arriba Ir arriba
  • La red de carga aún es dispersa y está poco integrada, según los expertos
  • El punto de carga doméstico puede cubrir el 95% de las necesidades
  • Los usuarios reclaman cargadores interprovinciales que aumenten la movilidad
  • El gestor de cargas es el único que puede cobrar por revender la energía
  • Las empresas buscan soluciones y critican la “falta de seriedad” del Gobierno

PSA Peugeot Citroen anunció hoy la compra a General Motors (GM) de su filial Opel/Vauxhall, que le permitirá convertirse en el "número dos" del sector automovilístico en Europa, pero con el reto de integrar unos activos que han estado en déficit crónico desde comienzos de siglo. El grupo francés pagará 1.300 millones de euros por el negocio automovilístico de Opel y Vauxhall, a los que se añadirán, otros 900 millones por la filial financiera de GM en Europa, que abonará al 50% con el banco BNP Paribas, según explicaron las partes en un comunicado.

El grupo automovilístico francés Peugeot-Citroën comprará la marca alemana Opel a su matriz estadounidense General Motors. Se va a convertir en el segundo grupo automovilístico más importante de Europa y el primero de España, con más de 13.000 trabajadores en nuestro país. La nueva sociedad fabricará más de cinco millones de automóviles y va a generar 2.000 millones de euros en sinergias con el desarrollo conjunto de plataformas y de motores. Los sindicatos ignoran si el acuerdo tendrá repercusión sobre el empleo en plantas como Figueruelas, en Zaragoza, la mayor planta de Opel en el mundo.

La distribuidora de las marcas Volkswagen, Audi, Skoda y Volkswagen Vehículos Comerciales en Península y Baleares, Volkswagen Group España Distribución, no se ha presentado a la vista celebrada en el Juzgado número 8 de Madrid en relación con una demanda colectiva presentada por la OCU por el caso del software que alteraba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) en algunos motores diésel. 6.000 afectados piden indemnizaciones por el fraude de las emisiones. La demanda colectiva, por tanto, sigue su curso. Un año y medio después del escándalo, que afectó en España a casi 700.000 coches, el grupo alemán sigue reparando vehículos. Muchos afectados todavía esperan. A otros les acaba de llegar una carta como esta; Volkswagen avisa que ya pueden llamar a su taller. Y la DGT recomienda hacerlo.