Enlaces accesibilidad

La Fiscalía eleva a agresión sexual la violación múltiple a una menor en Manresa y pide mayores penas de cárcel

  • El Ministerio Público señala que los acusados se valieron de superioridad numérica para "intimidar" a la víctima
  • Pide penas de 14 a 15 años y para el cabecilla 10 años más por obstrucción a la justicia

Por
Tres de los siete acusados por la violación múltiple a una menor en Manresa
Tres de los siete acusados por la violación múltiple a una menor en Manresa EFE / Quique Garcia

La Fiscalía ha elevado de abuso a agresión sexual su acusación contra los seis procesados por haber violado, por turnos, a una menor de 14 años durante un botellón en Manresa (Barcelona), por lo que ha aumentado la petición de pena hasta 14 y 15 años de cárcel. De esta manera el juicio que se ha celebrado en la Audiencia de Barcelona ha quedado visto para sentencia.

El Ministerio Público concluye que hubo intimidación, uno de los requisitos para considerar que existe agresión sexual. Habla en concreto de "intimidación ambiental". Un término usado en varias sentencias del Tribunal Supremo, entre ellas, la de La Manada.

En su informe final, la fiscal ha destacado que los jóvenes se valieron de su superioridad numérica para "intimidar" a la víctima, aprovechándose tanto de su "complexión menuda" y su "temprana edad", como de que ésta se encontraba "bajo el influjo de las drogas" y tenía "nublados el entendimiento, la voluntad y la capacidad de reacción".

"Es como si pisotearan el cuerpo de la víctima para correrse una juerga", ha denunciado tras censurar que se ponga el "foco" en la menor y se le exija "ser una héroe" cuando, en realidad, ha dicho, era una joven "con problemas y mucho miedo", que fue agredida "con desprecio a su condición de mujer".

Para el ministerio público, lo verdaderamente relevante es que los supuestos agresores se aprovecharon del lugar "inhóspito" en el que se encontraban esa noche y de la "vulnerabilidad" de la víctima para agredirla, factores que justifican, a su entender, la existencia de la "intimidación ambiental" necesaria para elevar la pena.

Los jóvenes jugaban con una pistola de fogueo

Para esta decisión, que ha descartado que sea "caprichosa" o "interesada", la fiscal ha tenido en cuenta que los jóvenes jugaran con una pistola de fogueo durante los hechos, alardeando de ella con ademán de castigar a la menor, tal como ella misma relató.

Por ello ha imputado a los seis jóvenes de agresión sexual, en dos casos continuada, y pide penas de 14 y 15 años de cárcel, mientras que para el séptimo acusado requiere una multa de 4.320 euros por el delito de omisión de deber por masturbarse sin impedir la violación múltiple.

Durante su exposición, la fiscal ha puesto énfasis en la "veracidad" del relato de la menor al aseverar que ni "miente" ni se mueve "con ánimo de venganza", sino que vivió una situación "absolutamente denigrante" que la hizo sentir "avergonzada" y "desbordada".

Los hechos se produjeron en octubre de 2016, cuando la menor acudió a un botellón en el Camí Torre d'En Viñas de Manresa en compañía de una amiga y donde presuntamente uno de los agresores, Bryan Andrés M., la condujo hasta una caseta abandonada para violarla, tras lo cual animó al resto de imputados a hacer lo mismo con la frase: "Te toca a ti, 15 minutos cada uno y no tardes".

A Bryan Andrés M. la fiscalía lo acusa además de cuatro delitos de obstrucción a la justicia por haber amenazado a varios testigos para que no contaran lo ocurrido, por lo que pide para él 10 años más de cárcel a sumar a los 15 que pide por la agresión.

Noticias

anterior siguiente