Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

En Colombia, cada semana asesinan a un candidato político. El 27 de octubre hay elecciones locales y regionales y en dos meses han caído abatidos siete aspirantes. La violencia no discrimina entre partidos. Los narcos y paramilitares solo buscan influir en los resultados y eliminar a los candidatos incómodos. Informe Semanal ha acompañado a algunos de los candidatos de una campaña en la que el objetivo no es solo ganar, sino también salir con vida.

A mediados del verano asistimos a un encuentro de la FAO en Cartagena de Indias en Colombia que se realizaba en el Centro de Formación de la AECID. Aprovechamos para entrevistar a dos mujeres colombianas, Julia Cogollo responsable de género de la ONG MPDL con una larga experiencia en el acompañamiento a mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado y también a Paola Pienata joven Cartagenera, comunicadora social, feminista y defensora de DD.HH. Son dos visiones, no muy diferentes, de lo que ocurrió en el país y por donde ven el futuro.

Arturo Zamora dejó de combatir en las FARC cuando a los veintinueve años una herida en una pierna lo alejó de la guerra en la selva. Llevaba una década en la lucha armada así que no le quedó otra que reinventarse. En su caso la pasión por el arte le ayudó a integrarse de nuevo en la vida civil y acabó cambiando las armas por los cuadros. Ahora Arturo regenta un modesto café de arte en la capital colombiana.

Sigue la violencia e intimidación contra los candidatos a las elecciones locales en Colombia. Faltan 42 días para ir a las urnas y persisten los secuestros, amenazas o asesinatos. El último, este fin de semana. El gobierno de Colombia acaba de anunciar más protección para los candidatos más amenazados.
 

El que fuera número dos de la guerrilla colombiana de las FARC, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año, ha reaparecido este jueves en un vídeo junto con otros exlíderes de ese grupo para anunciar "una nueva etapa de lucha" armada.

"Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas", señala en otro punto del manifiesto leído en el vídeo de 32 minutos y con fecha 29 de agosto de 2019.

En la grabación, el jefe guerrillero disidente dice que hablan desde algún punto en la zona del río Inírida, situado en la región amazónica del sureste del país, cerca de las fronteras con Venezuela y Brasil.

Entre marzo de 2018 y mayo de 2019, 197 líderes sociales han muerto asesinados en Colombia, según la Defensoría del Pueblo. La lucha contra la corrupción es la principal causa de persecución. Informe Semanal aborda este sábado lo que algunos llaman "un auténtico genocidio contra el movimiento social" que ha crecido desde la firma del Tratado de Paz con la guerrilla de las FARC. Según la ONU, "grupos criminales que tratan de silenciar las voces libres" han ocupado el territorio abandonado por la guerrilla. En Colombia hay cerca de mil líderes sociales amenazados de muerte.

El Catatumbo es una región situada en el Norte de Colombia que afronta desde hace décadas una inseguridad enorme que tiene graves consecuencias para la población. En los últimos años, más de 40.000 personas se han marchado y la situación se agrava para los 25.000 venezolanos que han llegado al país. Hablamos con el director para las Americas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco.

La deportación de un joven enfermo con problemas psiquiátricos desde Estados Unidos al país de sus padres ha acabado con su muerte en Bagdad por falta de cuidados médicos. Es una historia que nos acerca una vez más las diferentes vidas que tienen los migrantes y que en países como Níger, han encontrado un cruce de caminos. Hablamos con Livia Manente, portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones, y también miramos a Colombia, otro país de grandes movimientos de personas. En este caso, nos fijamos en la región del Catatumbo, donde la violencia tiene consecuencias terribles para la gente y de las que nos habla el director para la Americas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco. Y Mario Borrego nos recuerda la historia del Mineve, un submarino francés cuyos restos se han encontrado hace unos días tras 51 años desaparecido.