Enlaces accesibilidad

El cólera hunde a Haití en su círculo vicioso

  • Se ha cobrado más de 1.000 víctimas mortales
  • Además, ha generado el rechazo hacia las fuerzas internacionales

Por
En Haití, una persona ha muerto en nuevos enfrentamientos entre manifestantes y cascos azules

¿Qué es el cólera?

- Es una enfermedad aguda, diarreica, provocada por una infección intestinal que causa la bacteria Vibrio cholerae.

- En estado grave se caracteriza por diarrea acuosa profusa, vómitos y entumecimiento de las piernas.

- Sin el tratamiento adecuado puede matar en cuestión de horas.

- Se contagia bebiendo agua o comiendo alimentos contaminados con la bacteria del cólera. Durante una epidemia, la fuente de contaminación son generalmente las heces de una persona infectada.

- La bacteria del cólera también puede vivir en ríos y aguas de costa.

- El contacto casual con una persona infectada no constituye un riesgo para contraer la enfermedad.

- El cólera puede tratarse con buen resultado y de una manera simple, reemplazando inmediatamente los líquidos y las sales perdidas con la diarrea.

- Los casos graves requieren que la restitución de los líquidos se haga por vía intravenosa. Con una rehidratación rápida, la mortalidad es menos del 1% en pacientes con cólera.

Un terremoto, un huracán y una epidemia que ha enfrentado a la población con las tropas de la ONU han sumido a Haití en un círculo vicioso que cada día se cobra más vidas y no hace sino dificultar una mejoría de un país al que la naturaleza parece no dejar de castigar.

Ahora la gran amenaza es el cólera, que ha matado a más de mil personas ya y, sin embargo, muchos aseguran aún no ha llegado lo peor. Pero, además, ha traspasado las fronteras de este país y ha llegado a la República Dominicana y a Florida, Estados Unidos.

A ello hay que sumarle que es una enfermedad desconocida para los haitianos y que en su estado más crítico es capaz de matar a un persona en menos de 12 horas.

1. Primer caso de cólera en Haití

El 21 de octubre saltaban todas las alarmas: un brote de una enfermedad sin determinar causaba la muerte de al menos 135 personas. Sólo habían pasado nueve meses del terremoto que asoló el país que se había cobrado la vida de 250.000 personas.

Más tarde se confirma lo peor: la enfermedad es cólera y, cinco días más tarde, se ha extendido hasta la capital, Puerto Príncipe, y ha matado a 291 personas.

De este modo llega a una ciudad muy dañada por el terremoto, donde las personas se han visto obligadas a vivir en campamentos de refugiados por lo que la amenaza es muy elevada: el contagio es muy fácil.

El motivo, la falta de conocimiento de la enfermedad, la falta de agua potable y de sanidad.

2. Nueva amenaza meteorológica: el huracán Tomás

Cuando no ha pasado ni un mes del nacimiento del brote del cólera en el país, Haití debe preparase para la llegada del huracán Tomás. Ya entonces Naciones Unidas advierte: “la ayuda humanitaria está al límite” y al límite están también los propios haitianos.

Están cansados de una enfermedad que no entienden, cansados de perder sus posesiones y de una naturaleza que no deja de castigarles. Por ello, se niegan a escuchar los consejos de las organizaciones internacionales y son muchos los que no abandonan sus refugios pese a la inminente llegada de Tomás.

El 6 de noviembre llega el huracán y, dos días más tarde, se hace balance: han muerto 20 personas tras su paso. El país está más deteriorado aún: no hay agua, no hay infraestructuras ni centros sanitarios adecuados por lo que, como se esperaba, el cólera sigue avanzando y ya se ha cobrado la vida de 544 personas.

El diez de noviembre ya se ha convertido en un problema de seguridad nacional.

 

3. Pero, ¿qué es el cólera?

Según ha explicado a RTVE.es la portavoz de MSF para la emergencia de cólera en Haití, Aloïs Hug, "El cólera es una infección gastrointestinal aguda causada por la bacteria "Vibrio cholerae". El cólera se transmite a través del agua o de alimentos contaminados, y puede propagarse rápidamente y provocar brotes repentinos de considerable magnitud".

Por ello, y ante la situación actual, las autoridades lo tienen claro: la enfermedad ya no es una urgencia sanitaria, es mucho más, es un problema de seguridad nacional. Pero los haitianos no lo ven así. No saben a que se enfrentan.

Como cuenta a RTVE.es el director de Cruz Roja Internacional en España, Alberto de Castro, que ha estado recientemente en Haití, “La enfermedad cuenta con un gran aliado: el estigma social”.

“Las personas que padecen la enfermedad no salen a la calle por miedo al rechazo. Hay mucho desconocimiento hacia la enfermedad y creen que el cólera se contagia por todo. Nadie quiere tener un campo sanitario cerca y no se dan cuenta de que así, es mucho peor”, describe de Castro.

De hecho, en las calles se puede ver a personas enfermas tiradas en el suelo a las que los demás no prestan atención. Por ello, aquellos que sufren la enfermedad prefieren quedarse en sus casas y solo salen cuando están en estado crítico y la enfermedad puede matarles en menos de 12 horas.

“Es una enfermedad que por lo general mata a pobres. No tienen medicamentos básicos, la gente no sale y cuando llaman a los médicos por lo general es tarde”, asegura de Castro.

Por ello, es básica la educación sanitaria que están desarrollando las ONGs en el país y, en cierto modo, luchan contra la cultura haitiana, ajena al mundo del medicamento y a este tipo de enfermedades. Y, cuando su situación es muy grave, tal y como describe desde la Cruz Roja, “piden medicina de hombre blanco”.

4. ¿Por qué ha llegado la enfermedad?

Ante la desesperación, los haitianos buscan culpables y le ponen nombre: los soldados de la ONU desplegados en el país que llegaron de Asia.

El cólera nunca había estado presente en Haití. Es una enfermedad endémica que tiene sus cepas en Asia. De hecho, las autoridades médicas de Estados Unidos confirmaron que las cepas del brote coinciden con las cepas que se encuentran en el sur de Asia.

Naciones Unidas tenía varias unidades en Nepal, unas unidades que más tarde se instalaron en territorio haitiano por lo que el informe estadounidense no hizo más que incrementar la ira de los ciudadanos y hacer que culminara con unos enfrentamientos que, de momento, se han cobrado la vida de tres personas.

Por su parte, el organismo internacional emitió un comunicado en el que aseguraba que antes de llegar a Haití se realizaron pruebas médicas a los soldados nepaleses para asegurarse de que no tenían la enfermedad y que todos los resultados fueron negativos, por lo que la bacteria debería haber llegado de otra forma.

Pero no hay nada confirmado. "Aunque los resultados indican que la cepa no es haitiana, las cepas de cólera pueden desplazarse entre diferentes zonas debido al comercio y los viajes globales", indicaba el comunicado emitido por el ministro de Salud haitiano, Alex Larsen.

"Por lo tanto nunca sabremos el origen exacto de la cepa que está provocando la epidemia en Haití. Esta cepa fue transmitida por alimentos o agua contaminada, o por una persona infectada", sentenciaba.

Pero esta versión no ha sido suficiente para los haitianos, que siguen culpando a las tropas. Éstas ven un objetivo detrás de esta culpa que les achacan: desestabilizar, aún más, a los ciudadanos ante unas elecciones de las que nadie parece acordarse.

"Estamos casi seguros de que hay elementos políticos en esto. Tratan de minar la seguridad con miras a interrumpir el proceso electoral”, sentenciaba el portavoz de la misión de la ONU (Minustah), Vincenzo Pugliese.

5. ¿Llegará el final?

Con una situación así, la pregunta es clara: ¿se podrá superar la enfermedad? De momento los hechos no son muy esperanzadores: el último saldo de fallecidos los cifra en 1.110, se propaga muy rápido y ha causado una muerte en la República Dominicana y ha contagiado a una mujer de Florida.

De hecho, tal y como recoge el estudio de la CDC Atlanta, experta en epidemiología, hacer una predicción sobre cuándo se superará la epidemia es muy difícil. Prueba de ello es que el cólera epidémico duró más de 20 años en África.

Uno de los motivos es que en los lugares con tratamiento sanitario inadecuado, el cólera epidémico no puede ser detenido inmediatamente y, por ello, necesitan mejorar de una manera significativa sus sistemas sanitarios y de tratamiento del agua.

Noticias

anterior siguiente