble moción de censura.

Fraga, sobre crisis vacas locas
Fraga habla de la marea negra por el vertido del "Prestige "

Con apenas 13 años decidió dedicar el resto de su vida a la política, y así lo hizo. En 1996, ETA planeó su asesinato mediante un atentado con coche bomba que la Guardia Civil consiguió frustrar.

Una de sus últimas apariciones públicas ha sido en los actos conmemorativos del 30 aniversario del 23-F, donde como anécdota no llegó a la foto oficial por desplazarse en silla de ruedas. Ninguno de los diputados se percató de su ausencia a pesar de haber sido uno de los protagonistas del golpe de Tejero.

Fraga Iribarne, sobre el 23-F

De la dictadura a la democracia

La sombra de la dictadura y oponerse al Partido Comunista Español le pasó factura por muy defensor de la democracia que se proclamase después. Su precio fue renunciar a un sueño: el de ser presidente del Gobierno.

Se le considera responsable del desarrollo turístico español por construir, como ministro durante el franquismo, toda una red de hoteles públicos, los conocidos Paradores Nacionales.

Fue también durante dos años embajador de España en Reino Unido y ya bajo el Gobierno de Arias Navarro tuvo que impulsar la legalización de los partidos políticos como el PCE.

Es doctor en Derecho, Ciencias Políticas y Económicas, letrado de las Cortes Españolas y diplomático, además de catedrático de Derecho Político, Teoría del Estado y Derecho Constitucional. Desde 1948 ha tenido una intensa actividad docente en diversas universidades españolas.

Noticias

anterior siguiente