Enlaces accesibilidad

Nadal confiesa que es "más que un sueño" ganar su segundo Wimbledon

Por
El tenista español Rafael Nadal (dcha) sostiene su trofeo tras su victoria sobre el checo Tomas Berdych (izq)
El tenista español Rafael Nadal (dcha) sostiene su trofeo tras su victoria sobre el checo Tomas Berdych (izq) EFE EFE

El español Rafael Nadal, campeón de Wimbledon, confesó que ganar por segunda vez el torneo más importante de tenis "es más que un sueño" para él, especialmente después del "difícil año" que pasó en 2009.

Así expresó el número uno del mundo sus emociones al recoger sobre la hierba de la Central la copa de campeón, tras vencer en su cuarta final en estas instalaciones al checo Tomas Berdych, por 6-3, 7-5 y 6-4.

"Tener este trofeo en mis manos es gratificante", dijo Nadal después de recordar los peores momentos de su carrera, por lesiones, que lo ausentaron de este Gran Slam el año pasado.

El mallorquín se refirió a la duro que fue para él ser baja en la pasada edición de Wimbledon, un torneo con el que siempre había soñado.

Seguido por la mirada su novia 'Xisca' Perelló, y su tío y entrenador, Toni Nadal, el jugador de 24 años saludó emocionado y con gestos de gran cortesía al duque de Kent y a Tim Phillips, presidente del All England Club, mientras éstos le hacían entrega del trofeo.

Sobre su rival, hacia el que corrió para saludar una vez terminado el duelo, dijo que está "haciendo una temporada alucinante" y le deseó "toda la suerte del mundo" para el resto del año.

También dedicó algunas palabras al británico Andy Murray, al que superó en semifinales: "Andy está haciéndolo muy bien y va a tener la oportunidad de ganar aquí otro año".

Nadal quiso agradecer a su familia y a todo su público el apoyo mostrado durante estas dos semanas de torneo y durante los últimos años.

Destacó además la actitud de los espectadores de Wimbledon, después incluso de haber vencido a Murray, el jugador en el que depositan todas las esperanzas de volver a conseguir un título de Wimbledon tras más de setenta años.

"Ni en mis mejores sueños había imaginado 8 Grand Slams"

"Ni en mis mejores sueños me hubiera imaginado tener ocho Grand Slams con mis 24 años", exclamó el balear, que aseguró que seguirá avanzando en su meteórica carrera "pasito a pasito, como he hecho toda mi vida", dijo posteriormente en rueda de prensa.

A partir de aquí, se plantea continuar como lo ha hecho toda su vida: "Seguir trabajando, y es la única forma de tener opciones. Es importante fabricarte opciones para poder ganar, y para cuando te llegue la oportunidad intentar conseguirla".

Al manacorense, que reconoció que sintió "nervios" antes de la final -"si no sientes nervios en una final de Wimbledon, no eres humano", comentó en inglés- le resulto "difícil" comparar las sensaciones vividas tras esta victoria con lo que sintió la primera vez que ganó en este club, en el 2008 ante el suizo Roger Federer en una trepidante final de casi 5 horas.

"No es comparable. Obviamente, cuando gané aquí, conseguí el sueño de mi vida, que parecía algo muy lejano para cualquier español, y también por lo dramática que fue la final", recordó el balear, que añadió que quizá entonces sintió "una emoción más allá de lo habitual".

En cuanto a sumar un octavo "grande" y unirse a tenistas de la talla de Andre Agassai, Jimmy Connors, Ivan Lendl, Fred Perry y Ken Rosewell, Nadal admitió que eso le hacía sentirse "muy orgulloso de poder estar en un sitio al lado de estos grandísimos jugadores en la historia del tenis".

"Tener un sitio a su lado es muy bonito, pero no todo el tenis se debería valorar por los Grand Slams. Hay más cosas. No se tiene que valorar si uno es mejor o peor sólo en función de Grand Slams", observó.

El peor momento, su rodilla

Preguntado por su momento más complicado en esta edición de Wimbledon, el campeón admitió que aunque hubo varios, "el más preocupante fue el de las rodillas, la derecha".

El número uno del tenis mundial señaló también que al concluir esta competición de hierba había "terminado una etapa, la de los seis primeros meses, que se acaba aquí, después de Wimbledon". "Ha sido maravillosa para mí, mucho mejor de lo que me hubiera imaginado pero venía jugando muy bien desde el 1 de enero del 2010", afirmó.

Nadal recordó que después de ganar en Montecarlo el pasado abril, "todo ha venido rodado" y señaló que ahora "viene un parón" porque tenía que someterse a un tratamiento en las rodillas "que confío en que me ayude mucho".

Una vez más, derrochó elogios hacia Wimbledon. "Todo es destacable de este torneo. Es impecable de principio a fin, por tradición, por lo que es el club y por lo que representa. Es el mejor torneo del mundo, por historia, por tradición, por todo, es el más especial de nuestro circuito".

También, de nuevo, dedicó palabras de agradecimiento para el público de Londres y en concreto de la pista Central, la "mejor grada del mundo".

"Tienen un enorme respeto por cada jugador y si hablo por mí, siempre han sido increíbles, especialmente cuando jugué con Andy Murray. Claro que le van a apoyar a él, pero a mí también. Es increíble. Se lo agradezco", dijo.

Deportes

anterior siguiente