Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El autor del tiroteo de El Paso (Texas, EE.UU.), donde murieron veintidós personas el fin de semana pasado, confesó a la policía cuando fue detenido que su objetivo era matar a "mexicanos", según un documento que adelantó The Washington Post y al que posteriormente han tenido acceso varios medios como EFE. 

El supuesto responsable del ataque, Patrick Crusius, de 21 años, dijo a la policía que él era quien abrió fuego contra una multitud en un centro comercial Walmart de la ciudad fronteriza de El Paso al que suelen acudir a comprar muchos ciudadanos mexicanos.

Crusius condujo casi diez horas -desde Allen hasta El Paso- para cometer la matanza en ese supermercado y supuestamente publicó un manifiesto en internet en el que aseguró que el ataque era una "respuesta a la invasión hispana de Texas".

Las autoridades migratorias de Estados Unidos arrestaron en procesadoras de alimentos del estado de Misisipi a 680 inmigrantes indocumentados, en lo que supone la mayor redada de este tipo en al menos una década, anunció el fiscal del distrito sur del estado sueño, Mike Hurst. Los 680 inmigrantes que fueron detenidos pasarán ahora a custodia del ICE, que decidirá si los encierra en un centro de detención hasta que sean deportados a sus países de origen o si, por el contrario, los pone en libertad mientras las cortes deciden si deben quedarse o no en el país.
El agente, Jere T. Miles, a cargo de la operación, explicó que los hijos de los inmigrantes detenidos pasaran a la custodia de algún familiar en EE.UU. y, en otros casos, los padres serán puestos en libertad para que puedan cuidar de los menores mientras se resuelven sus peticiones de asilo. "Cada caso será manejado de manera individual, dependiendo de las circunstancias", explicó Miles.

Los arrestos se produjeron en el lugar de trabajo de los inmigrantes, entre los que se incluía una planta de procesamiento de pollos de la empresa Peco en la localidad de Bay Springs. Peco confirmó en un comunicado que el ICE inspeccionó esa planta de pollos y otras dos de las instalaciones que tiene en Misisipi: una en Canton y otra en Sebastopol. "Estamos colaborando plenamente con las autoridades en su investigación y estamos viendo la posible interrupción de nuestras operaciones", señaló la empresa en un comunicado recogido por la cadena de televisión local WDAM. La compañía aseguró que cumple con todas las leyes migratorias y usa el programa federal "E-Verify" para evitar contratar indocumentados.
En su rueda de prensa, las autoridades aseguraron que el objetivo de las redadas son tanto los inmigrantes indocumentados como las empresas que los contratan. Bajo el Gobierno de Donald Trump, se han incrementado las detenciones de inmigrantes en sus lugares de trabajo: en el año fiscal 2018, el ICE inició 6.848 investigaciones sobre ese tema, lo que supone un incremento de más del 300 % con respecto al periodo anterior, cuando hubo 1.691 investigaciones.

En su gira de visitas a las dos ciudades escenarios de las últimas masacres por disparos en EE.UU., tras pasar por Dayton en Ohio, Trump ha sido recibido en El Paso, Texas, con fuertes protestas por parte de manifestantes que reclaman mayor control sobre la posesión de armas de fuego. En la ciudad texana ubicada justo en la frontera con México varios grupos de manifestantes se han concentrado en distintos puntos, especialmente en el centro comercial donde el sábado pasado ocurrió la masacre de la que se señala como autor a Patrick Crusius, de 21 años, considerado un supremacista blanco. El estacionamiento del centro comercial se ha llenado de flores, globos, banderas, dibujos y mensajes de todo tipo en honor a las 22 personas, entre ellas ocho de nacionalidad mexicana, que perdieron la vida por los disparos indiscriminados. "No eres bienvenido aquí", "Queremos una disculpa", "Trump es un racista, supremacista blanco", apuntaban los carteles en El Paso, entre los que ondeaban banderas de México y Estados Unidos. El director ejecutivo de Border Network for Human Rights, Fernando García, ha explicado, en declaraciones recogidas por Efe, que los manifestantes en El Paso tienen dos mensajes para Trump: el primero que "estamos orgullosos de lo que somos, somos una comunidad de migrantes e hispanos y hemos recibido y abierto nuestras puertas a refugiados e inmigrantes y asilados históricamente, y lo seguiremos haciendo". Y en segundo lugar, que "Trump no es bienvenido en esta comunidad". "Su retórica racista, su política de odio hacia los inmigrantes, su retórica, su narrativa de odio, generó este incidente terrorista en contra de nuestra comunidad", afirmaba García en una jornada que coincidió con el traslado de una de las víctimas del tiroteo, Elsa Mendoza de la Mora, a su país en un coche fúnebre que atravesó uno de los puentes que conecta a El Paso con Ciudad Juárez.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha visitado este miércoles El Paso, en Texas, y Dayton, en Ohio, las dos ciudades que el pasado fin de semana fueron escenario de sendos tiroteos que dejaron 22 y nueve muertos, respectivamente. En ambas se han manifestado cientos de personas para rechazar su visita, han acusado al presidente de "racista" por su discurso antiinmigración y le han exigido que "haga algo" para controlar las armas.

Tras el tiroteo en El Paso, muchos hispanos han decidido comprar un arma. "Los hispanos somos ahora el blanco", justifican. En las armerías las ventas se han triplicado, un incremento protagonizado sobre todo por los latinos. Texas es uno de los estados con menos limitaciones al respecto. Los mayores de 21 años las pueden llevar ocultas incluso a la universidad.

Decenas de manifestantes con pancartas han recibido este miércoles al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Dayton, Ohio, frente al hospital donde se recuperan víctimas supervivientes del tiroteo de este domingo. El suceso, con nueve fallecidos, es una de las dos masacres que este fin de semana han dejado 31 muertos por disparos. El mandatario viajará también a El Paso en Texas, escenario de la otra matanza, en la que 22 personas perdieron la vida.

Las protestas se suman a las últimas manifestaciones para restringir el uso de armas de fuego. Por la mañana, antes de emprender el viaje, Trump, adelantó desde la Casa Blanca a los medios que "en este momento no hay disposición en los políticos a legislar para prohibir los rifles de asalto".

Como soluciones para atajar el problema, el republicano ha propuesto además de más pena de muerte, estrechar el control en la venta, y comprobar los antecedentes de las compradores, particularmente a aquellas personas que padezcan transtornos mentales, sin especificar qué tipo de medidas o baremos oficiales habría que implementar para la detección de estos sujetos.

La alcaldesa de Dayton, la demócrata Nan Whaley, ha admitido este martes sentirse "decepcionada" por la "vaguedad" de los comentarios del mandatario sobre el control de armas tras los dos tiroteos. "No creo, francamente, que sepa de lo que habla", ha afirmado.