Enlaces accesibilidad

Elecciones generales

El PP sube a 88 escaños y Pablo Casado se ve ratificado como "alternativa" a Pedro Sánchez

Por
Casado: "Somos claramente una alternativa al gobierno de izquierdas"

El Partido Popular ha convertido la repetición de las elecciones generales de este 10 de noviembre en una reválida de su líder, Pablo Casado, al lograr mediante la apelación al 'voto útil' una ostensible mejora del resultado de hace seis meses: de 66 escaños a 88, de un 16,7% de las papeletas a un 20,8%, con el 99,99% de los votos escrutados. No le sirve para proclamarse ganador ni tampoco puede reivindicar de forma natural el derecho a liderar la formación de Gobierno, pero con el desplome de Ciudadanos y la distancia que le separa de Vox, su competidor más directo en el bloque de la derecha, Casado ya se ve líder de la oposición, alternativa a Pedro Sánchez y llave del futuro inmediato en el desbloqueo político. Queda a la espera de lo que haga el actual presidente del Gobierno en funciones: "La pelota está en su tejado".

El líder del PP se asomó al filo de la medianoche a la plataforma instalada a última hora frente a la sede del partido en Madrid para emitir un mensaje ambiguo que aguarda un movimiento de su rival. Ante un centenar de personas y arropado de los principales cargos, Casado afirmó que ahora "la pelota está en el tejado de Pedro Sánchez", y su partido queda a "la espera de lo que plantea", pero también ha dejado claro que el PP "ejercerá su responsabilidad y su alternativa" y que sus intereses son "incompatibles" con el planteamiento que hace el líder socialista.  

El PP salda la nueva jornada electoral con una serie de victorias parcialessube 22 escaños, recupera el listón de los cinco millones de votos (700.000 más respecto a los 4,3 millones de abril), vuelve a ser primera fuerza en varias provincias donde había dejado de serlo -en A CoruñaZamoraPalenciaSegovia Cantabria- y gana en distancia con su inmediato rival en el bloque de la derecha, de los nueve escaños que sacó a Ciudadanos el 28A a los 36 en los que aventaja a Vox, pese a la espectacular subida del partido de Santiago Abascal.

Al margen de una gobernabilidad que sigue en el aire, el principal éxito neto del PP en estas elecciones ha sido ratificarse como alternativa al PSOE, un relativo realineamiento del bipartidismo (crece de 189 a 208 escaños), que consuma en esta cita la tendencia vista tras las elecciones municipales y autonómicas: los 'populares' han afianzado su posición mientras Ciudadanos se ha desmoronado. El PP ha ganado escaños en 15 comunidades (todas menos Navarra y Euskadi) y en 20 provincias, sobre todo en Madrid, donde ha pasado de siete diputados a diez, los mismos que el PSOE.

Cifras menos optimistas: sin escaño en el País Vasco, solo dos en Cataluña

Eso puede dejar en un segundo plano otras cifras más negativas: los 88 escaños del PP en estas elecciones generales son el segundo peor resultado de la historia del PP desde su refundación en los ochenta, y Casado cosecha las dos cifras más bajas de escaños de la formación. Y se le presenta un competidor de difícil asimilación, un Vox que ha crecido en mayor magnitud (28 escaños frente a 22) y que les ha adelantado en nueve circunscripciones (Guadalajara, Murcia, Huelva, Sevilla, Cádiz, Almería, Tarragona, Girona y Ceuta).

En el actual ecosistema político multipartidista el peso político ya no depende del volumen propio como de la suma de los bloques, y ahí el presidente del PP no ha conseguido voltear el balance entre el bloque de la izquierda (158 escaños entre PSOE, Unidas Podemos y el debutante Más País) y el de la derecha (152 escaños entre PP, Vox, Ciudadanos y Na+, tres más que en abril), aunque en lugares como la Comunidad Valenciana ocurre que el PP es segundo en escaños pero el bloque de la derecha ha logrado romper a su favor el empate con el de la izquierda (17-15 escaños).

Y pese a su subida en muchas provincias, el PP sigue sin remontar significativamente en Cataluña -solo ha sumado un nuevo escaño en Barcelona, para María de los Llanos de Luna, junto al que ya tenía de Cayetana Álvarez de Toledo- y tiene así dos diputados, los mismos que Vox, en la segunda comunidad que más reparte (48).

También se queda otra vez sin representantes del País Vasco en el Congreso. No lo consiguió Javier Maroto por Álava en abril -terminó de senador por designación autonómica de Castilla y León- y tampoco lo ha conseguido su nueva cabeza de lista, Marimar Blanco, presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo y hermana del concejal de Ermua asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco.

Su ascenso en votos y escaños permite al PP ser primera fuerza de nuevo en cuatro comunidades autónomas -GaliciaCastilla y LeónCantabria y la ciudad autónoma de Melilla-, pero quedar por debajo de los 100 escaños a los que aspiraba le mantiene lejos del PSOE y ve incumplidas estas expectativas por el empuje demostrado por Vox, que le gana en cuatro provincias andaluzas (Huelva, Sevilla, Cádiz y Almeía). 

El ascenso del PP se debe en buena parte al batacazo de Ciudadanos, que el pasado mes de abril se quedó a nueve escaños y 0,8 puntos de los 'populares' y que este 10N se ha hundido a sexta fuerza, por detrás de ERC. El "socio preferente" en los gobiernos autonómicos de Madrid, Murcia y Andalucía queda ahora debilitado frente al partido de extrema derecha.

Hay otros resultados ambivalentes para el PP: en la Comunidad de Madrid, empata a diez escaños con el PSOE, pero es segundo, mientras en Madrid capital, en cuyo ayuntamiento gobierna el PP, los 'populares' han vuelto a ser la fuerza más votada adelantando por apenas 15.000 votos al PSOE. En la Región de Murcia, Vox supera al PP y le gana por 11.000 papeletas, aunque en la capital murciana es el PP el partido ganador, por apenas 200 papeletas.

El PP cree que Sánchez no debería aspirar a la investidura

El discurso de Pablo Casado en la sede del PP al cerrarse el escrutinio casi al completo dejó más puertas abiertas que las declaraciones anteriores de su secretario general y director del comité de campaña, Teodoro García Egea, que afirmó que Sánchez debería "pensar en marcharse" y no presentarse a la investidura a la vista de la caída en escaños que apuntaba el sondeo difundido por RTVE y que al final fue de tres diputados, de 123 a 120.

"Sánchez debería empezar a pensar en irse, y abandonar un futuro intento de encabezar la formación de gobierno", afirmó desde la sede del PP, desde donde Casado seguía la noche electoral y en cuyo exterior no se había montado ningún balcón ni plataforma para la celebración de los resultados, aunque luego sí se hizo.

Para Casado, "Pedro Sánchez ha perdido su referéndum, es el gran derrotado" de las elecciones generales del 10N y "los españoles le han hecho una moción de censura”. "Ahora lo tiene mucho más difícil para formar gobierno y ha hecho que los españoles lo tengan mucho más difícil en su día a día (...) No es justo que sigamos pendientes de los intereses personalistas de Pedro Sánchez", ha dicho antes de asegurar que el PP "ejercerá el liderazgo" que los españoles les han dado y que van a "ser muy exigentes con el PSOE".  

Al fin y al cabo, para los 'populares' el balance de estas elecciones generales es una respuesta afirmativa a su planteamiento de aglutinar el voto de centro-derecha en las siglas del PP, pese a que su intento de materializarlo en una coalición electoral con Ciudadanos no fructificó por el rechazo del partido de Albert Rivera.

El presidente del PP subrayó el crecimiento de su formación en 21 escaños en el Congreso y 27 en el Senado. El relato que ha extraído desde el primer minuto el PP es que "el espíritu de España Suma" estaba en su papeleta, plasmado en una mayor confianza en el PP de Pablo Casado.

NOTA IMPORTANTE: *El recuento del voto extranjero confirma tres días después que el PP logra escaño en Bizkaia

Noticias

anterior siguiente