arriba Ir arriba

El derecho a llevar un arma está garantizado legalmente desde 1791, tras la Guerra de La Independencia. En la actualidad, cada vez hay más mujeres estadounidenses que consideran que ir armadas significa ser más libres. Son solteras, madres de familia o jubiladas. Para ellas, comprar un revólver es tan natural como comprar detergente. Algunas son incluso auténticas apasionadas de las armas de fuego. También es una cuestión de defensa y supervivencia en un país donde los asesinatos en masa han hecho aumentar la venta de armas.

Retomar los códigos de la prensa femenina, extender la idea según la cual una mujer armada es una mujer fuerte... Los resultados saltan a la vista: desde 1990, las ventas de armas a mujeres han aumentado en un 20%. Ahora, pistolas, revólveres y rifles forman parte de la cesta de la compra del ama de casa norteamericana.

Detrás de las revistas de propaganda se halla el mayor lobby pro armas de Estados Unidos: la famosa ANR, la Asociación Nacional del Rifle. Esta asociación defiende el libre comercio de armas de fuego desde 1871. Cuenta con cuatro millones de socios, de los cuales un 25% son mujeres. Gracias a su poder financiero, la ANR desempeña un papel clave en la política norteamericana. Entre 1998 y 2003, estuvo presidida por una estrella de la edad de oro de Hollywood: el actor Charlton Heston.

En Estados Unidos, entre 15 y 20 millones de mujeres poseen un arma de fuego. Pero no todas son meras compradoras. Para algunas de ellas, defender el derecho de cada uno a llevar un arma es una misión, la lucha de su vida.

Contenido disponible hasta el 25 de diciembre de 2016.

Histórico de emisiones:
14/12/2013
18/06/2016

La historia de las armas de fuego en Estados Unidos se remonta a los primeros asentamientos europeos en el Nuevo Mundo, pasando por los disturbios raciales del siglo XIX o la violencia entre bandas de los años 20. El profesor Richard Slotkin, de la Universidad Wesleyana, sostiene que las armas de fuego constituyeron el elemento clave en la conquista del oeste. Los nativos americanos fueron diezmados; en el sur, las armas ampararon a Jim Crow y la supremacía blanca. El rifle Winchester de repetición representa ese periodo.

La tecnología ha evolucionado mucho desde la época colonial y ha revolucionado el mundo de las armas. El 14 de diciembre de 2012 Adam Lanza tardó menos de 5 minutos en la masacre de Newtown. Entró en la escuela de primaria de la localidad de Sandy Hook con un arma de asalto capaz de disparar docenas de tiros en tan solo 60 segundos, acabando con la vida de 20

La matanza de Newtown reavivó el debate nacional sobre la tenencia de armas de fuego en Estados Unidos. A medida que la tecnología armamentística ha ido avanzando la cifra de muertes ha aumentado. De hecho, en los últimos 45 años, han muerto más estadounidenses por armas de fuego que en todas las guerras en las que ha participado el país juntas.

Una sola persona con un arma de fabricación moderna puede causar hoy los mismos estragos que antiguamente causaba un pelotón de soldados.

Contenido disponible hasta el 25 de diciembre de 2016.

Histórico de emisiones:
14/12/2013
18/06/2016

Se calcula que en Estados Unidos existen unas 300 millones de armas de fuego en circulación, una cifra abrumadora que provoca cada año más de 30.000 muertes. El derecho a portar un arma está respaldado por la segunda enmienda de su Constitución, algo que muchos americanos se toman muy en serio. La noche temática nos acerca a la cultura de las armas en Estados Unidos con los documentales "Armas en América: después de Newtown" y "Mujeres y armas".

Trescientos millones de armas siembran Estados Unidos de miles de muertos anuales por disparos, pero los partidarios de su uso las defienden a toda costa. Votantes de Trump pasean fusil de asalto al hombro para demostrar su convicción de que un estado más armado es un estado más seguro. Con el apoyo del a Asociación Nacional del Rifle, el candidato republicano juega fuerte esta baza y promete el nombramiento de jueces que protejan este derecho, la segunda enmienda.

Al menos 113 menores murieron en EE.UU. por disparos accidentales de armas de fuego en 2014, según datos del Archivo de Violencia por Armas de fuego estadounidense, una entidad independiente dedicada a la investigación de este problema. Un estudio elaborado por dos medios de comunicación asegura que cada 48 horas muere un menor, por este motivo. Las cifras desmienten la información de un organismo ofical (CDC), que asignaba 74 muertes een el mismo período de tiempo, aseguran USA Today y AP.

Niño menores de 5 años mueren y matan accidentalmente mientras juegan con las armas de sus padres, despistadas de su atención en el uso cotidiando de las mismas. Es la franja de edad con mayor riesgo. Luego están los adolescentes entre 15 y 17 años, principalmente los varones. La polémica se reaviva una vez más en Estados Unidos, sensibilizado por la alta tasa de muertes por disparos entre los niños y por la reivindicación del derecho a portar armas.

Ocho personas, siete de ellas guardias civiles, han resultado heridos en un altercado con armas de fuego que ha tenido lugar este jueves en Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real), al ir los agentes a hacer un registro domiciliario. El suceso ha ocurrido a raíz de un operativo montado por la Guardia Civil en las localidades de Argamasilla de Calatrava y Puertollano, en los domicilios de dos familias gitanas enfrentadas, y con el objetivo de intervenirles las armas de fuego que pudieran guardar en casa.

Este lunes ha entrado en vigor en el estado estadounidense de Texas una nueva ley que permite portar armas dentro de las universidades, el mismo día en el que se conmemora el 50 aniversario de la 'masacre de la torre del reloj', cuando un ciudadano abrió fuego y disparó contra medio centenar de personas en la Universidad de Texas en Austin, matando a una veintena de personas. Un portavoz de la Universidad, J. B. Bird, ha asegurado que se trata de una "desafortunada coincidencia". "Estos dos acontecimientos no están relacionados en absoluto, y los estamos manteniendo completamente separados", ha añadido, en declaraciones al diario 'Wall Street Journal'. No obstante, el mismo día que el centro universitario ha inaugurado un memorial a las víctimas y supervivientes del tiroteo, ha entrado en vigor por primera vez esta legislación, que permite llevar armas dentro de los campus universitarios.

Una controvertida ley que permite llevar armas en las universidades públicas de Texas (EEUU) ha entrado este lunes en vigor durante la conmemoración del 50 aniversario de una masacre que dejó 14 muertos en el campus de la capital estatal, Austin.

La norma, conocida como "campus carry", permite que aquellos que estén en posesión de un permiso de armas otorgado por el estado -una condición que excluye a los menores de 21 años- puedan llevarlas en la mayoría de instalaciones universitarias con alguna excepción.

Alemania con dos millones de licencias para armas cuenta con una de las legislaciones más restrictivas. Los menores de 25 años están obligados a pasar un examen médico-psiquiátrico, pero tras la matanza de Múnich se piensa en endurecer más la legislación. También el debate de la integración cultural ha salido estos días, de nuevo, a la luz.

El autor de la matanza de cinco policías en Dallas (Texas), Micah Xavier Johnson, planeaba un ataque de mayores proporciones para "hacer pagar" a los agentes por la violencia contra las minorías, ha revelado este domingo el jefe de la Policía local, David Brown, en una entrevista con CNN. "Nuestro registro de la casa del sospechoso nos lleva a creer, basado en los materiales para la fabricación de bombas y el diario que encontramos, que había estado practicando detonaciones y que tenía material suficiente para haber provocado efectos devastadores en nuestra ciudad y nuestro área del norte de Texas", ha afirmado el jefe de Policía de Dallas.

Desde enero, la permisividad en el uso de armas de fuego gana al control en el estado de Texas en los EE.UU.. Los texanos podrán portar sus armas y mostrarlas abiertamente en público. Podrán hacerlo prácticamente en cualquier sitio, incluidos campus universitarios desde agosto, excepto las escuelas y poco más. Los intentos por imponer restricciones legales han fracasado, a pesar de las matanzas que han azotado, y azotan el país a cuenta de los trescientos millones de armas sin control que circulan en manos de la población. Un carnet de conducir y un certificado de penales son suficientes para armarse hasta los dientes.

Unos 30 legisladores demócratas mantienen este jueves una sentada en el pleno de la Cámara de Representantes de EE.UU. para protestar por la falta de legislación para el control de armas.

La protesta se inició el mediodía miércoles por la falta de compromiso de los republicano para aprobar reformas legislativas que refuercen los controles de antecedentes y se limite la compra de armamento de asalto, después del tiroteo de Orlando en el que un hombre mató a 50 personas asistentes a un local gay.

El congresista John Lewis lideró esta ocupación simbólica. Los congresistas se negaron a abandonar el centro de la Cámara e interrumpieron el tradicional rezo del mediodía, que sustituyeron en su lugar por un rezo por las víctimas de la violencia de las armas.

Por la tarde, el presidente de la Cámara, el republicano Paul Ryan, logró proceder a una votación no relacionada con las armas pese a la oposición de los legisladores que permanecieron sentados y cantando en medio de la sala.

El Senado rechazó este lunes cuatro propuestas de ley -dos demócratas y dos republicanas- para el control de armas derivadas de la matanza de Orlando.

En EE.UU., Barack Obama vuelve a chocar con el muro de la segunda enmienda. Pese a la matanza en una discoteca de Orlando, con 50 muertos, el Senado ha vuelto a rechazar un aumento en el control de armas de fuego. Republicanos y demócratas han chocado de frente diciendo no a las propuestas de unos y otros. De nada ha servido el llamamiento urgente a modificar el acceso a pistolas o rifles que hizo el presidente este fin de semana (21/06/16).