Enlaces accesibilidad

Crisis en Venezuela

Maduro acusa a Sánchez de repetir el "guion de Aznar" en el golpe de 2002

  • El presidente asegura que siempre ha estado "comprometido" con el diálogo y advierte de que el "Golpe será derrotado"
  • El líder de la oposición llama a más movilizaciones y pide el apoyo del Ejército y los funcionarios en su primera aparición pública

Por
Maduro mantiene su oferta de "diálogo" con las fuerzas opositoras

La confusión y la pugna por el poder continúan en Venezuela con la crisis política desatada tras la autoproclamación del líder opositor, Juan Guaidó, como "presidente interino" del país con el reconocimiento de una decena de países, pero con división internacional.

Tanto el presidente Nicolás Maduro como el líder del Parlamento han reclamado el poder del Ejército, que se mantiene fiel al primero, y se han amparado en la Constitución para defender sus intenciones en dos ruedas de prensa emitidas a la misma hora.

Maduro también ha dedicado una parte de su alocución al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de quien ha dicho que parece "repetir el guion" del exjefe del Ejecutivo José María Aznar (1996-2004) "apoyando el golpe de Estado" de 2002 con su respaldo a Guaidó.

Además, ha calificado al ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, como un hombre con "la lengua destemplada" después de que este exigiera "una intervención" de la Unión Europea (UE) "para que haya elecciones libres, democráticas y con garantías" en Venezuela y de ese modo "evitar que la cosa vaya a peor".

Por eso Maduro ha dicho que Venezuela se planta "frente a España como siempre" lo ha hecho frente a "su racismo, su discriminación" y ha asegurado que la va a derrotar, como considera que lo hizo con el conservador José María Aznar. "España no puede dar ningún consejo a la Venezuela bolivariana", ha sentenciado Maduro, quien ha añadido que a Venezuela "nadie le amenaza" y por eso va a seguir su camino.

"Y si quieren irse, que se vayan con su embajador y su personal, que se vayan. Estamos decididos a ser libres y no nos calamos (aceptamos) el chantaje de nadie, ni del Gobierno español, ni de José María Aznar, ni de Borrell", ha dicho Maduro. Sin embargo, Maduro ha señalado que con su mensaje estaba "siendo decente con España" y le ha dicho que le van a dar a España "una lección" con el manejo de la crisis actual.

Guaidó reaparece en Caracas tras dos días de silencio

Mientras, Guaidó, tras dos días de silencio y sin apariciones públicas, ha sido recibido en la plaza Bolívar de Chacao, en Caracas, al grito de "presidente, presidente" y "sí se puede", donde ha explicado que sus planes están vertebrados en torno a tres ejes: "lograr el cese de la usurpación [según él, Maduro está usurpando el poder], el Gobierno de transición y las elecciones libres", si bien no ha especificado qué plazos seguirá.

La plaza de Bolívar de Caracas vivía con gran expectación la primera rueda de prensa de Guaidó tras atribuirse el mando en Venezuela. El líder opositor, que ha agradecido a los países que han reconocido su presidencia -entre los que ha citado a España y la Unión Europea, a pesar de que no ha sido así formalmente-, se ha mantenido firme en su lucha y ha llamado a más movilizaciones "pacíficas" durante el fin de semana, para después celebrar una "gran movilización" la próxima semana.

Guaidó ha evitado responder si tiene comunicación con las Fuerzas Armadas, aunque sí ha dicho estar "convencido de que en el seno de la familia militar hay personas que piensan como la calle", y ha tendido la mano "a todos los funcionarios" que quieran apoyar su causa. "Hoy Venezuela despierta y empieza a soñar", ha clamado al inicio de su alocución, aunque ha evitado explicar cómo va a gestionar su "Gobierno de transición".

Muchas han sido las cuestiones planteadas por los periodistas congregados en la plaza: cuál será la composición de su gabiente, cómo ejecutará la entrega de los 20 millones de dólares en ayuda humanitaria concedidos por EE.UU., o cómo se hará con el poder, la mayoría sin respuesta. Consciente de la presión sobre él, el diputado opositor sí ha reconocido, a la pregunta de si teme por su vida, que "el verdadero Golpe [de Estado] sería llevarme". 

La ONU condena la violencia en Venezuela en los últimos días

Por su parte, Maduro ha asegurado desde el Palacio de Miraflores que el "Golpe de Estado será derrotado", también con el apoyo de la Fuerza Armada, y ha mantenido su oferta de "diálogo" con las fuerzas opositoras del país. 

Guaidó dice que la amnistía para Maduro "está en la mesa"

Maduro se dice "comprometido" con el diálogo

Por su parte, el presidente de Venezuela ha afirmado que "siempre ha habido canales de comunicación" con la oposición venezolana y ha reiterado su "compromiso" con las negociaciones " a pesar de las recientes acciones de la oposición venezolana y la injerencia extranjera". "Estoy listo para el diálogo porque creo en la paz, en la palabra, soy un hombre de palabra", ha aseverado desde Miraflores.

No obstante, el líder chavista ha vuelto a cargar contra Guaidó, al que acusa de ser "un agente de los gringos en Venezuela, que lo formaron como agente y lo metieron en la política", porque forma parte de la operación "de injerencia externa" que trata, a su ver, de derrocarle del poder. 

Pero dos días después de la atribución de Guaidó, Maduro se mantiene firme: cuenta con el apoyo de la cúpula judicial y militar y con ellas "derrotarán" este intento de "Golpe de Estado sin fundamentación ni lógica". "Aquí está la democracia verdadera, me aferro a la Constitución para defender la paz de Venezuela", ha dicho. 

Boletines RNE - La confusión reina en Venezuela tras la autoproclamación de Guaidó

Noticias

anterior siguiente