Enlaces accesibilidad

El camino de la vida

Por
Desde hace 15 años, "La cabaña del abuelo Peuto", en Güemes, Cantabria, se ha convertido en el mejor albergue de esta ruta. Gracias al cura Ernesto Bustio y un amplio grupo de voluntarios y amigos. PdD / Ricardo Olmedo

 

Ernesto Bustio es un cura cántabro muy peculiar, todo un personaje que ha impulsado y animado todo tipo de iniciativas. Una de las más llamativas es un albergue de peregrinos en el Camino del Norte a Santiago. Se trata de “La cabaña del abuelo Peuto” y se levanta sobre la antigua casa familiar de Ernesto en el pequeño pueblo cántabro de Güemes.

En estos últimos catorce años, especialmente en los meses de verano, el albergue se centra en la acogida a los peregrinos y el resto del tiempo acoge a grupos que lo utilizan para reuniones, cursos, convivencias… 

El albergue es mucho más que un estupendo lugar de reposo para los peregrinos. También despliega una importante acción social. Por ejemplo, colabora con el programa de compromiso social de la cárcel del Dueso y le ofrece espacios donde los internos pueden echar una mano al resto de la sociedad. Además, un gran número de voluntarios acuden al albergue para echar una mano en las múltiples tareas que son necesarias para que funcione. La cabaña del abuelo Peuto se ha convertido en el mejor albergue del Camino del Norte. 

Televisión

anterior siguiente