Enlaces accesibilidad

Sudán

La junta militar sudanesa promete un Gobierno civil pero no convence a la calle

  • Los militares anunciaron el derrocamiento del presidente Omar al Bashir el pasado jueves y confirman que está detenido
  • El sindicato de médicos ha destacado que un total de 35 personas han fallecido desde el comienzo de las protestas

Por
 Los manifestantes sudaneses se reúnen para protestar contra el anuncio del ejército de que el presidente Omar al-Bashir sería reemplazado por un consejo de transición liderado por militares
Los manifestantes sudaneses se reúnen para protestar contra el anuncio del ejército de que el presidente Omar al-Bashir sería reemplazado por un consejo de transición liderado por militares. REUTERS/Stringer

Un día después de que Omar al Bashir fuera derrocado como presidente de Sudán, la junta militar que ha asumido el poder ha prometido que lo entregará a un Gobierno civil tras la etapa transitoria, pero miles de manifestantes permanecen en las calles de la capital desde el pasado sábado para exigir un cambio real y profundo.

El jefe del comité político del Consejo Militar Transitorio anunciado por el Ejército sudanés, Omar Zein Alabidín, ha asegurado en rueda de prensa que el Ejército no ha llevado a cabo un "golpe de Estado" y que "no tiene soluciones" a la actual crisis, sino que su única misión es mantener la seguridad del país durante la etapa de transición que durará, en principio, dos años, pero que podría ser más breve.

"Los manifestantes tienen que darnos las soluciones y el horizonte político, económico y social", ha pedido dirigiéndose a quienes acamparon a las puertas del cuartel general del Ejército en Jartum.

El Gobierno será "completamente civil"

Ha incidido en que "el Gobierno será completamente civil", pero ha pedido a las fuerzas políticas que se pongan de acuerdo sobre ese Ejecutivo, que será formado supuestamente después de dos años. "Juro que no os traicionaremos, estamos aquí para vosotros, pero hay que limitar el caos", ha advertido Zein Alabidín, que también ha prometido que los militares no estarán en el poder más de dos años, "ni un día más", plazo que marcó el jueves el ministro de Defensa, Awad bin Auf.

La junta militar, que había asegurado anteriormente que lideraría el país durante dos años, ha anunciado este viernes en una rueda de prensa que retrasará su formación para llevar a cabo consultas con las fuerzas políticas, a excepción del partido de Bashir. 

Además, la junta ha confirmado que Al Bashir está detenido, que no será extraditado a otros países y que los responsables de los asesinatos de los manifestantes durante las protestas, serán llevados a juicio.

Sin embargo, la Asociación de Profesionales Sudaneses, que aglutina a sindicatos opositores, ha respondido asegurando en un comunicado que "no hay duda de que lo sucedido es un mero cambio de máscaras del mismo régimen contra el cual el pueblo se rebeló" y que desea "erradicarlo de raíz".

La Asociación ha añadido que resistirá el estado de emergencia, el toque de queda y todas las medidas excepcionales anunciadas ayer por el Ejército y "ante todas las formas de violencia y terror a las que el régimen intentará someter al pueblo" a partir de ahora.

Las organizaciones de derechos humanos denuncian que miembros de la actual cúpula militar han cometido abusos durante el mandato de Al Bashir y exigen que se respeten las libertad básicas de los ciudadanos en la etapa transitoria.
 

La transición podría durar menos de dos años

Sudán ha asegurado este viernes en la ONU que el periodo de transición de dos años anunciado por la junta militar tras el derrocamiento del presidente, Omar al Bashir, podría ser más corto en función de como evolucione la situación sobre el terreno.

"El periodo de transición podría acortarse dependiendo de los acontecimientos sobre el terreno y los acuerdos entre las partes", ha dicho al Consejo de Seguridad Yasir Abdelsalam, encargado de negocios de la misión sudanesa ante Naciones Unidas.

El diplomático se expresó así después de que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) cuestionasen ese periodo de dos años anunciado por los militares para la transición y pidiesen acelerar el traspaso del poder a un Gobierno civil.

En todo caso, Abdelsalam ha recalcado que la crisis política es un "asunto doméstico" y que deben ser los sudaneses los que decidan cómo abordar esta "delicada situación".

"Cualquier proceso democrático necesita tiempo y eso no debe amenazarse. No queremos ver que este proceso democrático naciente y gradual se descosa en el nombre de la democracia", ha señalado.

De momento, sólo ha tomado posesión el presidente del Consejo Militar Transitorio, el ministro de Defensa Awad bin Auf, y su vicepresidente, el jefe del Estado Mayor del Ejército, Kamal Abdelmaaruf.

Pero el nombramiento de los demás miembros ha sido pospuesto hasta la celebración de consultas con las fuerzas políticas, a las que no ha sido invitado el partido de Al Bashir.

Rezo multitudinario 

Los manifestantes cumplirán el próximo sábado una semana del asentamiento frente a la comandancia del Ejército en Jartum que comenzó para pedir la dimisión de Al Bashir y el apoyo de las Fuerzas Armadas.

Después de que el jueves al mediodía los militares apartaran del poder al mandatario y anunciaran una serie de medidas de emergencia, incluido el toque de queda entre las 22.00 y las 04.00 hora local (20.00 - 02.00 GMT), los manifestantes han asegurado que no levantarán su sentada de protesta hasta lograr un Gobierno civil y democrático.

La agrupación ha participado también este viernes un rezo multitudinario al mediodía, coincidiendo con el día sagrado de la semana para los musulmanes, en honor a los que han fallecido en los pasados días en la acampada, incluidos algunos soldados que han protegido a los civiles ante los intentos de las fuerzas de seguridad de desalojarlos.

Miles de personas han permanecido concentradas en los alrededores del complejo en el que se ubican las sedes de la comandancia del Ejército y del Ministerio de Defensa desde el jueves. A los manifestantes se han sumado poetas y cantantes, además de algunos líderes opositores, que han asegurado que las movilizaciones continuarán hasta que el Ejército entregue el poder a una autoridad civil. 

Al menos 35 muertos en las protestas, según el sindicato médico

La Policía y otros cuerpos de seguridad han ejercido la represión violenta durante las protestas, que estallaron el 19 de diciembre de 2018 y en las han muerto decenas de personas.  

El Comité Central de Médicos, un sindicato opositor del sector, ha destacado que un total de 35 personas han fallecido desde el pasado 6 de abril que empezaron las protestas, 13 de ellas, murieron el jueves por disparos de las "fuerzas del régimen" en todo el país.

La Liga Árabe ha expresado este viernes su deseo de que los sudaneses alcancen sus aspiraciones, después de que el Ejército derrocara a al Bashir, y ha ofrecido su apoyo en la etapa de transición que se ha abierto en el país árabe africano.

En un comunicado, el organismo ha expresado su deseo de que todas las partes en Sudán se pongan de acuerdo en base al "interés del país" y hagan gala de "la sabiduría requerida en estas circunstancias delicadas".

Asimismo, ha instado a que mantengan un "diálogo político" para "lograr las aspiraciones del pueblo sudanés respecto a la vida digna, libre, segura y estable que se merece", según la nota.

Noticias

anterior siguiente