Enlaces accesibilidad

La DGT inicia una campaña especial de vigilancia con un incremento de los controles de velocidad

  • La campaña se desarrolla hasta el 14 de abril
  • Un total de 305 radares móviles vigilan 2.000 tramos de carretera
  • El objetivo es controlar 100.000 vehículos diarios
  • En 2007 murieron 2.741 personas en 2.415 accidentes
  • Enlaces relacionados

    Por

    La Dirección General de Tráfico (DGT) ha inciado una campaña especial de vigilancia, que se desarrollará entre el 14 y el 27 de abril, en la que intensificará los controles de velocidad.

    Según ha informado la DGT, la campaña se acompañará de la emisión en radio de cuñas divulgativas con consejos de prevención y mensajes en los paneles de información en carretera, en los que se concienciará a los conductores de la necesidad de respetar los límites máximos de velocidad.

    Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han duplicado los controles de velocidad y han establecido servicios de vigilancia, sobre todo en carreteras de doble sentido de circulación, en las que el año pasado se produjeron más de 2.000 muertes.

    Un total de 305 radares móviles vigilan 2.000 tramos de carreteras con el objetivo de controlar la velocidad de unos 100.000 vehículos diarios.

    Durante el pasado año se produjeron 2.415 accidentes mortales en carretera que segaron la vida de 2.741 personas e hirieron a otras 3.000. En uno de cada cuatro accidentes, la velocidad intervino como factor desencadenante de los mismos.

    Más de 1.000 muertos se produjeron en accidentes por salidas de la vía, en los cuales la velocidad tiene una incidencia directa.

     

    Menos velocidad, más fluidez y más ahorro de combustible

    La DGT recuerda que evitar los excesos de velocidad mejora la fluidez de la circulación y respetar los límites facilita el mantenimiento de la distancia de seguridad.

    Además, viajar a la velocidad legalmente establecida supone un ahorro significativo de combustible. Un aumento del 20% de velocidad supone un incremento del 44% en el consumo de combustible.

    Asimismo, la velocidad excesiva influye, en caso de atropello, en la mortalidad de peatones y ciclistas. A 30 km/h tan solo morirá el 5% de los peatones atropellados. Mientras que a 50 km/h la proporción de muertos se acerca al 50% y a partir de 80 km/h prácticamente será el 100%.

    En la última campaña realizada el pasado mes de agosto se controló la velocidad de 1.328.000 vehículos, de los 34.088 conductores resultaron infractores, es decir, un 2,56% del total, un porcentaje muy similar al registrado en anteriores campañas.

    El Código Penal tipifica como delito contra la seguridad vial rebasar los límites establecidos con excesos de 60 km/h en ciudad y de 80 km/h en carreteras.

    Así, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil está obligada a abrir diligencias y poner a disposición judicial a aquellos conductores que incurran en estas conductas si son detectados circulando a más de 110 km/h en zonas urbanas o travesías, a 200 km/h autovías y autopistas y a 170 ó 180 km/h en el resto de carreteras, según que el límite establecido sea de 90 o 100 km/h.

     Por estos delitos, el Código Penal establece penas de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, además de la privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

    El sistema de carné por puntos contempla la pérdida de entre 2 y 6 puntos por este tipo de infracción, dependiendo del exceso de velocidad cometido.

     

    Además, están la Ley de Seguridad Vial y el Reglamento General de Circulación, que fija los límites genéricos y específicos de velocidad, velocidad en adelantamientos y distancias entre vehículos.

     

    El incumplimiento de estas normas está tipificado como infracción grave o muy grave, sancionadas con multas de 90 a 600 euros y retirada del permiso para conducir por un periodo de tiempo de hasta tres meses.

     

    Noticias

    anterior siguiente