arriba Ir arriba

Com diu la presentadora Montse Elias de bon principi de programa: “A l’estiu, quan el sol apreta, hi ha dues opcions: venir a gaudir a platges com aquesta (la del Garraf) o anar a contracorrent i fugir-ne amb alguna excusa… …si sou dels segons va ideal la primeres de les propostes del programa: la inclassificable obra de l’artista ISMAEL SMITH, que tot i el seu cognom anglès, va ser un català de finals del modernisme contrari a l’estètica del seu temps…” Doncs això mateix, la primera recomanació és un clip dedicat a l’exposició que hi ha durant tot l’estiu al MNAC, el Museu Nacional d’Art de Catalunya. “La bellesa i els monstres” és del títol de l’exposició que aplega les obres d’aquest artista força desconegut que va viure part de la seva vida a Nova York. Provocador i transgressor, Smith es va dedicar al’escultura, la pintura, la ceràmica, la il·lustració satírica i fins i tot la moda.

Al reclamo de la belleza acudimos todos al Thyssen, al reclamo de colores y sensualidad, al reclamo de decenas de miradas perfectamente definidas que buscaban los primeros espectadores. Cuando te cruzabas con un compañero el comentario era " qué bonita verdad", y es cierto, y esa ere seguro el objetivo de los maestros del renacimiento veneciano, que cinco siglos después haya gente que quiera atrapar esa belleza con su móvil.

Bajo el título “Canon”, Mateo Maté ha creado una muestra que invita a replantearse el canon de belleza revisando 20 obras clásicas. Se trata de una serie de reproducciones escultóricas realizadas por el artista que se enfrentan a otras prestadas por el Museo Nacional de Escultura. La exposición puede verse en la sala Alcalá 31 de Madrid.

Monogràfic del programa Mirador dedicat a l'escultor català Xavier Corberó, enregistrat el 1976 a casa seva i a l seu taller i d'altres indrets on es trebala la seva obra, a Esplugues de Llobregat.

Redacció d'Anna Galceran i Josep Maria Brunet; realització de Jordi Lladó, guió de Salvador Corberó i presentació del periodista Toni Moreno. Emés a la Primera cadena el 12 de març del 1976.

Un poco de luz más, más, ahí lo tenemos y por pedir luz dos raciones, mucha encontramos en esta edición de arco, obras que sin la luz no serían nada, ventanas por las que entra esa luz. La luz es vital en el arte, ella o su ausencia forman parte del ADN de una creación. Sea pintura, escultura, instalación, fotografía, vídeo dibujo o grabado, de todo encontrarán en este enorme mercado en el de este Dalí, su millón cuatrocientos mil euros solo está alcance de unos pocos, un Dalí de los años 40, cuando la luz americana entró en la vida del artista.

A los 19 años, Eduardo Chillida (1924-2002) era un atleta superdotado encaminado a convertirse en leyenda del fútbol. Pero una lesión brutal durante un partido le apartó para siempre del deporte profesional. Nadie excepto Pilar Belzunce, su compañera de vida, sospechaba en aquel momento que el joven portero de Hernani se disponía a reescribir su destino y a morir unas décadas más tarde como uno de los mayores escultores del siglo XX.

'Lo profundo es el aire' no es una biografía convencional, sino una evocación poética y trepidante de un artista incomparable. Una personalidad que sigue viva a través de sus obras, de sus ocho hijos y de algunos de sus más estrechos colaboradores.

  • El Palacio Velázquez del Retiro de Madrid recoge una antología del artista vasco
  • La exposición organizada por el Reina Sofía puede verse hasta el 26 de febrero
  • Las 60 piezas de Otro Family Plot han sido selecionadas por Badiola y otros artistas

¿Cómo hablar de un artista tan relevante como Chillida y esquivar la nostalgia, la hagiografía o la alabanza grosera?

La obra de Eduardo Chillida conserva intacta su vitalidad, nos invita a una experiencia sensorial de primer orden, contiene una sensualidad agazapada y portentosa.

Así que nuestra intención es mantenernos sencillamente en actitud de escucha, agudizar el oído hasta apreciar los matices de la música callada que habita el hierro, el alabastro o el papel de sus esculturas. Ser consecuentes con esa danza de formas y entregarnos a filmar las huellas presentes, las palabras de los que vivieron muy cerca de él, las interrogaciones que nos plantean sus obras, la sombra luminosa y terrible que deja a su alrededor un artista desaparecido.

A los 19 años, Eduardo Chillida (1924-2002) era un atleta superdotado encaminado a convertirse en leyenda del fútbol. Pero una lesión brutal durante un partido le apartó para siempre del deporte profesional. Nadie excepto Pilar Belzunce, su compañera de vida, sospechaba en aquel momento que el joven portero de Hernani se disponía a reescribir su destino y a morir unas décadas más tarde como uno de los mayores escultores del siglo XX.

Lo Profundo es el Aire no es una biografía convencional, sino una evocación poética y trepidante de un artista incomparable. Un personalidad que sigue viva a través de sus obras, de sus ocho hijos y de algunos de sus más estrechos colaboradores.