Anterior Melocotones al vino Siguiente Eurovisión 2018 se celebrará en Lisboa los días 8, 10 y 12 de mayo Arriba Ir arriba
Los efectos de las vacaciones en el cerebro
Una mujer en la playa disfrutando de un periodo de descanso.

Los efectos de las vacaciones en el cerebro

  • Al volver de vacaciones a veces sentimos que nuestro cerebro va más lento

  • Es mucho mejor tomarse pequeñas vacaciones a lo largo del año

|

Vivimos deseando que llegue el fin de semana o las ansiadas vacaciones. Pero al volver de nuestro periodo de descanso, a veces sentimos que nuestro cerebro va “más lento”, que le cuesta readaptarse a la rutina y al trabajo, ¿por qué nos sucede esto? Los procesos cognitivos que se activan durante las vacaciones y durante nuestro día a día, son diferentes, y el cerebro debe acostumbrarse al cambio.

En las vacaciones reducimos nuestras preocupaciones y ritmo diario, y solemos dedicar tiempo a realizar actividades placenteras y desarrollar nuestras aficiones. Estas actividades y cambios horarios producen un desajuste en nuestros niveles hormonales y, aunque suene paradójico, tu cerebro necesita “descansar” de las vacaciones.

¿Qué efectos tienen las vacaciones en el cerebro?

1. En vacaciones disminuye nuestro nivel de estrés y la tensión: Debido a la reducción de los estímulos a nuestro alrededor, la activación de nuestra mente disminuye, reduciendo los niveles de estrés y tensión.

2. Disminuye la preocupación: Durante las vacaciones disminuyen los niveles de rumiación (pensamientos negativos en bucle) y preocupación. Unas vacaciones lejos del ambiente habitual nos ayudan a distanciarnos de nuestra vida cotidiana y nos permiten ver las cosas con más perspectiva.

3. Mejora el estado de ánimo: En vacaciones solemos visitar sitios nuevos y realizar actividades novedosas. La novedad es muy revitalizante para el cerebro, ya que estimula la producción de una serie de hormonas, como la dopamina, que en dosis moderadas funciona como un “fertilizante para el cerebro” y genera en nosotros sensaciones placenteras.

4. Aumenta nuestra energía: Las vacaciones nos ayudan a cargar nuestras pilas. Nos permite descansar de nuestras preocupaciones del día a día. Solemos dormir más, y el descanso físico también contribuye al aumento de nuestros niveles de energía.

5. Aumenta nuestra satisfacción: Las vacaciones nos permiten separarnos de nuestras obligaciones laborales y fortalecer los lazos con nuestros seres queridos. Viajar nos ayuda a reencontrarnos con “nosotros mismos”.

6. Se potencia nuestra creatividad: Visitar lugares nuevos y culturas diferentes estimula nuestro pensamiento creativo. Viajar nos muestra que hay otras formas de vivir y hacer las cosas.

7. Las vacaciones nos hacen estar más sanos: Diferentes estudios defienden que viajar reduce nuestro estrés y potencia las defensas de nuestro cuerpo ante virus y bacterias, haciéndonos menos propensos a enfermedades.

¿Cuánto duran los efectos de las vacaciones?

Las investigaciones apuntan a que, en general, los efectos beneficiosos de las vacaciones desaparecen una vez que hemos vuelto a nuestra vida normal. Entonces, ¿para qué irnos de vacaciones? Tomar vacaciones es fundamental para “oxigenar” y “recargar” nuestro cerebro. Las vacaciones nos ayudan a no desmoralizarnos y a construir mecanismos para lidiar con el estrés.

Es necesario alternar periodos de esfuerzo con vacaciones para mantenernos saludables a largo plazo. Así que, en lugar de coger sólo un periodo vacacional largo al año, es mucho mejor tomarse pequeñas vacaciones a lo largo del año, para que nuestro cerebro no se sobrecargue.