arriba Ir arriba
  • El Palacio Velázquez del Retiro de Madrid recoge una antología del artista vasco
  • La exposición organizada por el Reina Sofía puede verse hasta el 26 de febrero
  • Las 60 piezas de Otro Family Plot han sido selecionadas por Badiola y otros artistas

En esta exposición se cuestiona el tópico sobre la inexistencia de actividad creativa en ese período tan duro de nuestra historia. La exposición toma prestado el título de una novela de Max Aub, el escritor del exilio. Y a través de casi Mil piezas, reunidas durante tres años de trabajo, muestra cómo la vida cultural se abrió paso en un tiempo marcado por el miedo y el silencio.

Wifredo Lam, pintor cubano con raíces asiáticas, emigró a España a mediados del siglo XX, donde se familiarizó con las vanguardias de principio de siglo. Formalmente unió símbolos africanos y caribeños con el modernismo occidental. Su tema central, la cuestión racial. El Museo de Arte Reina Sofía, reúne 250 obras que permiten conocer la trayectoria del artista.

El arte de Wilfredo Lam (Sagua La Grande,Cuba,1902-París,1982) es reconocido internacionalmente y ocupa un lugar destacado por derecho propio en la pintura del siglo XX, pero durante décadas se han mantenido en torno a su figura lugares comunes que desembocan en cierta visión reduccionista sobre sus creaciones.

Algunos de los mitos derribados: su trabajo no fue una síntesis entre surrealismo y cubismo, a pesar de que bebió de ambas fuentes, tampoco fue alumno de Picasso aunque mantuvo estrecho contacto y amistad con el artista español en París, y su influencia es notable.

El origen de Lam, nacido en Cuba de padre chino y madre mestiza, y su exilio continuo de país en país, obligado por el horror de la guerra, marcan una obra que se va moldeando en diferentes etapas en función de sus circunstancias vitales y de su contacto con diferentes corrientes artísticas; también fue determinante su colaboración con los escritores, pensadores y autores más destacados de su época.