Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a retirar del cementerio de La Almudena las placas con los nombres de los casi tres mil fusilados en la capital por el franquismo entre 1939 y 1944. PP y Ciudadanos lo justifican porque consideran que ese memorial debe incluir a víctimas de los dos bandos de la guerra civil. Para el Gobierno en funciones, es una decisión indigna. Una asociación de memoria histórica ha denunciado ante la Fiscalía al Consistorio por presunta prevariación.

Varias asociaciones han denunciado ante la Fiscalía al Ayuntamiento de Madrid por retirar del cementerio de La Almudena placas 3.000 placas de republicanos fusilados por el régimen franquista. Los familiares de las víctimas han tachado la decisión de barbaridad y vergüenza y van a presentar una denuncia por prevaricación.

El gobierno municipal alega que lo que quieren es unificar los reconocimientos a las víctimas de la Guerra Civil y que hará un monumento, en lugar de dos, en el que se hablará de todas las víctimas en la capital desde 1936 a 1944.

La Asamblea de Madrid insta al Goierno reconvertir el Valle de los Caídos en un espacio de memoria y a cambiar de lugar la tumba de José Antonio Primo de Rivera. La Proposición no de Ley ha sido aprobada gracias a los votos de PSOE, Más Madrid, y Unidas Podemos, y la abstención de Ciudadanos. 

Se propone crear un centro de interpretación y eliminar la publicidad turística. 

¿Te acuerdas de "Te Acuerdas"?

Las últimas muertes del franquismo

Septiembre de 1975 el régimen de Franco dicta cinco condenas de muerte contra dos  acusados de pertenecer a ETA y otros 3 miembros  al FRAP.

A pesar de la movilización internacional y de las manifestaciones en contra que recorrieron Europa el dictador ejecutó las sentencias. Fueron los ultimos fusilados de Franco que moriria dos meses después.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, niega que la forma en la que se llevó a cabo este jueves la exhumación de Franco se convirtiera en una "exaltación" de la dictadura. "El respeto no significa homenajear a un dictador", ha señalado en una entrevista en La Sexta ante las críticas de Pablo Iglesias, de Podemos, que califica de "vergüenza democrática" que saliera a hombros.

Tras la exhumación de Franco, en el Valle de los Caídos siguen enterradas más de 33.000 víctimas de uno y otro bando de la Guerra Civil.Un comité de expertos hizo un informe en 2011 con diversas propuestas para su futuro, que ha de pasar irremediablemente por la resignificación. Miembro de aquel grupo, el antropólogo Francisco Ferrandiz ha ideado una red tecnológica para conocer la historia del Valle de los Caídos sobre el terreno a través de móviles y tabletas que permitiría ver, por ejemplo, el entierro de Franco o tener acceso a toda la documentación que se ha generado en torno al valle.

En cuanto a la basílica, que está considerada un lugar de culto por la Ley de Memoria Histórica, Ferrándiz recuerda que, para actuar sobre ella haría falta su desacralización.

En cualquier caso, coincide el historiador Ricard Vinyes, sería necesario convocar un concurso internacional para reconvertir este monumento que no invita a la reconciliación.

La oposición sigue criticando al Gobierno por la exhumación de Franco. Desde Podemos califican de "vergüenza democrática" que el féretro del dictador saliera a hombros de la basílica del Valle de los Caídos. Según el PP y Cs, Pedro Sánchez debería ocuparse más de los problemas de los ciudadanos que de rehacer la historia. El Gobierno rechaza las críticas y defiende que la exhumación se llevó a cabo con "absoluta dignidad democrática".

Los familiares de Francisco Franco han denunciado que los agentes de la policía presentes en la reinhumación de los restos del dictadro en el cementerio de Mingorrubio los retuvieron durante unos minutos e intentaron "registrar" a uno de ellos ante la sospecha de que podía haber grabado al menos una parte de la ceremonia celebrada tras la exhumación.

Casi 44 años después de la muerte de Francisco Franco, todavía hay un 25% de la población que considera que el franquismo tuvo cosas buenas y son nostálgicos de su régimen. De hecho, días antes del cierre temporal del Valle de los Caídos cientos de personas se fotografían ante las tumbas de Franco y José Antonio, algunas realizando el saludo fascista.
 

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado que la exhumación de Franco pone fin a una anomalía democrática. Lo ha hecho en una declaración institucional, sin preguntas en la que también ha respondido a las críticas de la oposición por electoralismo. Tras su comparecencia en Moncloa, el PSOE ha facilitado imágenes en las que se ve a Pedro Sánchez visitando el monumento a las Trece Rosas en el cementerio de La Almudena. Ha depositado trece rosas rojas en homenaje a las jóvenes fusiladas por el régimen franquista en 1939.

La salida de los restos de Francisco Franco portados a hombros por sus nietos del Valle de los Caídos ha sido la imagen de una jornada histórica marcada por la exhumación del dictador 44 años después de su muerte. Los restos de Franco han sido trasladados en helicóptero hasta el cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde han sido reinhumados en un panteón junto a los de su mujer, Carmen Polo.

"Simplemente hemos acompañado a mi abuelo en estos momentos", ha explicado el primer nieto varón de Franco, Francis Franco, que se ha mostrado "satisfecho" con la dignidad con la que se ha llevado a cabo la exhumación de los restos de su abuelo del Valle de los Caídos. Además, el abogado de la familia, Luis Felipe Utrera Molina, ha protestado porque el Gobierno no les ha dejado cubrir el féretro con una bandera de España. "No hay precedente el la historia de que un gobierno haya prohibido la bandera nacional en un féretro", ha afirmado, ante un hecho que ha calificado como "vergonzoso y lamentable". No obstante, según ha afirmado Jaime Martínez Bordiú, otro de los nietos, Franco ha sido enterrado con la misma bandera con la que fue inhumado tras su muerte en 1975.

Los restos de Franco que se han trasladado este jueves a Mingorrubio se conservan desde hace 44 años embalsamados gracias al trabajo de cuatro médicos que acudieron de madrugada al hospital de la Paz, en Madrid, el 20 de noviembre de 1975. Los reporteros del Telediario han hablado con uno de ellos para conocer algunas curiosidades como el incidente que ocurrió cuando cerraban el ataúd.

La salida de Franco del Valle de los Caídos, que ha enfrentado al Gobierno y a la familia del dictador, es un hito hacia la resignificación del Valle de los Caídos, pero, para los familiares de algunas de las 33.833 víctimas de ambos bandos que yacen en las criptas de la abadía de la Santa Cruz, solo debe ser un paso más en el proceso que les permita recuperar a sus seres queridos y dignificar su recuerdo.

Después de 44 años, los restos de Francisco Franco han salido del Valle de los Caídos para ser trasladados a lo largo de este jueves al cementerio de El Pardo-Mingorrubio, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. La exhumación de Franco, que se ha realizado a puerta cerrada y de manera íntima, pone fin a más de un año de tensa batalla judicial entre el Gobierno de Pedro Sánchez y los familiares del dictador.

El helicóptero que ha trasladado los restos de Franco desde el Valle de los Caídos ha aterrizado en el helipuerto cerca del cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde algunas personas concentradas han lanzado gritos de "Franco, Franco" y también insultos contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Un coche fúnebre espera en El Pardo para trasladar los restos de Franco al cementerio de Mingorrubio, donde se encuentra desde hace unas tres horas Ramón Tejero, el hijo del golpista Antonio Tejero, y se oficiará una misa por el dictador.

La llegada de Antonio Tejero, el golpista del 23-F, al cementerio de Mingorrubio ha estado protagonizada por momentos de tensión. Algunos de los concentrados han coreado gritos de "Viva España, viva Franco". El hijo del exoficial, Ramón Tejero, es el sacerdote que oficiará el responso por Franco tras la exhumación en el Valle de los Caídos. El ex teniente coronel de la Guardia Civil que encabezó el fallido golpe de Estado del 23-F de 1981 se ha sumado a los manifestantes de extrema derecha que protestan por el traslado del féretro. Con gritos de "Tejero, Tejero" ha sido recibido el exoficial. Los policías han separado a los periodistas de los simpatizantes de Franco y del propio Tejero, después de que profirieran gritos acusándolos de manipuladores.
 

El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha destacado que la exhumación de Franco tiene “un gran significado” para la historia de España. “Nuestra democracia es hoy más perfecta”, ha dicho una entrevista en Los desayunos de TVE.

Zapatero ha recordado la “alta contestación” que tuvo la aprobación de la Ley de la Memoria Histórica. “Ahora (la exhumación) parece fácil, pero no lo ha sido. Sé lo que fue hacer la ley de la Ley de la Memoria histórica. Hay familias que no han llegado a ver esa recuperación y esa es una lágrima que la democracia tendrá siempre”.