arriba Ir arriba

Las cenizas del científico británico Stephen Hawking descansan ya en la Abadía de Westminster, en Londres, junto al matemático Isaac Newton y el naturalista Charles Darwin, el mismo día en que su voz, con un mensaje de paz y esperanza, ha comenzado su largo viaje hacia un agujero negro, a los que dedicó gran parte de su carrera.

Familiares, científicos, astronautas, actores y jóvenes se han dado cita en Westminster para honrar al hombre que sentó las bases de la cosmología moderna y acercó al gran público, de manera didáctica y relativamente sencilla, el complejo mundo de los agujeros negros. Al servicio religioso se sumaron también unas mil personas procedentes de más de cien países, que, tras un sorteo hace semanas, obtuvieron entradas para despedir a Hawking, fallecido el 14 de marzo a los 76 años en Cambridge, en cuya universidad trabajó hasta el final.

La última teoría científica sobre el origen del universo desarrollada por el físico británico Stephen Hawking antes de morir el pasado 14 de marzo, elaborada a lo largo de 20 años junto a su colega Thomas Hertog, plantea que a partir del Big Bang el universo se formó como un vasto y complejo holograma, de modo que pueden existir otros universos muy similares al nuestro.

El físico británico Stephen Hawking, una de las más brillantes mentes científicas del mundo, ha muerto este miércoles a la edad de 76 años, ha confirmado su familia. Hawking fue un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador, que sufría una dolencia motoneuronal vinculada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA).
La enfermedad se fue agravando con el paso del tiempo hasta que quedó prácticamente paralizado y esto le forzó a comunicarse a través de un aparato que reproducía su voz, lo que no le impidió seguir indagando en los secretos del universo.

El físico británico Stephen Hawking, el científico más famoso del mundo, se ha abierto un importante hueco en la historia gracias a sus influyentes teorías, libros vendidos, decenas de premios e incluso una película biográfica. Pero, el mayor de sus logros, es el de la supervivencia contra todo pronóstico. Hawking cumple 75 años en medio de su interminable batalla contra el ELA, la esclerosis lateral amiotrófica que sufre desde los 21 años.

El nuevo proyecto de Stephen Hawking, presentado anoche en Nueva York junto al multimillonario ruso Yuri Milner, es una forma revolucionaria de conquistar el espacio y buscar vida extraterrestre: "porque somos humanos, ha dicho, y nuestra naturaleza es volar". Alpha Centauri es la estrella más cercana a la tierra pero una nave convencional tardaría 30 mil años en llegar. Hawking propone enviar miles de pequeñas naves, del tamaño de un microchip, equipadas con nanotecnología, e impulsadas por velas solares que reciban energía desde Tierra por rayo láser y viajen a un cuarto de la velocidad de la luz. "De esta forma podremos alcanzar Alfa Centauri en una generación".

RTVE.es te adelanta en exclusiva el making of de 'La teoría del todo', el biopic sobre el científico Stephen Hawking, dirigida por James Marsh y que se estrenará el 16 de enero en España. La película, basada en el libro de memorias de Jane Hawking 'Travelling to Infinity: My Life with Stephen', está protagonizada por Eddie Redmayne y Felicity Jones y se centra en la relación del reputado astrofísico y su primera esposa. 

"Su capacidad para sobrevivir contra viento y marea fue algo extraordinario. Espero que esta película sorprenda al mostrar al público su personalidad, su familia y a una mujer extraordinaria que fue el motor de gran parte de su éxito", explica el actor que da vida al astrofísico en este vídeo en el que también valoran la película el director y su actriz protagonista.

'La teoría del todo' nos remonta a 1963,  cuando Stephen (Eddie Redmayne)estudiaba Cosmología en la famosa Universidad de Cambridge y estaba decidido a encontrar “una explicación sencilla y elocuente” del origen del universo. Su mundo se abrió de golpe cuando se enamoró perdidamente de Jane Wilde (Felicity Jones), una alumna de la Facultad de Arte de Cambridge. Sin embargo, poco después de cumplir 21 años, recibe un terrible mazazo: le diagnostican un trastorno de la neurona motora que atacará sus piernas y brazos, también sus sentidos se verán afectados, limitando así su capacidad de hablar y moverse. Y peor aún, le dan dos años de vida. Gracias al amor que siente el uno por el otro y a la autodeterminación y el apoyo de Jane, la pareja sale adelante y termina casándose. Con su esposa dispuesta a luchar a su lado, Stephen se niega a aceptar el diagnóstico. Jane le alienta a terminar el doctorado, que contiene su teoría inicial de la creación del universo. Tras tener a su primer hijo y ya con el doctorado, Stephen se lanza a estudiar el tiempo, algo con lo que él no puede contar. A medida que crecen sus limitaciones físicas, su mente se expande y sigue explorando los extremos más lejanos de la física teórica. Juntos, Jane y Stephen se enfrentan a lo imposible, abriendo nuevos caminos en la medicina y en la ciencia, llegando a límites insospechados.