arriba Ir arriba

Los blindados del Ejército iraquí patrullan la ciudad vieja de Mosul en busca de los últimos yihadistas del Daesh, que atacan entre los escombros. Limpiar la ciudad de explosivos y de combatientes escondidos llevará tiempo, aseguran desde el Ejército. El regreso de la población civil tardará mucho más por el estado en el que se encuentran los edificios y la falta de infraestructuras.

Los que acaban de escapar con vida del infierno caminan aturdidos después de sobrevivir a los combates en los últimos reductos del Dáesh en la Ciudad Vieja de Mosul. Algunos, dice a TVE un funcionario de inteligencia, son familiares de combatientes yihadistas; otros traen consigo historias terribles. Jaled nos cuenta que intentó escapar del Dáesh con su mujer y su hija pero les detuvieron. A la niña la mataron y no sabe nada de su esposa desde hace 40 días. El enviado especial de TVE, Óscar Mijallo, ha sido testigo de ese goteo constante de desplazados.

Las tropas iraquíes combaten a las bolsas de resistencia que el Estado Islámico aún mantiene en el oeste de Mosul. Las autoridades aseguran que son pequeños focos, pero con ellos mantienen rehenes civiles, familias enteras. Por eso, según informa el enviado especial de TVE a la zona, la coalición ha disminuido la intensidad de los bombardeos. La máxima preocupación es impedir la huida de milicianos del Dáesh.

Las fuerzas del Ejército de Irak combaten este lunes los últimos focos de resistencia del Estado Islámico en Mosul, sin dar aún por concluido su triunfo, si bien el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, se encuentra ya en la ciudad dispuesto a proclamar la victoria, en medio de un ambiente festivo que no oculta la crisis humanitaria que deja la batalla.

El Ejército iraquí ha anunciado la liberación de la zona de Al Midán en el casco antiguo de la ciudad de Mosul, y ha señalado que los yihadistas ya solo resisten en el distrito de Al Qaliyat situado también en la zona histórica de la urbe, la segunda más grande del país. Irak lanzó en octubre del año pasado una ofensiva para liberar Mosul del control del Estado Islámico. Desde entonces, las tropas iraquíes, apoyadas por milicias y por el ejército kurdo "peshmerga", han arrebatado a los extremistas amplios territorios que habían ocupado en verano de 2014.

Mosul cayó en manos del Daesh en junio de 2014 cuando las tropas iraquíes destinadas en la ciudad huyeron ante la llegada inminente de los yihadistas, dejando atrás armas y municiones. Irak lanzó en octubre del año pasado una ofensiva el para liberar Mosul del control del Estado Islámico. Desde entonces, las tropas iraquíes, apoyadas por milicias y por el ejército kurdo "peshmerga", han arrebatado a los extremistas amplios territorios que habían ocupado en 2014.