Enlaces accesibilidad

El dulce abismo. Escalada en los Mallos de Riglos

  • Los 'Mallos' de Riglos: un lugar excepcional para la escalada acrobática
  • En pocos lugares del mundo es posible vivir la sensación de flotar en el vacío
  • Riglos no es una escuela de escalada más: es la más pura verticalidad
  • El dulce abismo se ha emitido el 10 de noviembre, en La 2 de TVE

Por
 Descenso del río Gállego con los 'mallos' de Roglos al fondo
Descenso del río Gállego con los 'mallos' de Roglos al fondo tve

Desde que los primeros escaladores españoles descubrieron en los mallos de Riglos un lugar excepcional para la práctica de la escalada acrobática, la vida de dos pueblos asentados a sus faldas, Riglos y Murillo de Gállego, se ha ido transformando al mismo ritmo que la evolución de esta actividad deportiva.

Flotar en el vacío

En pocos lugares del mundo es posible vivir esa sensación de estar flotando en el vacío, sí,  Riglos no es una escuela de escalada más: es un mundo especial en el que desde hace muchos años algunos lunáticos se dedican a desafiar las leyes de la gravedad, pues Riglos es la más pura verticalidad.

 Riglos es la más pura verticalidad

En este entorno nos planteamos rodar un programa de Al filo, pero queríamos que no fuera solo de escalada.

La ocasión nos llegó con la propuesta de José Ramón Pérez, un amigo de Zaragoza que nos invito a un peculiar evento que se llevaría a cabo en los mallos donde se entrelazarían diversas actividades.

Desde este punto de partida comenzamos a pulir la idea y a dar forma a lo que acabó por convertirse en Dulce abismo.

Actividad por actividad fuimos resolviendo los problemas técnicos al tiempo que buscábamos a las personas más idóneas para llevarlas a cabo.

El propio José Ramón se encargaría de montar una tirolina de dimensiones inéditas en España.

Saltar en paracaídas

Nuestro amigo Toño Caroslo había visto desde la puerta de su bar a unos extranjeros saltar en paracaídas desde uno de los mallos, nos pareció que esa podría ser una actividad para incorporar al proyecto, pero desconocíamos si alguien se atrevería a realizar un salto así.

unos extranjeros saltaron en paracaídas desde uno de los mallos

El azar nos trajo a José Antonio Colomé, conocido por el alias de “Mosquito”. Él aportaba una amplísima experiencia en esta especialidad, y junto a Juan Ventura fueron los encargados de realizar los saltos.

Carlos García, un especialista en la escalada de dificultad, se mueve con soltura por una de las vías más bellas de Riglos, la Tucan, que recorre uno de los perfiles más extraplomados y difíciles del mallo Pisón.

  • El dulce abismo se ha emitido el 10 de noviembre, en La 2 de TVE

Televisión

anterior siguiente