arriba Ir arriba

El soldado de Infantería de Marina Antonio Carrero Jiménez ha fallecido al salirse de la carretera el vehículo en el que viajaba junto a otros dos militares españoles que han resultado heridos, cuando participaba en un convoy militar en la localidad de Somadougou, en Mali. El Ministerio de Defensa ha explicado que el convoy regresaba de una misión de apoyo al ejército maliense y que los heridos han sido trasladados a Doulikoro, donde se encuentra la mayor parte del destacamento español en la zona.
 

  • La ley todavía permite practicar la ablación a mujeres de estos dos países
  • Casi 3 millones de niñas al año son mutiladas en todo el mundo
  • Diversas ONG instan a los gobiernos a que pongan fin a esta práctica arraigada
  • Plan International recopila los testimonios de víctimas en Sierra Leona y Mali
  • "Antes de eso, ningún hombre se fijaba en mí porque mi cuerpo estaba 'sucio'"

La mutilación genital femenina, es una práctica que todavía se practica en 29 países de África, Asia y Oriente Medio, con secuelas físicas y psicológicas horribles para las casi tres millones de niñas afectadas cada año. La ONG Plan International, que ha creado una campaña de recogida de firmas para pedir la creación de una ley que prohíba esta práctica en el parlamento de Mali, ha recopilado los testimonios de víctimas en Mali y Sierra Leona. Selina, una joven de Sierra Leona, todavía se emociona cuando se acuerda del "dolor y las chicas que estaban conmigo" en el momento en que le practicaron la ablación, cuando se sintió muy mal y lloró mucho. Un dolor que describe una de las cooperantes del Plan Mali de Plan International, Madina Bocoum, que explica que "las chicas se desmayan del dolor, que puede durar mucho tiempo". Pero ¿por qué se hace? Según relata Ramatou, otra joven de Sierra Leona, "la tradición es muy importante". Otra víctima asegura que "si no pasas este proceso como las demás, no se te considera mujer". 

Achmad al Mahdi al Faqi, alias "Abu Turab" y primer acusado de crímenes de guerra por la destrucción de bienes patrimonio de la humanidad en Tombuctú (Mali), se ha declarado culpable ante la Corte Penal Internacional (CPI) en el juicio que ha comenzado este lunes.

Entre los monumentos que Al Mahdi, presunto integrante del movimiento terrorista Ansar al Din, habría destruido o ayudado a destruir en 2012 figuran nueve mausoleos y la mezquita y madraza de Sidi Yahya, del siglo XV, en la mítica Tombuctú.

"Con gran pesar debo presentar mi culpabilidad. Todos los cargos que se me imputan son precisos y correctos", ha señalado en una declaración el acusado, quien ha asegurado que siente un "gran dolor" por los hechos cometidos y pidió perdón a la población de Mali y a la comunidad internaciona

  • En África y Oriente Medio, 100 millones de niñas de más de 10 años han sido mutiladas
  • Antes de la boda, muchas novias se someten a otra operación para mantener sexo
  • 59 países del mundo ya prohíben este ritual y en otros se considera un delito
  • Una ginécola de MSF explica a RTVE.es las consecuencias de esta práctica