Enlaces accesibilidad

Miles de chilenos piden educación gratuita en una protesta que acaba con 300 detenidos

  • Piden reformas en el sistema educativo
  • Una movilización pacífica que acaba con 38 heridos
  • Las autoridades llaman a la reflexión y los estudiantes a las urnas

Por
Chile vive una jornada de protestas por una educación gratuita

Unos 80.000 estudiantes universitarios y de educación secundaria, acompañados de padres y profesores, han recorrido de nuevo este martes las calles de Santiago de Chile en vísperas de cumplirse el plazo que dieron al gobierno para que acepte sus demandas de reforma y mejora del sistema educativo.

Al menos 300 detenidos a nivel nacional y 39 heridos ha sido el resultado oficial tras las manifestaciones estudiantiles, según el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla. En su rueda de prensa aseguró que "unas dos mil personas solo asistieron para causar desmanes".

Momentos después de que Ubilla entregara el resultado, en varios ayuntamientos de la capital chilena se escucharon "los cacerolazos", en apoyo de las demandas de los estudiantes.

Las escaramuzas y enfrentamientos que se vivieron hasta la noche, especialmente frente a la casa central de la Universidad de Chile, dieron paso a la ruidosa protesta, en las que los mayores salieron a los balcones y a las plazas a hacer sonar sus cacerolas y sartenes.

En tanto, los dirigentes estudiantiles afirmaron este martes que exigirán un plebiscito si el Gobierno no responde a sus demandas, tras la marcha que, según ellos, logró congregar a 150.000 personas.

Las capitales chilenas se movilizan

La presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile, Camila Vallejo, mantuvo que si el Gobierno no es capaz nuevamente de dar una respuesta le van a "tener que exigir otra vía de solución ya no institucional".

Precisó que las manifestaciones se repitieron en las ciudades de Punta Arenas, Chillán, Concepción, Valdivia, Antofagasta, La Serena, Isla de Pascua, Coyhaique y Valparaíso.

En esta última ciudad se registraron graves incidentes en los alrededores del Congreso Nacional tras las protestas estudiantiles y el recinto fue apedreado por una veintena de encapuchados que logró saltar las vallas de seguridad instaladas por los carabineros del edificio.

En Valparaíso, las marchas estudiantiles congregaron a más de 10.000 jóvenes que concluyeron con 110 personas detenidas según un informe oficial.

El ministro del Interior llama a la reflexión

En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, emplazó a los líderes del movimiento estudiantil a reflexionar sobre lo "dañinas" que están siendo las marchas y no descartó en el futuro la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado ante otras protestas.

Entre sus demandas, los estudiantes universitarios y de Secundaria solicitan al Gobierno la "desmunicipalización" de la enseñanza, es decir, que el Estado vuelva a administrar del sistema, y que se prohíba el lucro como objetivo de las instituciones de educación privadas, respuesta que el Ejecutivo debe entregar este miércoles.

En tanto, el alcalde de Santiago de Chile, Pablo Zalaquett, que llegó a la zona donde se produjeron los incidentes más graves, fue increpado duramente por un grupo de vecinos.

En el lugar, grupos de encapuchados incendiaron al menos dos automóviles, destruyeron paradas del servicio público que luego utilizaron como barricadas, apedrearon locales comerciales y varios edificios de departamentos, sin que los Carabineros lo evitara.

El Ejecutivo prohibió dos manifestaciones convocadas el pasado jueves, pero ese día los estudiantes desafiaron la restricción y la policía cargó para dispersarles, en una violenta jornada en la que hubo 874 detenidos en todo el país.


Noticias

anterior siguiente