arriba Ir arriba

Las autoridades iraníes han dado por terminadas las operaciones de búsqueda de posibles supervivientes del terremoto que el domingo golpeó la región de Kermanshah, fronteriza con Irak. Las esperanzas de encontrar a alguien con vida bajo los escombros son mínimas, sostienen los responsables.

El presidente iraní, Hassan Rohaní, ha visitado la zona, donde miles de supervivientes combaten el frío y la falta de víveres.

La cifra de muertos se eleva a 430, según la agencia oficial IRNA, y la de heridos a casi 7.500. Reuters eleva el número de víctimas mortales a 450. En el vecino Irak murieron al menos 7 personas y más de 500 resultaron heridas.

El terremoto alcanzó una magnitud de 7,3 en la escala Richter, y fue seguido de casi 200 réplicas.

El terremoto que este domingo sacudió la zona fronteriza entre Irán e Irak ha dejado a miles de iraníes sin cobijo, abocados a pasar una segunda noche al raso, mientras las autoridades se afanan por movilizar efectivos que permitan llevar tiendas, agua y comida para socorrer a la población de la provincia de Kermanshah, una zona montañosa que ha resultado la más afectada por el seísmo.

Al menos 335 personas han muerto y miles han resultado heridas en Irán e Irak a causa de un terremoto de magnitud 7,3 que ocurrió en la noche del domingo en la frontera entre ambos países. El país con mayor número de víctimas, hasta el momento, es Irán, donde las autoridades sanitarias han informado de 328 fallecidos y más de 5.300 heridos. En Irak, por su parte, el temblor ha dejado siete muertos en el Kurdistán y más de 300 heridos.

Al menos 61 personas han muerto y unas 300 han resultado heridas en Irán; y otras cuatro han fallecido en Irak ,tras el potente terremoto, de magnitud 7.3, que ha afectado a ambos países. En Iraq hay también cerca de 500 heridos. El seísmo ha tenido el epicentro en la región del kurdistán iraquí, a 350 kilómetros de Bagdad. El movimiento se ha notado en varios países.

Los servicios de rescate de México y la UME han recuperado el cadáver del español Jorge Gómez Varo, atrapado en los escombros del edificio en el que trabajaba en México DF y donde le sorprendió el terremoto del pasado 19 de septiembre. Con la muerte del malagueño Jorge Gómez, son dos los españoles fallecidos en el seísmo del pasado día 19, de magnitud 7,1 en la escala de Richter, durante el que falleció también el médico madrileño Leopoldo Nieto Cisneros.

Los afectados por el terremoto en México ya pueden acceder a las ayudas que se repartirán en función de los daños que hayan sufrido las viviendas. Una semana después del devastador terremoto que ha provocado la muerte de 331 personas en México, se sigue buscando a las personas desaparecidas, sobre todo en la capital donde se han derrumbado 50 edificios.

Miramos a México para estudiar lo que ha ocurrido en este país con Jesús Martínez, titular del Departamento de Geodinámica de la Universidad Complutense de Madrid, y Fran Sevilla, corresponsal de RNE en Washington y enviado especial a México DF. Con ellos vamos a profundizar en las causas del seísmo, las consecuencias que ha provocado, cómo se ha gestionado y la reacción de las personas que lo han sufrido.

Cuando todavía no se han dado por finalizadas las tareas de rescate, el número de muertos del terremoto ha subido a 319, de los cuales 181 se contabilizan en la Ciudad de México, y se teme que superen los 200, pues hay alrededor de 40 personas desaparecidas, ha informado el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente. Además, ha habido 69 personas rescatadas con vida de entre los escombros, y de estas 37 están hospitalizadas, 14 de ellas en estado grave. Puente ha detallado que hay 73 fallecidos en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca.

Bajo los escombros de un edificio de la calle Álvaro Obregón, en Ciudad de México, quedaron sepultadas el martes cuarenta personas. Entre ellas, el malagueño Jorge Gómez, de 33 años. La Unidad Militar de Emergencias (UME) de España concentra aquí sus esfuerzos para encontrar supervivientes. Por el momento, han conseguido permiso para acceder por un punto donde creen que podría haber más posibilidades de llegar hasta las víctimas.

La Marina mexicana ha negado la existencia de una niña con vida identificada como Frida entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen, aunque ha dicho que sí hay "indicios" de un adulto con vida. En un breve mensaje ante decenas de periodistas reunidos en el colegio del sur de Ciudad de México, destruido por el poderoso terremoto del martes pasado, el subsecretario de Marina, Ángel Enrique Sarmiento, ha señalado que las instituciones que trabajan en el lugar están "seguros de que no fue una realidad" la existencia de la menor.

Se trata de un límite que los servicios de emergencia consideran crítico para encontrar supervivientes. Al menos 286 personas han muerto como consecuencia del terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el martes varias zonas del centro y el sur de México. La cifra, no obstante, podría aumentar en las próximas horas ya que todavía se sigue buscando a numerosas personas desaparecidas.