Enlaces accesibilidad

Un burdel en casa (Repor)

  • Reconvertir domicilios en casas de prostitución es un negocio en auge

Por
Repor - Un burdel en casa
"Un burdel en casa"
Sólo en la ciudad de Barcelona se cuentan en unos 400 el número de pisos particulares convertidos en burdeles.
Reconvertir domicilios en casas de prostitución es un negocio en auge ya que suelen pasar desapercibidos a ojos de las autoridades, de hecho se cree que en España hay varios miles de prostíbulos caseros que nadie controla. Pero para quien no pasan desapercibidos es para los vecinos de los inmuebles que se quejan de problemas de inseguridad y escándalos.

La cámara de Repor ha conocido a vecinos que hartos de aguantar llamadas a horas intempestivas han llegado a colgar cárteles en sus puertas que rezan literalmente "las putas no viven aquí"; pero también ha hablado con prostitutas como Paloma o Alicia para quienes trabajar en pisos les supone una especie de progresión laboral porque han pasado de la incomodidad de la calle a la discreción de una casa.

Tal vez el fondo del debate esté en regularizar el negocio, en aplicar un control sanitario y horario porque como dice la Sra. Rius, una mujer que regenta una casa de citas desde hace más de tres décadas y que nunca ha tenido problemas con sus vecinos, el cliente debe comportarse como un caballero y a partir de ciertas horas los caballeros dejan de serlo.
.
"Un burdel en casa": es un reportaje de Carlos Enrique, Carles Sans y Santi Hernández.

Televisión

anterior siguiente