arriba Ir arriba

El sospechoso de haber raptado hace nueve años al niño Yéremi Vargas en Vecindario (Gran Canaria), Antonio O.B., conocido como "El Rubio", se ha negado a declarar ante el juez que lleva el caso y se ha opuesto a que le tomen el ADN, según ha informado el abogado de la familia del menor.

"El Rubio" comparecía por primera vez ante el juez de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana, pero lo ha hecho en apenas diez minutos, si bien ha estado más de una hora en los calabozos del edificio, a cuya salida para su regreso a prisión el padrastro del niño, Jonatan Guisado, le ha gritado: "¡Cabronazo, dinos dónde está el niño!".

El sospechoso por la desaparición de Yeremi Vargas en Gran Canaria, Antonio Ojeda, se ha negado a declarar ante el juez y a dar su ADN.

 Previamente, el pasado lunes Antonio Ojeda fue sometido a una exploración psiquiátrica a cargo de los médicos forenses, según indicó el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), con el fin de determinar si el juez puede investigar o no al también conocido como 'Juan El Rubio'.

Yéremi Vargas, el niño que desapareció en la localidad de Vecindario (Gran Canaria) el 10 de marzo de 2007. 

Es un monstruo, no tiene humanidad, es frío”, ha asegurado, muy afectada a TVE, la expareja maltratada de Antonio Ojeda, el principal sospechoso de la desaparición de Yéremi Vargas.

La que fue su pareja convivió con él durante 7 años; recibió maltrato psicológico y le denunció en 2005 después de recibir una paliza. Tiene un hijo en común con él y ha preferido no dar su identidad. Cuando Yéremi desapareció Ojeda y ella ya estaban separados. Pero en una ocasión le oyó comentar que “ese niño había muerto el mismo día que desapareció”.

Era un hombre agresivo que solía meterse en problemas”, ha explicado, aseguraba que cuando le daba palizas al día siguiente le decía que no recordaba nada.

La Guardia Civil ha localizado un sospechoso de la desaparición del niño, al que se le imputan los delitos de detención ilegal y homicidio. Se trata de un hombre de 56 años que está actualmente en prisión preventiva acusado de abusar de otro menor en 2012, en Vecindario, la localidad de Gran Canaria donde vivía Yéremi. La Guardia Civil pide prudencia ante esta nueva investigación que se encuentra bajo secreto de sumario. Han pasado más de 9 años desde la desaparición de Yéremi Vargas y desde entonces se han seguido muchas pistas pero, sin resultado.

La Guardia Civil busca a un hombre que en el momento de desaparición de Yéremi Vargas tenía entre 30 o 40 años y estuvo en el lugar de los hechos con una gorra de béisbol y un coche Renault 5 Oasis, para determinar si tiene o no relación con el caso, y pide la colaboración para localizar este vehículo.

Según han confirmado fuentes del instituto armado, la búsqueda del niño canario nunca se ha abandonado y ahora se abre una línea de investigación tras confirmarse que un Renault 5 versión Oasis de color blanco estuvo en la zona en la que desapareció el 10 de marzo de 2007.
Los investigadores buscan tanto el vehículo como a su conductor, que según varios testigos tenía entre 30 y 40 años y vestía una gorra de béisbol.

Familiares y amigos de las personas que han desaparecido en España sin causa aparente piden que no se les olvide. Uno de los casos más conocidos es el del pequeño Yeremi Vargas, de siete años, desaparecido mientras jugaba en un solar de Vecindario, en las Palmas, en 2007. Su búsqueda no ha cesado desde entonces, pero las diferentes líneas de investigación que se han seguido no han dado resultado hasta el momento. 

Vicente Garrido y Patricia López han escrito Crímenes sin resolver. Este libro repasa ocho casos de fallecidos y desaparecidos con el objetivo de que no caigan en el olvido. Los autores han afirmado que en España se mata poco. Los escritores creen que lo fundamental para resolver un asesinato es el factor humano, la policía y la colaboración ciudadana. El 10% de los 1.200 asesinatos, que se producen en España al año, no se resuelven. La periodista ha resaltado que lo peor son los desaparecidos, ya que muy pocos se encuentran y, en estos casos, se pueden salvar vidas (12/06/14).