arriba Ir arriba

Corea del Norte ha afirmado que su último misil balístico intercontinental, probado con éxito este martespuede alcanzar todo el territorio de Estados Unidos.

El anuncio se ha hecho público en la televisión norcoreana, que se ha felicitado porque el país se haya convertido haya completado su "fuerza estatal nuclear".

El anuncio coincide con la información de la inteligencia surcoreana después de que el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, asegurase que el país vecino había mejorado la tecnología de sus misiles.

El propio líder norcoreano, Kim Jong un, supervisó el lanzamiento del misil Hwasong-15 ICBM. El proyectil recorrió 950 kilómetros en un vuelo de 53 minutos y alcanzó una altitud de 4.500 km (la Estación Espacial Internacional se encuentra a 400 kilómetros de altitud), la mayor en toda la historia de ensayos norcoreanos.

Al menos 26 muertos en una iglesia bapstista en Texas, en otra masacre a manos de un tirador solitario. La Policía ha informado de que el autor de los disparos ha muerto en su coche. La matanza se han producido en Sutherland Springs, una localidad de 900 habitantes. Hay una veintena de heridos, que han sido atendido en centros sanitarios cercanos.

La Casa Blanca y los republicanos están dispuestos a estudiar la prohibición de los dispositivos que permiten convertir un arma en un fusil semiautomático. Aún no se conocen los motivos que llevaron a Stephen Paddock a matar a 58 personas en el peor tiroteo de Estados Unidos, pero si se ha sabido que hace unos meses alquiló una habitación en Chicago cuando se celebraba un festival de música. La Policía sospecha que contó con ayuda y que planeó el ataque meticulosamente. El FBI afirma que llevaba una vida secreta, mientras que la pareja de Paddock sostiene que era un hombre cariñoso.

Al menos 50 personas han muerto y más de 400 han resultado heridas en un tiroteo ocurrido durante la noche del domingo en Las Vegas, cuando un hombre al que la policía ha identificado como Stephen Paddock, de 64 años, ha abierto fuego contra los asistentes a un festival de música country desde una habitación situada en la planta 32 de un hotel cercano, antes de suicidarse de un disparo.