Enlaces accesibilidad

China aprueba su primera ley antiterrorista

  • Establece limitaciones a la información sobre atentados
  • El texto de la ley no se ha hecho público
  • La Asamblea Nacional también sanciona el fin de la política de "hijo único"

Por
China aprueba una polémica ley antiterrorista y el final de la política del "hijo único"

La Asamblea Nacional Popular de China (Legislativo) ha aprobado este domingo la primera ley antiterrorista de la historia del país, un controvertido texto que da amplias competencias al Gobierno.

Hasta hoy, China no tenía una legislación específica para la lucha contra el terrorismo, que dependía de normativas como la Ley Criminal o la Ley de Respuesta de Emergencia.

La Asamblea Nacional también ha sancionado el fin de la política de "hijo único", una medida ya ayunciada en octubre por el Partido Comunista.

Límites a la libertad de prensa

La Asamblea ha informado de la aprobación del texto pero no ha revelado su contenido. En los últimos días, sin embargo, han trascendido algunas de las prescripciones de la nueva ley.

Entre otros aspectos, impone destacadas restricciones a la forma en que se podrá informar en el gigante asiático sobre ataques terroristas. La información estará limitada y deberá ser autorizada.

Asimismo, la ley prohibe publicar imágenes de los atentados y sólo los medios que cuenten con la aprobación expresa de las autoridades antiterroristas podrán informar en estos casos sobre detalles personales de rehenes, fuerzas de seguridad en acto de servicio o autoridades.

Control de empresas tecnológicas

Otro aspecto polémico de esta primera legislación antiterrorista, según el borrador conocido, es que podría obligar a las empresas tecnológicas, tanto locales como extranjeras, a instalar "puertas traseras" en sus sistemas para permitir el acceso del Gobierno.

Además, las compañías con servidores y datos de usuarios en China se comprometen a facilitar a las autoridades los registros de sus informaciones, los códigos de encriptación y a censurar cualquier contenido vinculado al terrorismo.

Además, el proyecto la ley autoriza el envío de soldados fuera del país para participar en misiones antiterroristas, una cláusula que, junto a la Ley de Seguridad Nacional aprobada en julio, allana el camino para un cambio en la política de no intervención militar de China en el exterior.

"Respuesta" al terrorismo

La aprobación de esta norma llega en un momento de creciente preocupación por el terrorismo, tras los atentados de París del pasado mes de noviembre, la tragedia de un avión ruso caído en la península del Sinaí (que Rusia considera un acto terrorista) o los asesinatos cometidos por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Varios ciudadanos chinos han sido víctimas directas del terrorismo internacional, como Fan Jinghui, secuestrado por el EI en Siria y posteriormente asesinado, o los tres directivos de una empresa de ferrocarriles que fallecieron en el ataque yihadista a un hotel en Bamako de noviembre.

Además, el Gobierno chino vincula con grupos yihadistas extranjeros los ataques registrados en la región de Xinjiang (noroeste), hogar de la minoría étnica musulmana uigur.

Sin embargo, grupos de uigures en el exilio denuncian que la violencia que sufre esa región es fruto de la represión del Gobierno sobre esa minoría, así como de las tensiones étnicas con la etnia han, la mayoritaria en el país.

Este sábado, el Gobierno chino confirmó la expulsión de la periodista francesa Ursula Gauthier, corresponsal de Le Nouvel Observateur, por un artículo sobre los atentados en la región de Xinjiang.

Países como Estados Unidos han mostrado públicamente su preocupación por esta ley antiterrorista y su presidente, Barack Obama, así se lo manifestó a su homólogo chino, Xi Jinping, en uno de sus últimos encuentros

Noticias

anterior siguiente