arriba

Desde Bélgica llegan novedades en la investigación sobre los atentados de París del 13 de noviembre. La Fiscalía revela que los terroristas fabricaron cinturones explosivos en un apartamento de Bruselas, donde también se ha encontrado una huella dactilar de Salah Abdeslam, superviviente de uno de los comandos yihadistas, que sigue en paradero desconocido (08/01/16).

Las operaciones se han centrado en siete viviendas de cuatro zonas de Bélgica, entre ellas el barrio de Molenbeek, de dónde procedían varios de los presuntos terroristas de los atentados de París. Este jueves las autoridades belgas han prorrogado por tres meses la detención preventiva de otros dos sospechosos detenidos el martes, acusados de preparar atentados terroristas en lugares emblemáticos de Bruselas durante la nochevieja.

La capital belga ya suspendió los fuegos artificiales de la Nochevieja de 2007, cuando estaba también bajo alerta terrorista después de que se frustrara un plan para liberar al tunecino Nizar Trabelsi, encarcelado por intentar volar una base militar. Este año, varias capitales de todo el mundo han puesto en marcha dispositivos especiales de seguridad de cara a la última noche del año para evitar atentados, entre ellas París, Londres y Nueva York.