arriba Ir arriba

La mayor parte de los pueblos afectados han quedado devastados, son muy pocas las casas que se han mantenido en pie. Los vecinos de esta zona de los Apeninos centrales se preguntan si las autoridades podían haber hecho algo más para evitar esta nueva catástrofe en una zona de conocido riesgo sísmico.

La fiscalía de Rieti ha abierto una investigación preliminar por presunto desastre doloso tras constatar daños en edificios que habían sido reestructurados recientemente para soportar la sacudida de un terremoto como el que devastó el centro de Italia. En concreto, se investigan los importantes daños que ha sufrido la escuela de Amatrice, que había sido reestructurada en 2012 para que respetase las normas sísmicas introducidas tras el terremoto de L'Aquila. Según un informe de Protección Civil hay 24.000 escuelas en riego sísmico en Italia que requieren una inversión de 10.000 millones para su reestructuración.