Enlaces accesibilidad

La proclamación del príncipe como Felipe VI será el 19 de junio en el Congreso de los Diputados

  • No está previsto que asistan al acto mandatarios internacionales
  • La Casa del Rey no contempla que después haya una misa
  • Los nuevos reyes harán una gira por España y el extranjero en verano

Por
El príncipe será proclamado Felipe VI el 19 de junio en el Congreso de los Diputados

El príncipe de Asturias será proclamado rey Felipe VI el próximo 19 de junio, según informa TVE, en una ceremonia en el Congreso de los Diputados, un día después de que su padre, don Juan Carlos, haya sancionado en el Palacio Real la ley orgánica que recoge su abdicación. El monarca presentará en su discurso de proclamación en la Cámara Baja las ideas que tiene para para su reinado. Después, a lo largo del verano, los nuevos reyes harán una gira por España y el extranjero, para darse a conocer.

La proclamación del príncipe Felipe como rey coincide además con un día festivo en Madrid, lo que podría facilitar la organización del evento.

Una vez que el Congreso ha decidido que discutirá la ley orgánica de abdicación el próximo 11 de junio, sólo queda esperar a que el Senado fije fecha para el pleno en el que votará esta misma norma, requisito imprescindible para consumar la abdicación de Juan Carlos I.

Cuando la ley haya sido aprobada por la Cámara Alta se celebrará el acto de sanción en el Palacio Real, y, al día siguiente, la proclamación en el Congreso de los Diputados, en sesión solemne de ambas cámaras.

Además de pasar a ser automáticamente nuevo rey, el acto de sanción por parte de don Juan Carlos comportará que don Felipe reemplazará a su padre como capitán general de los ejércitos, en su calidad de jefe supremo de las Fuerzas Armadas.

Zarzuela quiere que la sanción de la ley de abdicación tenga un carácter emblemático, y por ello va a celebrarse en el Palacio Real, donde han tenido lugar otros acontecimientos históricos, como la firma del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas, en el año 1985.

No habrá dirigentes internacionales ni de casas reales

En la sesión de proclamación en las Cortes, no habrá presencia de dirigentes internacionales ni de otras casas reales, aunque sí se prevé recibir con honores militares al futuro rey, que tendrá, por tanto, que ir vestido con uniforme militar. Después de la proclamación, habrá un desfile militar a las puertas del Palacio de las Cortes, pero no habrá una misa posterior, como sucedió con la entronización de su padre, Juan Carlos I, en el año 1975.

Felipe VI pronunciará su histórico discurso en presencia de diputados, senadores y representantes de las altas instituciones del Estado, si bien todavía no se sabe si acudirán sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, y ni siquiera don Juan Carlos y doña Sofía.

Lo que sí es seguro es que no habrá en el Palacio de las Cortes jefes de Estado extranjeros ni representación de las Casas Reales europeas, y tampoco se ha previsto para los días posteriores recepción alguna por parte de los nuevos Reyes, a modo de presentación pública.

Fuentes de Casa Real han precisado este jueves en un encuentro con los medios de comunicación que no está previsto que venga ningún mandatario internacional "por cuestiones de espacio y tiempo".

Argumentan que las tribunas de la Cámara Baja no son lo más recomendable para recibir a los dirigentes internacionales y apuntan, asimismo, que queda poco tiempo para poder cambiar las agendas de los mandatarios internacionales.

Además, la Casa del Rey no contempla que tras la proclamación haya una misa o ceremonia de entronización de Felipe VI, tras el acto de proclamación, como sí se hizo en cambio cuando fue coronado Juan Carlos I. 

El papel de los padres de Felipe VI

Un portavoz de la Casa del Rey ha explicado que corresponderá al nuevo rey Felipe VI asignar las tareas que desempeñará su padre en esta nueva etapa, si bien ha apuntado que "a lo mejor interesa" aprovechar la dilatada experiencia de don Juan Carlos como interlocutor con líderes internacionales. En todo caso, la Casa no ve conveniente "encapsular" sus futuras funciones con una ley o un decreto que estableciera un estatuto específico sobre sus actividades.

Don Juan Carlos no desea usar ningún título nobiliario, tampoco el de conde de Barcelona

En cuanto a su posible aforamiento, ha indicado que sería oportuno para "evitar disparates" y ha insistido en dejar claro que esta figura no supone inmunidad ni inviolabilidad, algo que perderá para sus futuras acciones a partir del momento en que deje de ser jefe del Estado.

El mismo portavoz ha insistido asimismo en aclarar que, tras ceder el testigo a su hijo como rey, don Juan Carlos no desea utilizar ningún titulo nobiliario, por lo que no pasará a ser conde de Barcelona.

El tratamiento de don Juan Carlos y doña Sofía y los honores que deberán recibir habrán de ser definidos en un Decreto, según ha puntualizado el portavoz de la Casa del Rey, que se ha remitido a lo que decida don Felipe como nuevo rey también al ser preguntado por las tareas que desempeñará en el futuro la actual reina.

Ni las elecciones ni la salud del monarca influyeron

El resultado de los comicios europeos no influyó en la elección de la fecha elegida para la abdicación de don Juan Carlos, que según fuentes de la Casa del Rey fue decidida a comienzos del mes de abril, de acuerdo con el Gobierno, para no interferir en el calendario político y parlamentario.

Zarzuela ha negado, de forma tajante, que la salud del monarca haya influido en la decisión de su renuncia, que el rey adoptó en enero, tras cumplir 76 años, y que no comunicó al presidente del Gobierno hasta finales de marzo, y unos días después, al líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Zarzuela asegura que el resultado de las elecciones europeas no influyó en la decisión del rey

Para entonces ya se había madurado en la Casa del Rey un complejo proceso para ir preparando una renuncia de la que no hay precedentes históricos, como no los hay para la situación en la que quedará don Juan Carlos cuando su hijo sea proclamado como Felipe VI.

"El rey, en enero, piensa que en el curso de este año debe pasar el testigo al Príncipe", ha explicado el portavoz sobre el momento en que arranca un procedimiento que culminará cuando el príncipe de Asturias sea proclamado rey. Don Juan Carlos estaba saliendo de una larga etapa de sucesivas operaciones quirúrgicas que habían mermado su movilidad, se estaba recuperando "y piensa que en el curso del año es una buena ocasión para ir pensando en ello", ha señalado la misma fuente.

Por ello, dentro de la Casa Real se pone en marcha un mecanismo, con el máximo secreto, para articular un proceso, aún sin fecha, cuyos principales criterios eran el "respeto absoluto a la juridicidad del proceso" y la voluntad del Rey de "no interferir" en el panorama político, ni tampoco en la vida parlamentaria.

Las agendas del rey y el príncipe

Por otro lado, tanto el rey como el príncipe mantienen este jueves sus agendas oficiales. Don Juan Carlos y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, han coincidido este jueves, por primera vez desde el anuncio de la abdicación.

Se han visto en la reunión que ha celebrado en el Palacio de la Zarzuela el patronato de la Fundación Carolina. Dicha renión ha estado presidida por don Juan Carlos y a ella han asistido también Rajoy, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros de Exteriores, José Manuel García-Margallo; Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, e Industria, José Manuel Soria.

Mientras, los príncipes de Asturias han asistido a la entrega de los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa 2014, coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente.

Noticias

anterior siguiente