arriba Ir arriba

La Agencia para el Desastre de Indonesia ha elevado el nivel de alerta al máximo ante una "inminente erupción" del volcán Agung en Bali y ha ordenado la evacuación de 100.000 personas, todos los residentes en un radio de entre 8 y 10 kilómetros del volcán-
Alrededor de 40.000 personas han sido ya evacuadas, si bien las autoridades han recalcado que decenas de miles aún han de abandonar la zona. "Pedimos a la gente en la zona de peligro que evacue inmediatamente porque existe el riesgo de una erupción mayor", ha dicho Sutopo, portavoz de la Agencia de Mitigación de Desastres de Indonesia (BNPB).

Los centros de acogida repartidos por la isla de Bali atienden hasta el momento a 40.000 evacuados. La Agencia de Gestión de Desastres ha elevado el nivel de alerta de erupción del 3 al 4 (el máximo), se ha ampliado la zona de seguridad a un radio de hasta 10 kilómetros alrededor del cráter y se ha avisado de una erupción inminente más intensa. La erupción y los temblores se han producido de manera continua. Además, la lava sigue llenando el cráter y cuando rebose comenzará a deslizarse por la ladera. Otro problema son los lahares, flujos de sedimentos y agua que se movilizan desde las laderas del volcán y cuya situación se ve agravada por la temporada de lluvias en Indonesia. Las autoridades han recomendado el uso de mascarillas por la nube de ceniza de la última erupción, en el fin de semana, de 4.000 metros de altura; avanza ahora en dirección estenoreste hacia el mar y la isla de Lombok, aunque podría cambiar por el viento. El volcán Agung se encuentra en el este de Bali, en el distrito Karangasem, y lejos de la mayoría de las atracciones turísticas. Esta es la primera erupción magmática del volcán desde 1963, cuando las erupciones duraron casi un año y causaron mas de 1.100 muertos. Bali es el principal destino turístico de Indonesia con, unos cinco millones y medio de visitantes extranjeros al año.

Las autoridades de la isla indonesia de Bali han elevado este domingo el nivel de alerta para aviación al máximo (rojo) ante el incremento de actividad del volcán Agung, que entró en erupción el pasado martes y que ha lanzado nubes de ceniza hasta 4.000 metros de altura, según fuentes oficiales. Una veintena de vuelos con destino a Bali y procedentes de allí fueron cancelados en la noche de este sábado y más de 2.000 personas se quedaron en los recintos aeroportuarios a pesar de que las autoridades mantienen que "la isla es segura" y el aeropuerto funciona "con normalidad".

Al menos 94 personas han muerto, casi 300 han resultado heridas y varios edificios se han hundido en la región indonesia de Aceh a causa de un terremoto de magnitud 6,5 en la escala abierta de Richter. Fuentes militares elevan la cifra a los 97 fallecidos.

El distrito de Pidie Jaya es la zona más afectada de esta región del norte de la isla de Sumatra. De momento no se ha decretado ninguna alerta de tsunami. El balance provisional de muertos, facilitado por la Agencia Nacional de Gestión de Catástrofes de Indonesia, podría aumentar ya que aún hay personas atrapadas entre las ruinas. "Nos estamos centrando en buscar a las víctimas y posibles supervivientes", ha declarado Sutopo Nugroho, director de la Agencia. En las labores de rescate participan más de 1.000 personas, incluyendo militares y voluntarios.

Hay además otros tres españoles hospitalizados en cuidados intensivos. La embajada española en Yakarta ya se ha puesto en contacto con la familia para la repatriación de los restos mortales. Sobre el terreno, personal de la embajada están también pendientes del estado de otros tres españoles que están en cuidados intensivos. Uno de ellos es un joven de 31 años que fue operado ayer de una fractura craneoencefálica.

Varias explosiones y un tiroteo han sacudido este jueves el centro de Yakarta, la capital de Indonesia, y han causado al menos siete muertos: dos civiles, entre ellos un ciudadano extranjero, y cinco asaltantes, según ha informado un portavoz de las fuerzas de seguridad. La Policía ha dado por terminado el ataque múltiple, reivindicado por el Estado Islámico, y ha asegurado que "todos los atacantes han sido neutralizados".

Varias explosiones y un tiroteo han sacudido este jueves el centro de la capital de Indonesia, Yakarta, y han causado al menos siete muertos: dos civiles, entre ellos un ciudadano holandés, y cinco asaltantes, según ha informado un portavoz de las fuerzas de seguridad. La Policía ha dado por terminado el ataque múltiple, reivindicado por el Estado Islámico, y ha asegurado que "todos los atacantes han sido neutralizados".