arriba Ir arriba

José Luis Balbín modera este debate sobre los terremotos.

Asisten como invitados: Gregorio Gómez Maqueda (víctima del terremoto de Managua), Manuel Catalán (subdirector del Instituto y Observatorio de la Marina y especialista en maremotos), Gunther Fiedler (jefe del Instituto Sismológico del observatorio 'Cagigal' de Venezuela), José María Fuster Casas (catedrático de la Universidad Complutense y presidente de la sección de vulcanología de la Comisión Española de Geodesia y Geofísica), Gonzalo Rayo (director del Observatorio Geofísico de Toledo, Ángel García Yagüe (experto en geología aplicada e ingeniería civil) y Carlos Berlitz (autor del libro 'El triangulo de las Bermudas').

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, visita la zona afectada por el terremoto que sacudió a Ecuador en abril y recorre los principales puntos de ayuda española a las víctimas. Margallo ha apelado a la rapidez en la ayuda a la reconstrucción de las zonas dañadas por seísmo, que consida fundamental para que la vida de los afectados "cobre sentido otra vez".

Un nuevo temblor de magnitud 6 en la escala abierta de Richter se ha registrado en las últimas horas en un sector de la costa de Ecuador. La Fiscalía de Ecuador ha elevado a 587 el número de muertos por los primeros seismos, y agrega que otras 155 personas siguen desaparecidas tras el desastre del pasado sábado (madrugada del domingo en España).

Según estas cifras, publicadas por la Fiscalía en su cuenta en la red social Twitter, un total de 539 cuerpos han sido identificados y entregados a sus familiares, mientras que otros 48 siguen siendo sometidos a procesos de identificación.

La ciudad de Manta ha sido la que ha registrado un mayor número de víctimas mortales, con 183, mientras que en Pedernales murieron 172 personas y en Portoviejo, 119. Las tres se encuentran en el estado de Manabí. Además, la ONU comienza con la distribución de ayuda para unas 40.000 personas afectadas por el seísmo de la pasada semana.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado este miércoles aumentos temporales de impuestos para recaudar fondos que contribuyan a la recuperación de las zonas afectadas por el terremoto que este sábado azotó la zona norte de la costa del país y que, según los últimos datos, ha dejado al menos 570 muertos.

El Ministerio Público del país ha anunciado este miércoles que ya se ha identificado y entregado a sus familiares a 526 personas en la provincia costera de Manabí, la más afectada por el seísmo. Además, en un informe, se señala que 44 cadáveres están en proceso de identificación y que son 13 los cuerpos de extranjeros registrados: tres de Colombia, tres de Cuba, dos de Canadá, uno de República Dominicana, uno de Inglaterra, uno de Irlanda, uno de Italia y uno de Alemania.

De momento, sigue el Estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena.

Un avión fletado por el Gobierno español -el segundo en este caso- saldrá este miércoles de la base aérea de Torrejón de Ardoz, en Madrid, con unas doce toneladas de ayuda humanitaria con destino a Quito, Ecuador, para asistir a las víctimas del terremoto que sacudió al país el pasado 16 de abril.

Este envío incluye material de primera necesidad para los afectados por el seísmo, como equipos para abastecimiento de agua potable para atender a 18.000 personas, material de cobijo como tiendas de campaña, lonas impermeables y mantas, además de kits higiénicos y grupos electrógenos.

La aeronave transportará carga humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), así como de las organizaciones Oxfam Intermón, Cruz Roja y medicamentos donados por la Xunta de Galicia, la Generalitat Valenciana y la Fundación Reina Sofía, según ha informado Exteriores.

Además, también viajan expertos en catástrofes de la ONG 'Intervención, Ayuda y Emergencia', que viajan con una máquina potabilizadora para 3.000 personas diarias y maquinaria de rotura específica para romper materiales como hormigón armado o hierro y así socorrer a las víctimas.

Desde nuestro país, los ciudadanos ecuatorianos reclaman desde España ayuda al no saber nada sobre sus familiares, cinco días después del terremoto que ha sacudido el país.