arriba Ir arriba

CARLOS NÚÑEZ.- Los Banderas Blancas son un grupo conocido "hace muy pocos días", un gérmen terrorista que pretende heredar el liderazgo perdido por Dáesh en el norte de Irak, explica el coronel Pedro Baños, analista y experto en terrorismo internacional. El autor de Así se domina el mundo: las claves del poder mundial recibe a RTVE en el marco del Congreso Internacional sobre Ciudad Seguridad y Terrorismo Global.

Un programa de la televisión de la cadena estatal iraquí Al-Iraqiya es líder de audiencia entrevistando a yihadistas arrepentidos del Estado Islámico, la mayoría condenados a muerte, que vuelven a la escena del crimen. El Ministerio iraquí de Interior ha permitido que las cámaras accedan a las cárceles. Enfundados en un mono amarillo, más de 100 presos se han enfrentado ya a las víctimas y familiares en el lugar del crimen y han pedido perdón ante millones de espectadores. El presentador, Ahmad Hassan, explica que el objetivo es que los yihadistas se percaten de que lo que hacen "está fuera de la ley, las tradiciones y es inhumano". Las confesiones, que son voluntarias, no tienen ningún valor judicial. Amnistía Internacional denuncia que el programa atenta contra los derechos de los condenados.

Irak se enfrenta a la pérdida de una generación entera si la comunidad internacional y el Gobierno iraquí se olvidan de los niños, una vez liberado el país de los yihadistas del grupo terrorista Estado Islámico (EI), asegura a Efe el representante de Unicef en el país, Peter Hawkins. La conferencia internacional de donantes para Irak comineza este lunes en Kuwait, con el objetivo de recaudar fondos destinados a la reconstrucción del país después de los tres años de guerra contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El primer ministro de Irak, Haidar al Abadi, ha anunciado el final de la guerra contra el Estado Islámico (EI) después de que el Ejército se hiciera con el control de toda la frontera con Siria, el último reducto que el grupo terrorista yihadista mantenía en el país. El subcomandante de las fuerzas iraquíes conjuntas Abdelamir Yarala ha anunciado la recuperación de los últimos territorios que los yihadistas controlaban junto a la frontera siria, en las provincias occidentales de Nínive y Al Anbar, con lo que retomaron el control de 90 pueblos y más de 16.000 kilómetros cuadrados.

El terremoto que este domingo sacudió la zona fronteriza entre Irán e Irak ha dejado a miles de iraníes sin cobijo, abocados a pasar una segunda noche al raso, mientras las autoridades se afanan por movilizar efectivos que permitan llevar tiendas, agua y comida para socorrer a la población de la provincia de Kermanshah, una zona montañosa que ha resultado la más afectada por el seísmo.

Al menos 335 personas han muerto y miles han resultado heridas en Irán e Irak a causa de un terremoto de magnitud 7,3 que ocurrió en la noche del domingo en la frontera entre ambos países. El país con mayor número de víctimas, hasta el momento, es Irán, donde las autoridades sanitarias han informado de 328 fallecidos y más de 5.300 heridos. En Irak, por su parte, el temblor ha dejado siete muertos en el Kurdistán y más de 300 heridos.

Al menos 61 personas han muerto y unas 300 han resultado heridas en Irán; y otras cuatro han fallecido en Irak ,tras el potente terremoto, de magnitud 7.3, que ha afectado a ambos países. En Iraq hay también cerca de 500 heridos. El seísmo ha tenido el epicentro en la región del kurdistán iraquí, a 350 kilómetros de Bagdad. El movimiento se ha notado en varios países.

El nuevo gobernador de la provincia septentrional iraquí de Kirkuk, Rakan Said, ha anunciado el hallazgo de varias fosas comunes con más de 400 cadáveres en la comarca de Al Hauiya, liberada de los terroristas del grupo Estado Islámico (EI) el pasado octubre. Las fosas fueron encontradas en la antigua base militar estadounidense de Al Bakara, que fue empleada por los yihadistas para sus ejecuciones extrajudiciales, según unas declaraciones de Said recogidas por varios medios iraquíes.