arriba Ir arriba

El fundador de la dinastía Rockefeller, John, murió en 1937 con una fortuna de 300.000 millones de dólares. El petróleo y los negocios lo convirtieron en multimillonario. En 2017 falleció David,el último de los herederos del patriarca, y ahora se va a subastar parte de la inmensa colección de arte y joyas que heredó y adquirió junto a su esposa Peggy. Piezas que colgaban en las paredes de sus mansiones y joyas que deslumbran. La estrella de la subasta es un picasso de la época azul, el malagueño tenía 24 años cuando pintó una niña desnuda con una canasta de flores, valorado en cien millones pero que puede multiplicar su precio. También el regalo de bodas para los Rockefeller, un cuadro que Diego Rivera pintó en un barco camino de Nueva York, o telas de Gauguin, Monet, Miró, Delacroix, Matisse o Hopper. El dinero que se recaude con la subasta servirá para financiar obras benéficas en instituciones educativas, porque la filantropía fue otra constante en la vida de los Rockefeller y con esta subasta cae el telón sobre una saga.

El Palau de la Música Catalana ha inaugurado una exposición dedicada al artista Antonio López, que consta de tres esculturas, cuatro dibujos y óleos, además de un relieve, a través de los que la exhibición recorre algunos de los temas centrales de su obra, como el ser humano y su entorno, y que "muestra elementos de su cotidianidad".

En una rueda de prensa este martes en el Palau de la Música, una de las comisarias de la exhibición Violant Porcel ha explicado que la exposición se podrá ver hasta el 24 de junio, y ha destacado que el género pictórico de la naturaleza muerta --el bodegón--, es uno de los temas presentes en los dibujos y óleos expuestos, así como el paso del tiempo.

La Basílica de la Natividad de Belén es uno de los 54 monumentos, patrimonio de la Humanidad, en riesgo. Está en esa lista desde el año 2012 y allí sigue hoy en día. La Autoridad Nacional Palestina está liderando una operación internacional para conseguir que salga de esa lista. Existía un riesgo real de perder esta basílica, sagrada para 2.200 millones de cristianos, pues veneran allí el lugar donde nació Cristo.