Enlaces accesibilidad

La era Trump

La UE pide que la exención a los aranceles al acero y el aluminio impuestos por Trump sea "permanente"

Por
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas
El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, y el del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas EFE ARIS OIKONOMOU

La Unión Europea, (UE), ha quedado provisionalmente fuera de los aranceles al acero y aluminio anunciados por la administración Trump, pero es una solución temporal que Bruselas quiere convertir en "permanente" pues, según ha asegurado el presidente de la Comisión Europea (CE) no es "realista" el periodo hasta el 1 de mayo que ha establecido Estados Unidos para decidir si prolonga la exención.

"Estados Unidos espera de nosotros que iniciemos unas negociaciones en los próximos días y que concluyan antes del 1 de mayo. No nos parece un período realista teniendo en cuenta el gran número de temas que tenemos que discutir con Estados Unidos", ha asegurado Juncker en una rueda de prensa posterior a la cumbre de líderes europeos en Bruselas.

Una postura que comparten otros líderes europeos como el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien ha pedido en Twitter que las excenciones no tengan fecha de caducidad. "La UE pide una exención permanente de los aranceles de EE.UU. El Consejo recuerda el compromiso por unas fuertes relaciones transatlánticas como piedra angular de la seguridad y prosperidad por Estados Unidos y la UE", ha dicho.

Washington alega motivos de "seguridad nacional" para aplicar tales medidas, una justificación que han rechazado los socios europeos en unas conclusiones aprobadas durante la cumbre europea de primavera. Los Veintiocho han subrayado que esta medida proteccionista en Estados Unidos "es un remedio inapropiado para los problemas reales de exceso de capacidad".

Un logro para la Eurozona

Tras intensos contactos durante la última semana, la UE ha conseguido quedar excluida de forma temporal de los aranceles del 10% y el 25% a las importaciones de aluminio y acero, respectivamente, un logro que, ha asegurado Juncker, muestra la importancia de que la UE esté unida.

"El mensaje ha sido claro, la UE defenderá relaciones comerciales abiertas y justas, basadas en reglas internacionales", ha dicho Juncker. El presidente ha asegurado, además, que la exención europea reconoce el papel del bloque como socio de confianza para EE.UU. en seguridad y también importante en lo comercial.

Sin embargo, ha considerado "altamente imposible" cubrir todos los asuntos que hay que debatir con sus socios estadounidenses entre ahora y el 1 de mayo, para lo cual la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, y sus interlocutores de EE.UU. han creado un grupo de alto nivel.

No obstante, ha subrayado que la Unión Europea abogará por un sistema en el que las exenciones para los Veintiocho sean "permanentes y no temporales".

La UE "toma nota" y apela al equilibrio en el comercio

Los socios europeos "toman nota" de la exención temporal, pero han recordado que la UE ya ha ofrecido su cooperación "en múltiples foros, incluido el Foro Global del Acero". También han expresado su "fuerte respaldo" a los pasos adoptados por la Comisión Europea "para asegurar que los intereses de la UE están plenamente protegidos y para preservar sus derechos", según las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), para responder a las medidas de EE.UU. "de manera apropiada y proporcionada".

Asimismo, los Estados miembros han recordado su compromiso con unas relaciones transatlánticas robustas. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, ha dicho también en Twitter que los aranceles a la importación de acero y aluminio puestas en marcha por la Administración de Trump "son una acción unilateral altamente desafortunada que va en contra de las reglas internacionales acordadas".

Malmström ha considerado "bueno" que la UE haya quedado exenta "por el momento" tras las conversaciones con el departamento de Comercio estadounidense y ha subrayado que la Unión "no es la fuente de los problemas globales en los sectores del acero y el aluminio", por lo que esos problemas los deberían resolver la UE y EE.UU. "juntos".

En la misma línea, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha dicho "tomar nota" de la decisión de suspender estas tarifas arancelarias hasta el 1 de mayo, aunque ha advertido de que hay "argumentos que no se resuelven en un período breve".

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha agregado en relación al anuncio de Trump que los Veintiocho están dispuestos a "hablar sobre cualquier cosa" con un país "amigo" que respete las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El primer ministro belga, Charles Michel, por su parte se ha referido a esta situación en los mismos términos, asegurando que "da la impresión de que EE.UU. quiere negociar con la Unión Europea poniéndonos un revólver en la sien".

Mientras la canciller alemana, Angela Merkel, ha recalcado que los mandatarios europeos llamaron a evitar que se entre "en una espiral de pérdida" del libre comercio y propuso continuar las negociaciones sobre la base de las reglas de la OMC.

La OMC hace un llamamiento a los países

En este sentido, el director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevedo, ha pedido este viernes a los países miembros que den prioridad a este organismo para expresar sus preocupaciones y buscar soluciones a sus preocupaciones en materia de comercio.

"Las acciones que se toman fuera de este proceso colectivo aumentan el riesgo de caer en una confrontación que no tendrá vencedores", ha dicho el responsable al término de una reunión del Consejo de Comercio de Mercancías de la OMC.

La decisión de Donald Trump replantea el equilibrio entre ambas orillas comerciales del Atlántico. La patronal europea del acero, Eurofer, ha celebrado la suspensión temporal, pero ha alertado del riesgo que suponen las "concesiones" que pueda exigir Washington, y, sobre todo, que EE.UU. "solo alargue la exención temporal", y no la convierta en permanente, ha señalado el director general de Eurofer, Axel Eggert.

Noticias

anterior siguiente