arriba Ir arriba

Mucho frío, hielo y nieve. El temporal está golpeando con fuerza varios países europeos. En Hungría, aunque no hay poblaciones aisladas resulta muy complicado conducir. Las máquinas quitanieves no paran, pasan una y otra vez porque el viento, que supera los 80 kilómetros por hora, vuelve a cubrir con un manto blanco las carreteras ya despejadas. Incluso alguna de estas máquinas se ha quedado atrapada. Varios tramos del Danubio siguen cerrados. El agua congelada impide la navegación. Aunque los rompehielos llevan tres días trabajando solo han avanzado tres kilómetros de los 30 previstos. Hungría ha tenido que enviar dos rompehielos más a Serbia, incluyendo el barco más grande de su flota. En Japón, imposible aterrizar en este aeropuerto sin que el avión patine. Las fuertes nevadas han dejado la pista convertida en hielo.