Belén Ordóñez muere a causa de un enfisema pulmonar

  • La hermana de Carmina Ordóñez ha fallecido a los 56 años
  • Belén Ordóñez tuvo problemas de salud durante toda su vida
  • Sus sobrinos, Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez , la cuidaron los últimos años
Programas para todos los públicos
Vídeos relacionados
RTVE.es/AGENCIAS 

Belén Ordóñez, hermana de Carmina Ordóñez e hija del torero Antonio Ordóñez, falleció anoche a los 56 años de edad en una clínica madrileña tras una larga enfermedad, según han confirmado a Europa Press fuentes hospitalarias.

En marzo de este año fue ingresada en el Hospital Puerta de Hierro a causa del enfisema pulmonar que padecía desde hace tiempo, una enfermedad crónica. En aquellos días, aseguraba que apenas podía andar y que se movía en silla de ruedas. Hace siete años se le diagnosticó un cáncer linfático que fue tratado en Houston (EE.UU.).

El 11 de junio de este año salió de uno de sus últimos ingresos hospitalarios, después de permanecer 50 días ingresada por problemas con el enfisema pulmonar que padecía. En esa ocasión Belén Ordóñez confesó al programa La mañana de La 1 que el último ingreso había sido "muy duro" y según sus propias palabras "bicho malo, nunca muere".

En esa ocasión fueron a visitarla al hospital, dado su grave estado de salud, su amiga Lolita, Cayetano Rivera con Eva González o Fran Rivera con Lourdes Montes, entre otros.

Hermana de Carmina Ordóñez

La copresentadora de Saber Brillar, espacio de La mañana de La 1, Almudena del Pozo, ha explicado a RTVE.es que los sobrinos, Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez, han estado muy pendientes de su tía, "cuidándola mucho", todos estos años.

"Era una fumadora empedernida", ha señalado del Pozo, quien ha destacado que Belén Ordóñez ha arrastrado problemas de salud toda su vida. También que desde que murió su hermana, Carmina Ordóñez, hace ocho años y once días, ha tenido una depresión que "no pudo superar".

En mayo de este año, la propia Ordóñez declaraba a Beatriz Cortázar en ABC: "Cada vez que pienso que he estado muerta seis veces me da un miedo... he aceptado que no puedo fumar nunca más ni comer ciertas cosas. A mis 55 años no tengo ganas de morirme. Me gustaría ver muchas cosas".

Ordóñez, muy acompañada en sus últimos días

"Me he encontrado muy mal, ha sido muy duro pero yo también soy muy dura por lo que se ve", confesaba el 12 de junio por teléfono en La mañana de La 1, y contaba a Mariló Montero que familiares y amigos acudieron a verla "como un homenaje continuo" al hospital.

No me dejan sola y estoy muy contenta

"Hablo de la muerte con mi hija, amigos, sobrinos...", manifestó Ordóñez, "no me siento sola, ahora he superado la depresión, estoy muy acompañada, no me dejan sola y estoy muy contenta".

Duros golpes familiares

Belén Ordóñez tuvo una infancia privilegiada rodeada de su familia. La década de los 80 fue dura para ellos, con la muerte de la madre, Carmina Dominguín, por cáncer de pecho, en 1982. Dos años después fallecía su "hermano del alma" Paquirri, en Pozoblanco. La única alegría para ella fue dar a luz a su hija Belén, el 15 de julio de 1983. "Mi hija es lo mejor que me ha pasado en la vida, y tenerla a mi lado me compensa de todo", declaró en alguna ocasión.

Ordóñez no tuvo suerte en el amor. Se casó con el torero ecuatoriano José Luis Cobo, y tras el fracaso del matrimonio se centró en su hija, incluso se desplazó con ella a vivir a Londres. A su regreso, en 1998, vivieron los últimos meses con Antonio Ordóñez, enfermo de cáncer.

Belén Ordóñez poseía una casa en Sevilla alquilada y tenía otras rentas. Después de dos años de impagos por parte del antiguo inquilino, Gil Salgado, expresidente del Xerez C.D., consiguió deshauciarle y alquilarlo de nuevo, según afirmó Ordóñez en La mañana de La 1.

Espacio reservado para promoción
cid:54511