Anterior Nuggets de verdura Siguiente La 1 estrena el viernes 21 'Hotel Romántico', nuevo programa en el que 24 solteros de entre 55 y 73 años viajan a Suiza para encontrar el amor Arriba Ir arriba
tve

Curiosidades de Águila Roja: El anillo de compromiso

  • Gonzalo se declara a Margarita y le pide que se case con él

  • Le entrega por fin el tradicional anillo de compromiso. ¿Podría ser real?

|

En el capítulo 80 de Águila Roja llegamos a uno de los clímax en la relación de Margarita y Gonzalo. El maestro se despoja por fin de todas sus dudas y se lanza a por su cuñada. Le pide a Margarita perdón por tantos años sin declararse y sin confesarle que la quería, saca un anillo, se lo pone en el dedo y le dice que no concibe la vida sin ella, que se case con él. Toda una declaración de amor. En la que no ha faltado el anillo de compromiso. ¿Se hacía así en la época?

El anillo de compromiso

Las teorías sobre el origen del anillo de compromiso son variadas y difusas en cuanto a materiales y especificaciones en su uso en las diferentes etapas de la historia. Sí coinciden en contar que fueron los egipcios los primeros en utilizarlos.

Podrían ser de marfil, hueso, cuero e incluso fibras de plantas, y el hombre se lo entregaba a su mujer en señal de confianza. Se ponían en el dedo anular de la mano izquierda, porque está conectado con la 'vena amoris' que va directa al corazón.También hay registro de que romanos y griegos sellaban su amor con un anillo de metal. Y en el siglo XIII se cree que fue aceptado totalmente por el clero cristiano como señal de compromiso y amor entre los novios.

En 1477 se da un hito importante en la historia del anillo. Maximiliano de Austria le entrega a María, hija del duque de Borgoña, el que se dice fue el primer anillo de compromiso con diamantes.
En el siglo XVIII se explotan minas de diamantes en Brasil y se extiende el regalo de anillo con diamante. En el siglo XIX se pone de moda añadirle otras piedras preciosas.

Aunque el gran golpe de la historia del anillo se dio en 1947, cuando la compañía De Beer, poseedora del monopolio de diamantes del momento, le encarga a la agencia de publicidad N.W. Ayer&Son la campaña que lo revolucionaría todo. La agencia creó el eslogan 'A Diamond is forever', (Un diamante es para siempre), que recibió la distinción de mejor eslogan del siglo XX. Al compromiso del amor se unió entonces el símbolo de eternidad de una piedra prácticamente indestructible. La publicidad hizo que a día de hoy se calcule que el 78% de los anillos de compromiso sean de diamantes.

El anillo que Gonzalo le entrega a Margarita está pues perfectamente colocado en su siglo. Lástima que Margarita se haya quedado sin fuerzas para disfrutar del gran momento.