Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La filial suiza del banco británico HSBC permitió a sus clientes más ricos evitar los impuestos europeos y, en connivencia con algunos, ocultar las cuentas no declaradas a las autoridades fiscales de sus respectivos países, según revela una investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) publicada por varios medios de comunicación. Respecto a los españoles, la documentación del ICIJ muestra que Emilio Botín, presidente del Banco Santander hasta septiembre pasado, se convirtió en cliente de HSBC en 2003. Respecto a Fernando Alonso, los documentos revelan que empezó en 2002 a ser cliente del HSBC en Suiza, país del que mantuvo nacionalidad entre 2006 y 2010, año en que volvió a pedir la nacionalidad española.

El piloto Fernando Alonso ha dedicado en su cuenta de twitter un cariñoso recuerdo a Emilio Botín, presidente del Grupo Santander fallecido anoche, al que se refiere como "un gran amigo". "El miércoles cené con Don Emilio, planeábamos otra vuelta en bici en Singapur... Nos deja un amigo, un gran amigo", ha escrito Alonso, miembro del equipo Ferrari, que está patrocinado por el Banco Santander desde 2010.

Emilio Botín-Sanz de Santuola y García de los Ríos -fallecido este miércoles en Madrid- pertenecía a una estirpe de banqueros y su gestión al frente del Santander se ha caracterizado por una estrategia expansiva internacional y por un proceso de fusiones y adquisiciones dentro de España para conseguir el liderazgo de la banca nacional. También se ha visto inmerso en varios procesos judiciales, el último de los cuales -por supuestos delitos de evasión fiscal- se archivó en 2012 después de que la familia Botín pagase 200 millones de euros a Hacienda para regularizar unas cuentas bancarias en Suiza.

Santander lamenta la muerte de quien fue el más importante "mecenas" de la comunidad autónoma ya que la vinculación a su tierra hizo que mantuviera en ella la sede central del Banco Santander y que apostara económicamente por sus principales entidades culturales y sociales. La muerte ha impedido a Emilio Botín presidir la inauguración de su Centro de Arte, pero sí pudo ver los nuevos jardines de Pereda, el Centro de Proceso de Datos, o la réplica de la Cueva de Altamira, otra de sus grandes inversiones. 

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha fallecido de un infarto en su domicilio en Madrid en la noche de este martes, según han confirmado a TVE fuentes de la entidad. Sus restos mortales van a ser trasladados a la localidad cántabra de Puente de San Miguel, donde está la casa familiar. Botín tenía 79 años y llevaba 28 al frente del primer grupo financiero de España y Latinoamérica y el primero de la zona euro por capitalización bursátil, con un valor de más de 73.000 millones de euros.